Ir al contenido principal

La estética después de los cincuenta



Acercarme a los cincuenta está cambiando mi manera de observar y sentir el mundo. Es una realidad. 

Las cosas "naturales" empiezan a parecerme antinaturales y mi acercamiento a la belleza de las mujeres está cambiando.  Hace unas décadas, que se sienten como si fuesen un par de ayeres, la estética de la belleza parecía natural:  mujeres jóvenes como la máxima aspiración de todas mis congéneres  y los cuerpos de esas musas como aquello a lo que todas las mujeres debiesen aspirar.  Esos oscuros objetos del deseo, inalcanzables y casi etéreos.  

Hoy, cerca de la quinta década he "descubierto" algo tan evidente que me da vergüenza no haberlo visto antes: que las belleza de las mujeres mayores de 50 años es algo que ha pasado inadvertido. La moda, la cultura, el lenguaje y la construcción social de nuestros días  ignora a las mujeres con canas, con cuerpos de mujeres de su edad y se les dedica poco espacio no sólo en el mundo de la moda, sino en nuestra cultura.  Los diseñadores piensan en las ninfetas de 18 años cuando hacen sus pasarelas. ¿Y las demás? 

Nada resulta más deprimente que mujeres de cincuenta o sesenta años vistiendo con ropa y moda de jovencitas de 25 para parecer más jóvenes. Nada es más seductor que una mujer que lleva bien puestos los años y sus experiencias a cuestas, a la moda y en un estilo muy suyo. 

Me   he descubierto buscando y leyendo últimamente mucho al respecto y con un enorme interés.  ¿Qué piensan otras mujeres de mi edad? ¿Aquellas que ya rebasaron esta línea de tiempo y  que se ven tan bien, vitales y cómodas en sus cuerpos y en sus respectivos años?  ¿Cómo cuidar la salud a partir de que tus hormonas han cambiado y ya tienes o estás a punto de que la menopausia llegue a tu vida? ¿Cómo se expresa y vive la sexualidad en estos momentos?  Es cierto que los temas tabú empiezan a quedar atrás y la vida se torna mucho más sencilla pues lo complejo estorba en el disfrute del futuro que ya llegó.  ¿Cómo se combinan la vida personal y la profesional a partir de este momento? ¿Por qué hay tan poco escrito al respecto? ¿Por qué un grupo tan importante es invisible en la toma de decisiones, en el mundo laboral,  en los medios de comunicación, en el ámbito digital, en el entorno financiero, en los movimientos sociales? 

Bien decía Gloria Steinem que las mujeres de 60 años viven una marginación mayor que los grupos tradicionalmente aislados como las minorías étnicas y raciales en Estados Unidos. Me parece que la realidad no es única de su país y que en otras latitudes podemos contar la misma historia. 

Les invito a acompañarme en esta nueva aventura y a descubrir los matices de esta nueva década.
Experiencias, reflexión e información al respecto, siempre bienvenidas. 

 

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Maria G. Albert ha dicho que…
Calu,
Es una excelente reflexión y te quiero compartir que yo fuí víctima de descriminación por ser mujer y por tener más de 50 años. Me despidieron con el argumento de que había recorte y éramos prácticamente mujeres y de más de 50. Claro! el factor político influyó en el 2000, pero fue indiscrimiando.
LaClau ha dicho que…
Querida Guadalupe,
Gracias por dejar tu comentario y por pasar por aquí. Te entiendo perfecto y lo imagino. Ha sido tan sencillo querer borrar de un plumazo a las mujeres de más de 45... ¡con todo el talento, experiencia y sabiduría que llevan a cuestas!
Es mucho lo que tenemos que hacer, y eso -lo confieso- me emociona y compromete aún más.
Te dejo un beso y gracias por pasar por aquí.
LaClau
Malupi ha dicho que…
Hola Clau,
Muchas Felicidades por tus 50!
En general estoy de acuerdo con tus posts, pero la verdad es que este me brincó un poquito.
Aunque estoy de acuerdo que una mujer que lleva sus años con orgullo es muy atractiva, y que el conocimiento,la vida y las experiencias nos enriquecen, el comentario acerca de aquellas que se visten como jovencitas me pone incómoda.
Creo que las mujeres de cualquier edad ya tenemos bastante con que los medios, y la sociedad en general nos juzguen por la forma de vestirnos sin que nosotras mismas nos tiremos piedras. Cada quien que se vista como se sienta segura y confiada, como se guste a ella misma, como quiera verse reflejada en el espejo que al final de cuentas es lo que importa, no es lo que visto ni como me veo, sino como me siento.
Conocí a una señora ya mayor de unos 74 años con un mechón rosa en el pelo, no rosa pálido, no, rosa mexicano y cuando le dije riendo que me gustaba su mechón me dijo "¿verdad que es divertido?"
No lo hacía para sentirse joven sino para divertirse, me encantó, igual un día de estos me encuentras con el pelo pintado de azul.
Un beso!
LaClau ha dicho que…
Malupi,
Gracias por venir de visita y dejar tu reflexión. Le he dado vuelta al asunto, y hay algo muy cierto en lo que dices. En efecto, que cada quien se vista como mejor se sienta. Creo que lo que me faltó profundizar en el texto es justamente es la siguiente idea: que las mujeres maduras que quieren verse de 15, 20 o la edad que quieran, lo hagan por convencimiento y gusto, no por el imperativo de parecer lo que no son. A esta edad NO somos mujeres de 20, somos de 50.. o de la edad que sea. Tal vez lo que me mueve y en el fondo me da tristeza es el proceso cultural en el que hemos crecido en el que se nos ha hecho pensar- y sentir- que los años no van bien con las mujeres y que a lo que debemos aspirar es a vernos eternamente jóvenes, como si en cada edad y etapa no hubiera belleza en si misma. Ese imperativo casi categórico de no verse con canas, arrugas y años a cuestas (que vaya que nos han costado) tiene un costo personal, social y emocional alto.
En fin. Algunas ideas derivadas de tu reflexión y visita. ¡Muchas gracias!
Un beso de retache,
Claudia

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…