martes, 30 de noviembre de 2010

Mi país anhelado

Recordé el País Inventado de Isabel Allende casi todos los días. Chile fue durante décadas mi país, ese lugar al que uno le deja el corazón sin razón aparente y por el cual uno siente cariño, así, sin más. Aprendí a quererlo a los catorce años a través de una familia de chilenos exiliados que vivieron en México. En su casa aprendí a hablar de política, a extrañar su país, a sentir nostalgia por Allende, a soñar con pisar las calles de Santiago nuevamente. Me apropié de su añoranza y de su sentir, de la tristeza que ocasiona la lejanía y de la esperanza del regreso. Les dejé mi corazón en más de un sentido.



Cuando regresaron a su angosto, alargado, lejano y anhelado territorio una parte de mi se fue con ellos, aunque nunca lo supieron. Conocer los rincones secretos de la tierra que conquistó Pedro de Valdivia se convirtió en una razón suficiente de mis días. Leyendo noticias sobre el retorno a la democracia, el ¡NO!, la salida de Pinochet, la llegada de Patricio Aylwin, y los siguientes procesos pasaron años. Con el tiempo, leer lo que pasa por allá se ha hecho costumbre y estar al tanto de las noticias de ese país andino una actividad cotidiana.

Conocí Chile, finalmente, hace algunos años. Fui de trabajo y con enorme gusto conocí al Presidente Lagos, a su esposa y recuerdo haberles dicho a ambos que su país ocupaba un lugar especial en mi vida desde que era una niña. Regresé un par de veces, siempre corriendo y con agenda llena, sin tiempo para explorar los rincones del país, ni siquiera de Santiago.

Ahora, felizmente, fui invitada a participar en dos foros sobre internet y democracia (Personal Democracy y TechCamp), y por supuesto, mi boca respondió a toda velocidad ¡SI! La maleta estuvo hecha en dos segundos (es un decir, nunca hago las maletas rápido) y en menos de lo que canta un gallo, estaba tomando el avión rumbo a Santiago.

Aproveché el viaje para quedarme unos días más y conocer la ciudad, conocer personas encantadoras, visitar amigos y dar un abrazo inmenso y esperado a esa familia especial que marcó, sin imaginarlo jamás, mi vida.

Recorrí Santiago de arriba a abajo y toqué el calor de su inminente vestimenta de verano. Disfruté la luminosidad que la envuelve y los tonos de verde que adornan sus interminables parques. Me sorprendió la manera en que los santiagueños se apropian de las tardes, tendidos en el pasto que rodea las calles y que se humedece con las gotas que se escapan de las fuentes, y se tiran -literalmente- sobre el césped a conversar y las parejas a besarse.

De "Sanhattan" al Centro de la ciudad, todo es verde, luz y limpieza. El vino Carmenere el sabor que acompaña una buena cena o comida. La Cordillera de los Andes, con algunas manchas blancas, el testigo inequívoco de la vida que recorre las calles cotidianamente.

Todo lo que empieza acaba, y el viaje terminó. Estoy de regreso en México anhelando el próximo viaje al Cono Sur y agradecida con la vida.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Tomar una fotografía es más que hacer click (3)

Instantes felinos que lo dicen todo sin una sola palabra. Así son ellos....


Tomar una fotografía es más que hacer click (2)

La maternidad se expresa en todas las especies. Un instante fugaz lleno de vida y simbolismo.

Tomar una fotografía es más que hacer click (1)

El otro día una conocida que conoce mi gusto por la fotografía me envió una presentación power-point con maravillosas imágenes cuyo título era: Tomar una fotografía es más que hacer click. Estoy de acuerdo, observar el mundo detrás de una cámara es más que hacer que el obturador funcione y guardar un recuerdo instantáneo.

Es construir una realidad a partir de un instante, una mirada y una emoción.

Comparto con ustedes un par de imágenes llenas de vida. Espero que les gusten.




jueves, 25 de noviembre de 2010

Recuerdo cuando se conmemoraba el 25 de noviembre como Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres

Cómo hemos cambiado. Recuerdo cuando hace algunos años el 25 de noviembre era conmemorado en todo el mundo por ser el Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres. Creo que fue porque El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró ese día Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, e invitó a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales organizar en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. Desde 1981, las militantes en favor del derecho de la mujer se dedicaron cada año en esa fecha a decir NO a la violencia contra las mujeres.

¡No sé ni cómo fue que nos acostumbramos a que la violencia fuera una manera común y cotidiana de relacionarnos entre mujeres y hombres! Ahora que lo pienso, las cifras eran francamente, brutales: cada año morían 5 mil mujeres por crímenes de honor,
la primera experiencia sexual de la mayoría de las mujeres no era una experiencia consensual sino producto del abuso, 12% de las mujeres vivían malos tratos durante su embarazo, 1 de cada 3 mujeres en América Latina era víctima de la violencia, 45% de las mujeres en el Continente Americano eran amenazadas por sus parejas y 60% de las mujeres en todo el mundo habían vivido por lo menos una vez en su vida violencia física.

A muchas mujeres que iban a levantar denuncias sobre violencia intrafamiliar les decían que seguramente era porque habían provocado a sus parejas. En México existía una disparidad tal en las leyes que había estados de la República en los que era mayor la pena por robar una vaca que por violar a una mujer. Se traficaban niñas en todo el mundo y en las zonas de guerra, las niñas eran no sólo reclutadas forzosamente como soldados sino que las obligaban a servir como esclavas sexuales de los mandos superiores del ejército.

Al recordar esto me da un escalofrío. ¿Cómo era posible que el mundo fuera tan indiferente a esta realidad? La violencia cotidiana no era una noticia, era un hecho más de los muchos que se informaban y al que ya nadie le prestaba particular atención.

¡Cuánto hemos avanzado! Hoy es tan raro escuchar hablar de la violencia. Cuando un hombre le pone la mano encima a una mujer, al pobre le va como en feria, además de que es obligado a tomar terapia pues se ha reconocido que él aprendió a relacionarse de esa manera porque muy posiblemente él también fue víctima de la violencia a temprana edad.

Ya no se ejerce violencia en las familias, ni contra los integrantes humanos ni animales. En las escuelas, la calles y los círculos de convivencia social se apoya a las personas que la llegan a vivir y hay redes de apoyo por todas partes para que esto afecto lo menos posible a quienes la viven y a quienes les rodean.

Me decían que estaba loca cuando lo propuse, pero internet se convirtió en un espacio de denuncia y de construcción de conciencia a favor de la paz y la equidad. Cada día más mujeres empezaron a denunciar los hechos, a generar conciencia y muchos hombres se sumaron también a la propuesta al imaginar que sus hijas podrían ser víctimas de este abuso. El poder denunciar en las instancias correspondientes este tipo de abuso y poder transmitir en vivo imágenes de personas ejerciendo la violencia hizo que ésta disminuyera.

En fin. Nunca imaginé estar sentada frente a mi computadora un 25 de noviembre tranquilamente en mi casa sin tener que denunciar esto o participando en algún foro para erradicar la violencia contra las mujeres. Pensé que nunca me tocaría vivirlo, pero afortunadamente si, y aquí estoy dando cuenta de esto.

____________

Espero que este post sea el anticipio de una realidad anhelada por muchas mujeres y hombres en todos los rincones del planeta. Espero que en un futuro no muy lejano el 25 de noviembre sea un día más en el calendario y no una fecha que nos siga recordando que la violencia es una manera cotidiana de coexistir en nuestras sociedades....



martes, 23 de noviembre de 2010

Ayuda para encontrar a Karla Jazmín Rueda Servín

Una querida exalumna ha pedido ayuda para encontrar a persona muy cercana a su familia. Por favor, ayudemos pasando esta información y para poder encontrar a Karla. De antemano, gracias por su apoyo.

Ella es Karla Jazmin Rueda Servìn de 23 años desapareció en viernes 19 de noviembre de 2010, lo único que se sabe de ella, es que la vieron salir de su domicilio de Venustiano Carranza No. 2302, Col Morelos Toluca Edo. de Méx, diariamente asistía al CELE de C.U del Estado de México en el horario de 9 am. En continuas ocasiones trabajaba para Radio mexiquense y cubría eventos, si sabes algo de ella o la haz visto comunícate a los siguientes números con Jennifer Rueda Servín (hermana de Karla):

7121517614
7121510229
7121384462
7121222475

Señas particulares es de estatura media aprox. 1.65 cm de complexión robusta,cabello largo ondulado color castaño obscuro, ojos color cafe obscuro, tez morena clara, tiene una cicatriz en la mitad de la frente,usa lentes,seja semi poblada, lunares, trae lentes de armason color cafe, vestía playera color negro, pantalón de mezclilla y tenis negros.

7121517614
7121510229
7121384462
7121222475

Por tu colaboración muchas gracias!!
“Alza una oración para su pronta aparición, eso no cuesta nada”





miércoles, 17 de noviembre de 2010

Obladi, Oblada


Le dicen sincrodestino, yo le llamo maravillosas coincidencias. Hoy en la mañana un querido amigo me preguntaba cómo era yo de niña. Me arrancó una prolongada sonrisa con los recuerdos que me hizo traer al presente y mientras conversábamos, su iPod (ya les he contado que coincido con Jack Pantanos en que pienso que tienen vida propia) empezó a tocar Obladi, Oblada de los Beatles.

Esta canción, que siempre me remonta al famoso disco de acetato con la manzana verde al centro que atesoraba la música del cuarteto de Liverpool, era una de mis favoritas de niña y me la pasaba bailándola y cantándola. Le pedía a mis hermanos que la pusieran una y otra vez, yo era muy pequeña para poner el tocadiscos y tenía prohibido meterle mano, aunque ganas no me faltaban y más de una vez me escapé de los ojos supervisores para ponerlo por iniciativa propia.

Pues, en honor a esos increíbles momentos y al brindis matutino con thé orgánico de limón que tomé en la mañana mientras escuchaba "Desmond has a barrow in the market place/ Molly is a singer in a band. / Desmond says to Molly – girl I like your face /And Molly says this as she takes him by the hand./Ob-la-di Ob-la-da life goes on bra /Lala how the life goes on..." en esa nostágica y terapéutica conversación, comparto no sólo esa extraordinaria imagen de los Beatles que hoy amaneció en el portal de Apple, sino la mismísima canción.