jueves, 29 de octubre de 2009

El nacimiento de un elefante


¿Han visto el nacimiento de un elefante? ¡Es impresionante!

No había tenido el honor de presenciar un hecho así, y una vez más, la naturaleza me ha dejado muda. Me hubiera gustado que este nacimiento se diera en otras circunstancias, no en cautiverio. Creo que me darán la razón.

En fin, este caso se dio así, lo cual no le resta majestuosidad al momento. Espero que lo disfruten. Se encuentra en el siguiente link:

domingo, 25 de octubre de 2009

Una manifestación cibernética....#InternetNecesario

Confieso que levantarme temprano los domingos no es, definitivamente, lo mío. Una vez que logro vencer esa barrera que me dice "quédate en la cama, es dooomingoooo", disfruto lo que sucede. Es un día robado a lo cotidiano, en el que si me levanto al mismo tiempo que el sol y salgo a la calle, puedo disfrutar caminar por el mundo con la sensación de que el día es MIO. No sabría describir con precisión lo que se siente, simplemente es, delicioso.

Pues hoy me levanté con esa batalla que le doy al despertador y me preparé para ir al Parque Hundido, en donde los usuarios de internet y Twitteros mexicanos nos dimos cita para tomarnos una foto y manifestarnos en contra del impuesto de 3% que quieren cobrar a este servicio en el Presupuesto Fiscal de este año en el Congreso.

El hecho en si me parece valiosísimo y digno de seguir por varias razones:

1. Cuando en este sistema político los espacios de interlocución tradicionales se han agotado porque los partidos políticos son interlocutores de sí mismos y están alejados de la sociedad, ésta demuestra que es capaz de exponer sus ideas por vías y medios alternos y de expresarse con claridad, tener presencia y actuar de manera pacífica.

2. El movimiento #internetnecesario surge en la Twittósfera y tiene repercusión en el mundo real, convirtiéndose en noticia para los medios de comunicación y con impacto en las decisiones legislativas (¡esperemos!). La presencia hoy en el Parque Hundido y en Satélite en la Ciudad de México, así como en diversas ciudades del país de manera simultánea es una prueba de que México está más allá de los partidos y que los ciudadanos-votantes-pagadores de impuestos tenemos algo que decir y somos sujetos que debemos ser tomados en cuenta. La reunión de los "Twitteros" con los Senadores en días pasados es una prueba clara de ello. Si la transición democrática y la alternancia en el poder no han podido acabar con el neocorporativismo mexicano....¡tal vez internet lo logre!

3. La sociedad mexicana también puede organizarse y manifestarse, ejercer presión, respetando al resto de los ciudadanos que no están interesados en el tema, no saben de qué se trata o simplemente han decidido libremente no expresarse, lo cual también es un derecho. Frente a la toma de calles y la violación de los derechos de los ciudadanos y habitantes que son víctimas de las manifestaciones de otros actores sociales, existen expresiones respetuosas de los derechos de los demás. En este país se tiene miedo a reglamentar las manifestaciones, no vaya a ser que se le acuse a quien hace respetar las reglas de pisoteador de la libertad de expresión. En cualquier país civilizado se legislan las manifestaciones (horas, vías, límites), pero en México no. Grandes grupos de presión se manifiestan cerrando el libre tránsito en las calles, destrozando negocios, cortando la electricidad y generando apagones en la ciudad.... y nadie les dice nada. Los afectados tenemos que aceptar estoicamente "su libre derecho a expresarse" a costa de nuestro derecho a transitar, aunque los afectados seamos la mayoría. Hoy demostramos que la libertad de expresión y el respeto pueden ir de la mano.

4. Cuando todo parece perdido en este país, hay una luz que demuestra que aún somos capaces de reinventarnos y construir un nuevo diálogo. Es hora de dejar de esperar que los partidos políticos y el gobierno hagan todo; es hora de actuar, comprometerse y expresarse en los temas que nos interesan. Si eres usuario de internet, es parte de tu negocio, trabajo y vida cotidiana y reconoces el valor que tiene... no te quedes callado observando que tomen decisiones por tí. Como ciberciudadano, tienes derechos. Participa. Esto es lo único que puede hacer la diferencia.

Les comparto algunas fotos que tomé hoy en la mañana.











lunes, 19 de octubre de 2009

Atrapada en El Atico

Mi querido amigo Víctor Espinoza me hizo llegar una sorpresa en días pasados con la cual me regaló un trozo, literalmente, enorme de felicidad. Llegó vía mensajería su último libro, directo y sin escalas, desde Tijuana: El Atico.

De entrada, la portada me hizo darle vueltas al cajón de los recuerdos que todos llevamos por dentro. De manera sencilla e invitadora su libro nos atrapa con una pintura en la que se encuentra esa covacha que siempre llevamos en alguna parte con memorias e imágenes de otros tiempos. En este caso, un balón de futbol, el submarino amarillo de los Beatles, una foto del cuarteto de Liverpool, y una bandera de su natal Tecate se vislumbran gracias a la luz que la ventana de la portada nos permite ver en tonos cafés, cobrizos y amarillentos.

Disfruté cada página y cada recuento de sus días, y noches. Se trata de una recopilación de artículos, presentaciones y vagabundeos (que se le dan muy bien) entre 1999 y 2007 en la que nos lleva de la mano por ese lugar tan especial, lleno de particularidades, tierra y sol como es la frontera entre México y Estados Unidos, particularmente en la zona de California (la ex nuestra y la nuestra). Esa frontera, que a pesar de estar dividida tiene una identidad propia en la que el muro se ha convertido en parte de la vida cotidiana de quienes la cruzan, habitan y padecen a diario y forma parte del "ser" de quienes crecieron con y en ella.

Así es que Víctor, con su particular pluma, llena de frescura, ironía, observación, disfrute, cachondeo y claridad norteña nos cuenta cómo son los bailes de las bandas que cantan narcocorridos, los recorridos familiares y "mueganosos" de fin de año por "la Baja", los encuentros con intelectuales en las Ferias del Libro (Guadalajara, Monterrey, DF, España), en fin. Se trata de un infinito número de periplos y encuentros con el mundo visto desde sus ojos y narrados con un gusto que hace imposible dejar el libro (sólo puede hacerse para cuestiones absolutamente inevitables). Nos encontramos con sus despedidas -gracias por compartirlas- con sus encuentros (¡qué tal, con Germán Dehesa!), con sus añoranzas e imaginación.

Como buen académico, no puede dejar pasar los datos duros y el análisis político y sociológico que acompañan el viaje de su memoria. No se conforma con ser un gran escritor, tiene que hacer patente que también evolucionó como sujeto social y se convirtió, por momentos, en su propio objeto de estudio. Acompañado por música de los Beatles nos cuenta su participación como estudiante en la huelga de su natal Universidad; su crítica hacia la represión bajo la mano del Gobernador Roberto de la Madrid; su paso por CENCOS; por Madrid.... por todos los lugares que una mente creativa e inquieta puede rondar. De ser sujeto revolucionario, pasó a ser ciudadano en acción y testigo de los hechos en la historia reciente de México, de su estado y del mundo.

Cierra su libro con dos deliciosos cuentos de uno de sus hijos: Julián. Hijo de tigre...pintito, dicen por ahí, y el chiquillo pinta para dar más lata que el papá y para hacerse dueño de un mundo narrado y escrito fuera de serie.

¡Socio! Gracias por este regalo, fuiste el causante de un disfrutable fin de semana. Desde las cuerdas un abrazo cibernético.


Víctor Alejandro Espinoza Valle, El Atico, (México: Colección sin límites/Centro Cultural Tijuana/Ediciones Eón, 2009), 173 p.

viernes, 16 de octubre de 2009

El Sr. Desilusión me ha venido a ver

Bebe se encarga de que las desilusiones se bailen y se olviden. Si sientes que la desilusión te ronda, muévete al ritmo de esta mujer y se te olvidará que algo digno de ese nombre pasó por tu vida. Garantizado.


Una versión con la letra muy clara...



Y otra versión con Bebe en vivo....



lunes, 12 de octubre de 2009

Tenía treinta años

Observaba la tarde lluviosa sentada junto a la venta del cuarto, ese cuarto que habían compartido juntos. ¿Por qué? ¿Qué hice mal? ¿Qué podría haber hecho diferente? Preguntas sin respuesta o cuya respuesta llegaba fuera de tiempo cuando ya no era posible pegar los pedazos rotos de la relación que habían tenido durante más de quince años.

Se casaron cuando ella acababa de cumplir treinta. Qué feliz fué. Se sentía en plenitud, llena de vida, proyectos, ganas. Su vitalidad era visible para todos, la fuerza con que hablaba, caminaba, se movía, discutía. Sabía que era una mujer hermosa, no apabullante, simplemente hermosa y atractiva. Gran conversadora, arte que cultivó al paso de los años para desafíar a esa niña tímida y silenciosa que fue y que creció entre las paredes de la casa colonial de sus padres. ¿Miedo? Tenía miedo de no tener miedo cuando el resto de los mortales vivían abrazados a él ante cualquier desafío. Le gustaban los retos, las posibilidades imaginables, la idea de construir realidades que pasaban fugazmente por su cabeza.

El, diez años mayor que ella, siempre la admiró y deseó. Se perdía en la vitalidad de los brazos y las piernas de esa mujer que sabía que con una mirada podía doblegarlo sin el mayor problema. El disfrutaba dejándose seducir, ella seduciéndolo. La vida para ella era algo ligero, disfrutable, sin cargas. Para él representaba mayores complicaciones y la frescura de su sonrisa y manera de despertar lo hicieron instalarse en su compañía sin la menor duda.

Así transcurrieron los años, y en ellos el enamoramiento y la sorpresa dieron paso a la comodidad y la costumbre. La sorpresa quedó perdida en algún baúl o caja y no la volvieron a encontrar. Sabían lo que les gustaba, lo que les molestaba, lo que les hacía sentir bien, seguros y a los quince años la certeza de su compañía era lo que definía el color grisáceo de la relación.

Un día, ESE húmedo e insípido día, ella descubrió que las certezas habían navegado a otro puerto. Ella no era la misma de hacía quince años, empezaba a sentir el peso de las responsabilidades que él vivía y sentía cuando se casaron. La vida adquiría otra dimensión y ella trataba desesperadamente de encontrar la frescura que recordaba y la alegría de existir...que alguna vez había sentido.

El seguía siendo ese hombre que envuelto en la cobriza seriedad de sus, ahora, cincuenta y cinco años, buscaba sonrisas fuera de si. Las encontró. Las encontró en otra mujer, que como ella hacía lustro y medio, desafiaba al mundo con su seductora frescura y con la certeza de saber que era hermosa y que con una mirada podía doblegar a quien quisiera. Esa mujer de treinta años a quien había doblegado era a su esposo...y ella ya no cabía en esa historia.

Imagen:blogia.com

domingo, 11 de octubre de 2009

Imágenes de animales en alta definición (2)

Continuamos con la fotografía en alta definición de momentos animales incomparables. Espero que disfruten de estas imágenes y formen parte de las cosas que pueden hacer un domingo placentero.









sábado, 10 de octubre de 2009

Imágenes de animales en alta definición (1)

Comparto con ustedes algunas imágenes increíbles del sorprendente mundo animal. Desconozco al autor o autora de estas fotografías, si alguno de ustedes le conociese, agradecería mucho me lo pudiera informar para dar los créditos correspondientes.

En todo caso, agradezco infinitamente a quien con tanto cuidado observó a través del lente de su cámara la belleza de estos seres y la compartió para que otras personas pudiésemos disfrutarla.






Mañana no se pierdan la segunda parte de esta selección fotográfica.

viernes, 9 de octubre de 2009

Con el Nobel te veas

El tema de hoy es, indudablemente, la entrega del Nobel de la Paz a Barack Obama. La prensa, Twitterlandia, Facebook, las redes sociales y la blogósfera dan cuenta de un flujo inconmensurable de opiniones, ideas, preguntas, respuestas, aseveraciones, juicios, palabras y más palabras en torno al tema.

Cuando en 1895 Alfred Nobel firmó su testamento, estableció que una parte de su fortuna debería ser canalizada a un premio que se otorgaría a quien hubiera hecho lo mejor o el mayor esfuerzo por lograr la fraternidad entre las naciones, la abolición o disminución de armas y la promoción de congresos a favor de la paz.

El Premio Nobel de la Paz se ha entregado 89 veces desde su creación: 96 a individuos y 23 a organizaciones. De las 96 personas premiadas, tan sólo 12 han sido mujeres (destacan Rigoberta Menchú, la Madre Teresa, Betty Williams, Aung San Suu Kyi y por supuesto, Wangari Maathai).

Tanto las historias particulares como las coyunturas específicas en que los premios se han dado han incidido en le entrega de los mismos. ¿Hay política? Sería ingenuo decir que no, sin embargo, creo que pocos premios han sonado tan fuera de tiempo como la entrega que hoy se hizo del Nobel de la Paz a Barack Obama.

No le quito méritos al Presidente de Estados Unidos por su disposición a generar un nuevo diálogo internacional y a fomentar la paz (en los términos de la realpolitik estadounidense); existe una clara voluntad y disposición de generar un diálogo constructivo en lugar de un monólogo bélico cuyo único sonido es el de los misiles y de las armas. Eso siempre y en cualquier circunstancia se aplaude, pero ¿otorgar el premio por el extraordinario esfuerzo a favor del fortalecimiento de la diplomacia internacional y el fomento al diálogo entre los pueblos?

Claramente existen figuras en todas las latitudes y provenientes de sectores diversos, cuyos esfuerzos a favor de ello han sido históricos y que no han sido acreedores al mismo. ¿Por qué Obama y no Denis Mukwege? ¿Por qué Obama y no Ghazi Bin Muhammad Bin Talal de Jordania, apóstol del diálogo entre religiones, o la mujer médico Sima Simar, abogada de los Derechos Humanos en Afganistán? En la lista también se encontraban el disidente chino Hu Jia, el primer ministro zimbabuense Morgan Tsvangirai, el bonzo disidente vietnamita Chich Quang Do, la abogada chechena Yussupova y la ex candidata-rehén Ingrid Betancourt. ¿Por qué Obama y no Sarkozy?

El mundo está lleno de buenas intenciones, pero hasta ahora no se había dado el premio a alguien tan bien intencionado y cuyos resultados a favor de la paz aún no son medibles ni tangibles. Irónicamente, este premio deja mucho que decir y un extraño sabor de boca. Insisto, no se trata de restar méritos a Obama, es su primer año de gobierno y aún queda el beneficio de la duda sobre las consecuencias e impacto de su política exterior. Sin embargo, el Premio Nobel de la Paz parece más resultado de la prisa (a pesar de que la Fundación Nobel lleva muchos meses decidiendo a quién otorgarlo en un año en el que el número de candidatos superó los 200) que de una decisión pensada, sopesada y ampliamente cotejada.

¿Será que el carisma de Obama llegó hasta Estocolmo? ¿Será una nueva estrategia para buscar la paz de manera preventiva (Premio Preventivo como dicen por ahí en Facebook) y presionar a Obama para que evite un enfrentamiento bélico que cada día se ve más cercano, muy a pesar de si mismo?


Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol