viernes, 30 de abril de 2010

Violencia, animales y civilización


Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.

Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.

Mahatma Gandhi

Denuncia y reflexión obligada: "estudiantes" que torturan a un perro

No sé si ustedes han escuchado algo sobre esto, pero quienes amamos a los animales y estamos vinculados de alguna manera a la red de protección de los mismos hemos leído, escuchado y visto desde hace muchos días denuncias por unos "jóvenes" estudiantes del Conalep Tepic 169 que, en un acto que les pareció gracioso y divertido, torturaron a un perro de la calle, y por si esto no fuera suficiente, hicieron que sus mascotas (perros que claramente han sido adiestrados para pelear) lo atacaran.

Llevo días pensando cómo abordar el tema porque he sentido enorme odio y coraje y también se que la violencia no puede combatirse con violencia. Quiero denunciarlos, por ello pongo un cartel que ha salido con sus caras y expongo algunas de las fotos. Realmente lo pensé dos veces. No quiero contribuir al amarillismo, pero las imágenes son tan contundentes que pueden decir más que todas las palabras que puedo escribir.

No sé si puedo decir que tengo conclusiones al respecto. Tengo dolor y quiero compartir algunas reflexiones con ustedes:

  • Me duele este inocente animal que tuvo la desgracia de estar cerca de estos hombres en el momento equivocado. Me duelen estos infelices porque tienen que tener una vida profundamente desdichada para disfrutar al infringir sufrimiento en un ser vivo y además, para condicionar a otros seres -sus perros-a atacar a un animal indefenso.

  • Me enoja la maldita indiferencia de la prensa, de los políticos y de los seres humanos ante un hecho así. Entiendo perfectamente que otros temas sean prioridad y que sean noticias las cosas que venden. En la lógica mediática de los medios tradicionales este caso, como miles de casos que suceden a diario en este país, no generan ganancias. Sería noticia que esto le hubiera acontecido a la mascota del Sr.Slim, pero no a un perro callejero. Sería noticia que fueran alumnos de la Moderna Americana o del Irlandés quienes hubieran hecho esto, no unos pseudoestudiantes de un Conalep en provincia.

  • Me indigna el estado de las leyes mexicanas que de lo más que acusan a estos asesinos es de cometer una grave falta a la Ley de Protección a la Fauna. Por la misma, “el castigo” al que los jóvenes pueden ser acreedores por semejante acto es de solamente UNA MULTA de 7 a 15 días de Salarios Mínimos que es el equivalente a $381.29 pesos mexicanos (aproximadamente 25 dólares).

  • En este país, los criminales de todo tipo andan sueltos. Todo tiene un precio, la libertad, la justicia, la impunidad, la indiferencia. Ser pobre, ser animal, ser marginado, da lo mismo. Las leyes, en este caso, y la aplicación y cumplimiento de las mismas no garantizan vivir en paz, en calma y en un estado de derecho en el que exista un proceso justo para alguien.

  • Poca gente ha entendido que quien comete un acto de violencia contra un animal es capaz de cometer un acto de violencia contra otro ser humano. Estudios serios del FBI demuestran que absolutamente TODOS los asesinos seriales tienen entre sus antecedentes el maltrato animal. Este hecho aislado puede que le importe a poca gente, visto desde esta óptica estos jóvenes son un peligro potencial para la sociedad. Si llegan a constituir una familia, no quiero ni imaginar el costo que la violencia intrafamiliar generará a los integrantes y al estado (gastos en salud, ausentismo laboral, educación de los hijos, etc). Este tema es un tema de agenda pública, no un asunto menor.


Con enorme frustración e indignación me sumo a la denuncia de este hecho, y lo publico, con mayor tristeza aún, al saber que seguiré escribiendo sobre este tema por mucho tiempo. La indiferencia humana no tiene límites.










Quisiera que estos cuatro hombres, ya no son niños y a esa edad tienen conciencia de lo que hacen, vivieran lo mismo que hicieron vivir al perro. Esto, sin embargo, no tendría ningún efecto ni cambiaría los hechos. La leyenda que acompaña la foto es violenta, y claramente lo merecen. Pienso, sin embargo, que la violencia en todas sus manifestaciones, sólo puede tratarse atendiendo -además de a las víctimas- a quienes la ejercen.

Si estos cuatro jóvenes no son atendidos, pagan el costo de haber cometido este atropello, y son sometidos a un programa de supervisión y atención integral y multidisciplinaria, seguirán haciendo lo mismo. Lo que es peor aún, si no se hacen responsables de lo que hicieron y son atendidos, verán en este hecho sus cinco minutos de fama y buscarán seguir aparenciendo en internet y algunas noticias y otros seres indefensos pagarán las consecuencias de sus actos. Ahorita fue un perro (¿habrán habido otros antes?), ¿quién garantiza que mañana no será una niña, un niño, otro joven, otra joven, un anciano o anciana? ¿Qué ha pasado con los perros a los que obligaron a matar al perrito callejero? Son sus mascotas ¿qué va a ser de ellos? ¿Los venderán como perros de pelea con el destino que todos sabemos les acompaña?



jueves, 22 de abril de 2010

Por el gusto de bloguear


El espíritu de Conversaciones de Café fue desde un inicio darle vida a un espacio en el que se pudiera "hablar de todo, con y sin sentido". Recuerdo claramente que los primeros años así fué, los posts fueron un mosaico de observaciones sobre todo tipo de cosas: política, arte, mujeres, hombres, animales, poesía, cine, café, arte, chistes, noticias, reflexiones, canciones, fotografía, historia, filosofía....en fin, todo lo que la vida que se vive puede traer.

Hoy pensaba sobre qué escribir y en medio de las tribulaciones me di cuenta algo que he perdido un poco en los últimos meses: el sentido de disfrute con el que inicié este blog. Me encontré pensando que no tenía nada interesante que decir y que no quería escribir aún un post que quiero hacer respecto a unos pseudoestudiantes de un Conalep en Tepic que torturaron a un perro. No me gustó nada esta sensación. He dejado de escribir con la frecuencia original básicamente por falta de tiempo y en los últimos tiempos, insisto, porque una voz interna -que descubro espantosamente saboteadora- me dice "Nooo, eso no es interesante". ¿Desde cuándo fue este el ánimo de Conversaciones de Café?

Claro que es una delicia recibir retroalimentación sobre el contenido, y en la medida en que uno publica cosas de interés para otros blogueros y lectores, el diálogo se enriquece. Esto, sin embargo, no lo sabía cuando me inicié en este oficio-bloguero y de una manera un tanto ingenua, llena de interés, sorpresa y curiosidad me aventuré a explorar y conocer la blogósfera. El resultado ha sido extraordinario y absolutamente disfrutable.

Entonces ¿por qué hoy esa misma vocecita "inocente" y llena de autosabotaje me dijo "no lo hagas". Pues es justamente por ignorarla, callarla y con un afán de instalarme en el aquí y el ahora que escribo este post que posiblemente sólo tenga sentido para mi y que hago por el simple y llano gusto de bloguear.

martes, 20 de abril de 2010

Diálogo Internacional sobre Justicia para las Mujeres: ¿a quién le importa?


Para mi sorpresa, este tema que ameritaría una mayor cobertura (afecta a la mitad de la población del mundo y por lo pronto a la mitad de la población de México) no fue tema principal de los noticieros ni de la prensa escrita, ni el radio, ni..., ni...

Me enteré de la noticia por una amiga Twittera, comprometida con la equidad de género y los temas de la mujer que se llama Ana Schwarz (@anaschwarz) que informó sobre el evento.

El Diálogo Internacional sobre Justicia para las Mujeres
está teniendo lugar en Puerto Vallarta, increíble lugar de México, pero nadie se ha enterado de él. "Por primera ocasión, estas mujeres entablarán el Diálogo para conformar una agenda mundial que sea implementada en la Conferencia de Revisión a 10 años del Estatuto de Roma y de la CPI, que se realizará del 31 de mayo al 11 de junio en Kampala Uganda y con ello garantizar, junto con la participación de otras instituciones incluyendo las cortes y comisiones regionales de derechos humanos y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el acceso a la justicia para las mujeres."


Vienen visitantes y participantes de diversas partes del mundo. "Las participantes ―que provienen de 30 países― incluirán a la premio Nobel Jody Williams, de la Iniciativa de las Mujeres Premio Nóbel (NWI’s por sus siglas en inglés); la Dra. Sima Samar, Comisionada en Jefe de la Comisión Afgana Independiente de Derechos Humanos; Monica McWilliams, Comisionada en Jefe de la Comisión de Derechos Humanos para Irlanda del Norte; Yanar Mohammed, Presidenta de la Organización de Libertad de las Mujeres en Irak y la Dra. Joan Chittister, Co-presidenta de la Global Peace Iniatiative of Women."
Para ver la nota completa puedes hacer click aquí.

En momentos como éste es cuando agradezco la existencia de las nuevas tecnologías y los "new media" que posibilitan el acceso a información generada por fuentes diversas, ciudadanas y comoprometidas con causas concretas y específicas. Los famosos "mainstream media" o medios tradicionales no tienen el menor interés en divulgar esta información. No forman parte de su agenda mediática, política ni de negocios. Puede ser perfectamente válido, se trata de empresas y en virtud de ello establecen sus prioridades, sin embargo, a la hora de informar, el ciudadano-consumidor tiene derecho a acceder a la información que requiere y dichos medios están dejando de ser la opción.

En el caso concreto de la agenda de género en el mundo de las noticias, hay mucho que hacer. No existe la perspectiva de género en la cobertura noticiosa (y OJO, hago énfasis en la perspectiva de género, no en la feminización de las noticias o en una exclusión inversa).

El hecho de que un evento de esta magnitud se esté llevando a cabo y tenga la cobertura que tiene (mínima es decir mucho) es para cuestionarse seriamente sobre esto.


En política, los espacios no se regalan, se ganan. El derecho a conocer temas de nuestro interés, y más aún, que nuestra voz como mujeres sea escuchada no es una cuestión que deba esperar más tiempo. Las nuevas tecnologías brindan esta oportunidad y las mujeres debemos aprovecharlas.


Por supuesto, falta mucho por hacer, el acceso es limitado, hay analfabetismo digital en las mujeres...¡si! todo esto es cierto, pero es necesario empezar con lo que ya existe y avanzar. No más silencio. Hagamos uso de lo que ya está dado y trabajemos por ampliar estos espacios. Es un derecho y una obligación. Si queremos que el futuro sea distinto y mejor para las próximas generaciones de mujeres, es hora de gestar los cambios.


Imagen:ahorainfo.net.ar

jueves, 15 de abril de 2010

El día y la noche. La luz y la oscuridad

La vida transcurre con sus propias reglas, símbolos y rituales. El día precede a la noche así como el encuentro al desencuentro.

Entendemos que la noche es oscura porque conocemos la luz que ilumina nuestros sueños y días. Hay quien le llama la inexorable regla del ying y el yang, el equilibrio de la vida, el sentido de todo, la obra del gran arquitecto.

Entre nuestra concepción y nuestro destino final transitan las horas y los minutos plagados de palabras, emociones, ideas, sentidos, sensaciones, miradas, ilusiones que a su vez son acompañadas de silencios, frialdad, vacíos, sin sentidos, insensibilidad, ignorancia y desilusión.

El desamor nos duele porque conocemos el amor; los desencuentros nos paralizan porque hemos vivido encuentros que nos mueven las entrañas.

Es la vida, a la que tratamos de explicar con vocablos, sonidos, oraciones, expresiones y que siempre quedan cortos e incompletos ante la grandeza de los hechos. No es el tiempo, las vivencias no se pueden contabilizar en horas, días, semanas. Hay experiencias enteras en minutos y encuentros de semanas que duran toda la vida. Frente a los años hay quienes insisten en minimizar los segundos y a los desesperados los minutos les parecen poco frente a lo que deberían ser las horas acumuladas en festejos anuales.

No hay nada que explicar, tampoco nada que entender. La vida es así. Buscamos explicaciones para lo que nuestras emociones no pueden manejar y tratamos de entender lo que las emociones vitales simplemente sienten.

Frente al día la noche. Frente al encuentro el desencuentro. Frente a la conspiración del universo su mismo paso para la obviedad. Frente al amor el desamor. Frente a las palabras el silencio. Frente a las miradas que todo lo dicen los ojos que observan con indiferencia. Frente a la comprensión la insensibilidad. Frente al alma un muro. Frente a la esperanza un baño de desesperanza. Frente a la ilusión....tan sólo la realidad.



sábado, 10 de abril de 2010

El tiempo y el poder. Historias de mentes pequeñas.

Mientras estaba sentada con mis colegas en la sala de juntas de esa oficina de gobierno (podía haber sido la Secretaría de Salud, la de Economía o la de Educación Pública, da lo mismo) para presentar el proyecto que habíamos elaborado, no dejaba de pensar en los usos y costumbres del poder...en países habitados y gobernados por personas de mente pequeña.

Nos citaron a las 11 de la mañana. Llegamos antes de la hora para recorrer todos los filtros que es necesario pasar: registros, puertas, arcos, elevadores lentos, más registros de gafetes y esas cosas. Nos pasaron a la sala de juntas.

El recorrido fue, como siempre en estas oficinas, lleno de postales costumbristas: hazte a un lado que viene el vendedor de comida en su carrito con jugos, tortitas y frutas. "¿Quieren algo? No gracias." El camino a la sala lleno de posters en la pared alusivos a los temas de la dependencia. Algunos medio desprendidos, otros supongo que recién colocados. Las personas que caminaban por los pasillos lo hacían en automático. ¿Por qué es que estas oficinas te invitan a salir corriendo en cuanto entras?

La sala no estaba mal: mesa ovalada, con un hueco al centro en donde se conectaba la computadora para hacer la presentación. Sillas cómodas, posiblemente recién inventariadas y de reciente adquisición. (Bueno, un año o dos cuando mucho. Aún no estaban estropeadas como suelen estar en las oficinas de gobierno al cabo de un sexenio.)

11:15 Tenemos todo listo. No llega nadie. Hace un calor del demonio. Nadie nos ofrece un vaso de agua.
11:30 Lo mismo. Temas de conversación no nos faltan. El proyector está dando alguna lata y una de mis colegas lo ajusta.
11:45 Conversamos sobre la juventud, nuestra incapacidad para entender sus procesos de pensamiento, los libros que estamos leyendo, el efecto "google" en nuestra corteza cerebral, en fin.
12:05 Llegan el "Jefe" y sus dos asistentes (después entendí que una de ellas es la responsable de proyecto a nivel nacional).

Empieza la sesión. ¿Alguien escuchó una disculpa por habernos tenido esperando una hora? Si lo escucharon agradecería me lo informaran para no pensar mal de estos honorables funcionarios públicos.

La junta duró casi dos horas. ¿El tono? Amable. Muy repetitiva; el documento que les enviamos hace un par de semanas no lo habían leído. "¿Para qué lo enviaron con tanto tiempo de anticipación?"

La responsable del proyecto a nivel nacional salió media hora antes de que concluyera la junta porque tenía que arreglar ... algo. Estaban un poco consternados porque tenían a otras personas esperando. ¿Las habrían citado a las 12?

(Quienes me conocen cuestionarán que escriba esto. Los entiendo. Trabajé muchos, muchos años en el sector público de mi país. Puedo decir también, con absoluta tranquilidad, que siempre traté de respetar los tiempos, el tiempo, de todas las personas. Nada me hace sentir peor que disponer del tiempo de otras personas de esta forma. Si, muchas veces hice esperar a las personas en las salas de juntas, pero fueron casos absolutamente fuera de mi control y por causas ajenas a mi deseo.)

Cuando veo estas cosas no puedo evitar pensar en este mal latinoamericano. No es privativo de México, pues lo he vivido en otros países también. Sigo sin comprender la correlación existente entre ser poderoso, sentirse poderoso y hacer esperar a las personas en la antesala de una oficina.

Detesto decir esto, pues acaba siendo un autogol a mi historia, pero la burocracia es un lastre. Realmente lo es. Existen honrosísimas excepciones, lo cual es extraordinario. Resulta terrible, sin embargo, reconocer este juego de poder absurdo y absolutamente irrelevante. No rinden cuentas a nadie. Si existe la Ley de Transparencia para conocer sus sueldos, las asignaciones de contratos y para revisar los documentos que generan, pero no para revisar su (in)eficiencia.

¿Tendrán idea del costo de su impuntualidad? ¿Si ellos tuvieran que generar los recursos con que pagan los contratos, serían tan "casuales" con el manejo del tiempo y el trabajo ajeno? ¿Por qué es que a los "funcionarios" todo parece resultarles tan importante y piensan que el rumbo del país se paraliza si no hacen todo lo que hacen y tienes a gente esperando?

El poder no es para todas las personas, aunque cualquiera pude acceder a él. Quien lo tiene busca ejercerlo y hacerlo sentir desde su más pequeña esfera.

Pobre país.


martes, 6 de abril de 2010

Niñas olvidadas, niñas desconocidas, niñas soldado


Mientras nos enteramos de los conflictos bélicos en el mundo, leemos cifras y escuchamos a los líderes del mundo firmar acuerdos para reducir el uso de armas y finalizar conflictos, minuto a minuto mueren, son ultrajados y violentados, heridos, sufren amputaciones, son encarcelados, recultados, violados, explotados o traficados niños y niñas en las zonas de conflicto.




De acuerdo con cifras de la
Cruz Roja Internacional, tan sólo en el 2008, 18 millones de niños tuvieron que abandonar su hogar como refugiados o desplazados, a causa de un conflicto. Se habla de los niños que son reclutados en las guerras existentes en Africa y Asia, pero poco se habla de las niñas soldado, quienes además de ser reclutadas por la fuerza, deben cumplir trabajo de servidumbre forzada y prestar servicios sexuales a sus captores.“En los campos de entrenamiento militar, las niñas soldado fueron víctimas de abusos sexuales por parte de soldados y comandantes. Algunas con tan sólo 12 años de edad, servían de combatientes, cocineras, limpiadoras, informantes, guardaespaldas y esclavas sexuales. Si rechazaban mantener relaciones sexuales con los mandos, eran asesinadas.” Con estas palabras, el Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional presentaba el caso contra el líder de la Unión de Patriotas Congoleños, Thomas Lubanga, acusado de crímenes de guerra por reclutar y alistar a niños menores de 15 años para participar en las hostilidades entre Septiembre de 2002 y Agosto de 2003.

La guerra, a pesar de involucrar a hombres y mujeres, niños y niñas, normalmente se observa con una mirada ascéptica y "fría" en la que la perspectiva de género parece no tener importancia. Cuando ésta se incorpora, salen a la luz datos de gran impacto. Cerca de la mitad de los niños asociados a grupos armados en el mundo son niñas.

En la República Democrática del Congo las cifras se sitúan en torno a las
12.500 niñas soldado. De acuerdo con datos del Grupo Antimilitarista ExAlacant, el papel que desempeñan las mujeres y las niñas en la guerra está centrado en sus funciones productivas y reproductivas. En entrevista a la experta en cuestiones de trauma, Elisabeth Shauer, ser niña soldado es más que portar un arma o luchar en un conflicto.“Las chicas tienen una carga añadida: han de cocinar, limpiar y proporcionar servicios sexuales a las tropas. Estos servicios son una parte integral de su función como niñas soldados,” dice la experta. “Las niñas que entran a formar parte de un grupo armado lo hacen en un grado de vulnerabilidad diferente que los niños.” (Ver nota aquí.)


El hecho, desde la óptica que se observe, es alarmante. Esto ha generado debate en foros internacionales debido a que se ha planteado la inclusión del abuso sexual como parte de los cargos que deben hacerse a quienes reclutan y emplean pequeños en las guerras. No todos están a favor.

Las niñas, además, se convierten en esclavas de la guerra. En Sierra Leona, por ejemplo, las "esposas de los Comandantes" organizan misiones de incursión para secuestrar a niños y niñas en las aldeas que asaltan. En el Norte de Uganda, 30% de los niños reclutados por el Ejército de Resistencia del Señor son niñas. La Organización Canadiense Derechos y Democracia señala que todas las niñas que han sido capturadas han sido violadas.

Esto genera, además, una problemática colateral que es necesario atender cuando son rescatadas y se trata de reinsertarlas a su comunidad. Deben ser atendidas por enfermedades venéreas, muchas se fueron siendo niñas y regresan siendo madres solteras y muchas otras tienen que sufrir el ostracismo al que son sometidas al ser rechazadas en sus comunidades por haber tenido relaciones sexuales previas al matrimonio.

El problema, como se ve, es complicado. Las niñas en zonas de conflicto no son sólo un "daño colateral" más de esta realidad. Son una realidad sobre la que es necesario actuar y a quienes es necesario ayudar desde diversas áreas y opticas para que puedan tener la esperanza de un futuro.

No tienen voz, prestémosles la nuestra.



Imagenes: blogdemagog.com, ilustrados.com, avizora.com, dw-world.de