domingo, 7 de junio de 2015

Inicio de la cruda electoral


Ya cerraron las urnas y no hay resultados aún para las elecciones de hoy. Empieza el conteo, el registro de denuncias, la información, los resultados de las encuestas de salida,  las declaraciones triunfalistas de los partidos y las y los candidatos, la confusión, el flujo inevitable de información y las dudas. 

He seguido la jornada electoral a través de internet y llamadas telefónicas. Tantas personas participando desde  distintas trincheras. El país está vivo, aunque a veces parezca que no. 

La violencia ha estado presente también. Es la parte más lastimosa y brutal del proceso.  No nos merecemos funcionarios quemados junto con las boletas que resguardaban, candidatas y candidatos asesinados, encapuchados robando urnas ni maestros obstaculizando la jornada. El miedo ha estado presente en Oaxaca, Guerrero, Michoacán y en otras ciudades en distintos estados. 

El escepticismo, la incredulidad, el enojo, la desinformación -paradójicamente- en medio de una cantidad de información que a veces se torna improcesable. 

________
La primera vez que fui a votar recuerdo haber sentido una enorme emoción. La ceremonia de iniciación a la ciudadanía mexicana.  Imposible en ese momento pensar en una transición democrática y mucho menos en el triunfo de un partido que no fuese el PRI.  Soy hija de la generación que vivió el desencanto del 82,  la movilización ciudadana del 85,  la crisis electoral del 88 y el CEU en la UNAM.  No había posibilidad de haber visto en la presidencia y en los gobiernos de los estados un partido distinto a ese.  Las desobediencia civil del PAN en esos años era ridiculizada por el PRI y los medios de comunicación hasta el cansancio.  Cuando ganó Pancho Barrio la elección en el 92, trabajaba yo en Gobernación, y recuerdo bien que cuando fue a la Secretaría nos prohibieron salir a saludarlo.  Me escapé "al baño" cuando él llegó y corrí a felicitarlo.  La emoción que sentí de ver a una figura icónica que había derrotado al PRI en el norte (tanto en Ciudad Juárez como Presidente Municipal y después como Gobernador ese año) aún la recuerdo y puedo sentir las mariposas en el estómago que me acompañaron en ese momento.  La posibilidad de la alternancia latente, entrando al Palacio del Cobián por la calle de Abraham González.

En el 2000 estaba yo en el IFE cuando el Presidente Zedillo salió en cadena nacional a decir que había ganado Vicente Fox las elecciones. Silencio en la burbuja gigante de la prensa. Todas las personas que estábamos ahí, periodistas, cuerpo diplomático acreditado, visitantes extranjeros, funcionarias y funcionarios,  nos volteamos a ver con cara de incredulidad y en cinco segundos estábamos gritando y abrazándonos. Lo impensable había sucedido. El PRI había sido derrotado y llegaban un candidato imparable y un partido de oposición a la Presidencia de México. 

Hoy la alternancia es ya una realidad. La democracia electoral nos ha costado muchísimo como país, en términos financiero y en vidas.  Votar, algo que muchos vivimos durante años como un mero símbolo/ritual para perpetuar el orden de las cosas y darle legitimidad al PRI en el poder, se convirtió en la herramienta de la ciudadanía.  Demostró que los votos pueden cambiar el rumbo del país, que las y los ciudadanos contamos.

Hoy, votar, ya no resulta excepcional.  ¿En qué momento llegamos a este 2015 habiendo perdido la esperanza por el país? Tenemos memoria tan corta que hemos minimizado el poder del voto y su fuerza.

______
Sin tener las cifras ni los datos aún, he  leido en redes sociales y en la prensa que la participación ha sido muy baja (suele ser en las elecciones intermedias en todo el mundo).  Me temo que las grandes presencias de esta jornada serán la baja asistencia a las urnas, la anulación de los votos, la violencia y el voto de castigo.  Entre las coincidencias que destacan los medios y los encuestadores está que El Bronco, Jaime Rodríguez, el candidato independiente de Nuevo León ganó la elección como gobernador. Falta ver qué dicen los resultados oficiales sobre éste y los demás resultados. 

Por lo pronto queda mucho que hacer por y con esta democracia mexicana. El trabajo no  concluye con los resultados oficiales, de hecho, empieza una vez que se den:

  • La clase política tiene que entender que o cambia o cada vez le costará más trabajo acceder al poder sin la supervisión ciudadana. 
  • El Presidente y sus asesores tienen que darse cuenta, de una vez por todas, que tienen que escuchar a las diversas voces de este país.  
  • Los medios de comunicación tienen que apostarle a la información, no a la desinformación y a la autocensura. 
  • La ciudadanía tiene que asumirse como tal. No se es ciudadana o ciudadano cada 3 o cada 6 años. Es un ejercicio permanente. No se puede exigir resultados a los partidos y a la clase política sin participar.  Es el costo de la adultez democrática. Se tienen derechos y obligaciones. 
  • Los partidos políticos tienen que empezar a pensar en el país y no en sus cotos de poder ni en como sacar más recursos del erario.  Quiero pensar que la posibilidad de reelección para el 2018 será un primer paso en el fortalecimiento de la rendición de cuentas y el acercamiento de las y los legisladores a sus electores... y el inicio de una sana distancia con sus partidos. Estos son un medio, no un fin.
  • La paridad es un gran paso hacia la democratización de la vida política y de los partidos. Falta la paridad horizontal, habrá que exigirla y cerciorarnos de que en las próximas elecciones sea una realidad.  La democracia se fortalecerá cuando la mitad de la población, las mujeres,  participe en igualdad de condiciones.
  • Evidentemente, acabar con la pobreza será el gran paso para consolidar la democracia en este país. Ello abrirá la puerta al crecimiento, a la erradicación de la violencia y al desarrollo incluyente que este país necesita.

Una reflexión con puntos suspensivos antes de que acabe este día.  

________


Por cierto, este 7 de junio también se vivieron elecciones en Turquía, país con el que tenemos enormes similitudes geopolíticas e históricas (que no comentaré ahora aquí).  Los resultados presentados por los medios de comunicación  al cierre de la jornada señalan que el partido en el poder perdió la mayoría en el parlamento y que el Presidente Erdogan tendrá que gobernar con coaliciones. Su deseo de reformar la Constitución se ve lejano ante este escenario y resultado electoral. 


El mundo cambia, los ciudadanos se manifiestan en las urnas y las reglas del juego de poder en las democracias tienen que adecuarse. México no es la excepción.

Imagen: LatinoWeeklyReview.com

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

sábado, 6 de junio de 2015

Entre la pasión y el enojo electoral

Mañana hay elecciones intermedias en mi país, México.  Este tipo de procesos levantan pocas pasiones en casi todos los países del mundo. A diferencia de las elecciones presidenciales o de primer ministro, las de medio término tienden a pasar desapercibidas  y sin mayor pena ni gloria.

En esta ocasión, y si la memoria no me falla, estas son las primeras elecciones intermedias en las que leo, percibo y siento a las y los mexicanos interesados. No sé si por las razones idealmente correctas, pero nunca había escuchado tanta polémica, cuestionamiento y pasión por un proceso electoral de esta naturaleza aquí. 

El ánimo general es de fastidio, hartazgo y enojo hacia el gobierno, hacia los partidos políticos y hacia los políticos mismos.  Los partidos han hecho un trabajo pobre y el resultado ha sido, a lo largo de muchos años acumulados, una pobre imagen ante y entre la ciudadanía.  A esto hay que sumar el contexto de violencia generado por el crimen organizado y el combate del gobierno al mismo, así como de la violencia política y la violencia política de género.

Van a votar 82 millones 212,697 mexicanos para elegir 2,159 cargos de elección popular que se reparten en:  641 diputados en 17 entidades entre federales y congresos locales, nueve gobernadores, 993 alcaldías en 16 estados y las 16 delegaciones del Distrito Federal. 

Entre las novedades de este proceso se ubican tres: la paridad, la participación de candidatos independientes y la reelección para diputados locales y presidentes municipales que se elijan en 2015.  Respecto a la primera, la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó criterios de paridad de género en registros de candidaturas de congresos y ayuntamientos.  Queda pendiente para este proceso -y habrá que cerciorarse que para los próximos si se instrumente- la paridad horizontal.  Respecto a lo segundo, se ha tocado el sacrosanto principio de no reelección y habrá que ver, evaluar y dar seguimiento a las acciones y actuación de las y los candidatos electos ahora y que podrán ser reelectos en tres años.  Sobre lo tercero,  es la primera vez que se aprueba la participación de candidaturas independientes para las elecciones locales en una contienda electoral mexicana. 

Es mucho lo que está en juego, grande la desinformación y enormes el fastidio y enojo.  El gran tema de fondo en este proceso es la anulación del voto. Ante la falta de opciones creíbles, respetables y confiables, la anulación de voto suena y resuena con gran fuerza.  Anular el voto, a pesar de ser una opción legítima y válida y una alternativa atractiva para demostrar el hartazgo de la ciudadanía ante los partidos y los políticos, beneficia principalmente a los grandes partidos. ¿Necesitan más dinero, beneficios y presencia? Para nada.

Las alternativas son grises, como esta lluviosa tarde de sábado previa a la elección. Votar por alguien mañana significa, para decirlo sin mayor preámbulo, votar por la opción menos mala. ¿Por quién votar? ¿Por candidatos que hasta ayer defendían a su partido y que por no estar en los primeros números de la lista plurinominal decidieron cambiarse de partido? ¿Por buenas personas apoyadas por partidos de vergüenza? ¿Por candidatos carismáticos con aire en la cabeza y con slogans como propuestas? ¿Por las personas, por los partidos? 

Tengo ganas de anular mi voto, es la mera verdad, pero no lo voy a hacer para no beneficiar a los de siempre. La siguiente pregunta es: ¿Por quién votaré?  Votaría por un buen líder para la delegación, pero se cambió a un partido que merece ser tirado a la basura. (Xiuh, hubieras tenido gran apoyo como independiente... te lo garantizo.) A diputados federales y locales... creo que me voy a llevar una moneda para echar volados, francamente, ningun@ me convence a pesar de haber leído sus propuestas (en los casos en los que hay...) ¿Por mujeres? Están en partidos que dividen y sus propuestas no unen. 

¿Qué información hay sobre ellos? Al menos todas y todos los candidatos a diputados por mayoría subieron su información a Voto Informado. Parece que la presión ejercida sobre ellos hasta hace un par de semanas, sobre todo a Federico Döring que era el que faltaba,  a través de las redes sociales sirvió y todos subieron la información y llenaron el cuestionario. Los plurinominales son los grandes ausentes... la mayoría no ha subido información ni respondido el cuestionario. Suena lógico, tienen que hacer trabajo con el partido, no con las y los ciudadanos y éstos les importan poco. Quieren una curul, no el voto ciudadano.

¿Ustedes ya saben por quién votar?





Enlaces de interés: 

Voto informado
Aquí están las fases del proceso electoral y los tiempos: Proceso electoral 2015
Cobertura de la elección en el Periódico El Pais
Sobre visitantes extranjeros en México
Elecciones 2015: partidos, reelección y candidatos independientes por María del Carmen Nava



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol