miércoles, 21 de noviembre de 2018

¡Feliz cumpleaños bloguero a mi!



Hoy hace 11 años que incursioné en la blogósfera y no tenía idea de cómo esa exploración digital cambiaría mi vida.

Mi primera entrada se titulaba ¿Por qué Conversaciones de Café? y decía esto:


"Sin duda alguna, las conversaciones de café son deliciosas, a veces más que la bebida misma. Es común encontrarnos con amig@s y preguntarnos ¿Cuándo nos vamos a tomar un café? En realidad, el café es lo de menos, lo importante es el hecho de sentarnos a conversar con una persona que tiene algo que decir y a quién nos interesa escuchar.

Lo rescatable, valioso e incomparable son esos momentos compartidos, en un lugar que nos gusta, bebiendo algo que nos encanta (y que por cierto, no siempre es un café) y disfrutando el intercambio de ideas, improvisaciones, sueños, locuras y preguntas.

¿Por qué no te sirves o preparas tu bebida favorita y te sientas a conversar? Te invito."

Nada más. Empezaba una conversación digital que, sin saberlo, sería el inicio de varias cosas importantes para mi:

  • El rescate de mi voz. Nada te da mayor fortaleza que saberte ama y señora de tu voz y tus palabras, y escribir en mi blog me reconectó con ella.  Después de muchos años de haber dejado de publicar artículos, construí este rincón de la blogósfera para plasmar mis ideas y explorar sus posibilidades.
  • Fundé Mujeres Construyendo. Después de un  tiempo de navegar en la blogósfera, me di cuenta de que faltaban en ella voces de mujeres en español. Había encontrando un número importante de mujeres blogueras en inglés, pero en español la mayoría eran hombres. Al no encontrar un espacio de convergencia de voces femeninas aquí, decidí crearlo, y este es básicamente el origen de la plataforma de difusión de contenidos de mujeres que es Mujeres Construyendo.
  • Reconexión con el mundo. Si algo tiene internet es que te permite descubrir personas, proyectos, iniciativas más allá de las fronteras.  Esa posibilidad me fascinó y me permitió conectarme con personas que hoy soy importantes en mi vida y que hacen cosas fantásticas, como Raimon Samsó, también me abrió la posibilidad de seguir aprendiendo y tomando clases online, de poder comunicarme con expertas y expertos en mis temas de interés. En el mundo analógico, esta cercanía era poco probable, difícil y llevaba más tiempo.
  • Activismo digital. Esta ha sido, probablemente, una de las cosas que encuentro más útiles y valiosas del potencial de internet en general y de los blogs en particular: la posibilidad de impulsar y promover causas y sumar voces en diferentes latitudes. Me he embarcado en y  promovido  muchas causas que han hecho una diferencia: desde causas que promueven el respeto y la defensa animal, hasta la promoción de la igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres, hasta campañas y "caravanas" digitales a favor de la democracia.
  • Acercamiento a la innovación. Inevitable era que con el tiempo terminase vinculada al ecosistema mexicano y global sobre la innovación.  Si eres medianamente inquieta y te gusta explorar posibilidades e investigar lo que sucede en el mundo, terminas por ser innovadora o por lo menos, vincularte a ese fantástico mundo.  Esto me pasó, y sin duda, se trata de una de las realidades que más disfruto y en la que aprendo todos los días.

En fin, 11 años después sigo entusiasmada con las posibilidades que internet y los blogs representan como herramienta de desarrollo y crecimiento para las personas, para las niñas y  mujeres  en particular y para las sociedades en conjunto. Remontar la brecha digital de género es necesario para abrirle posibilidades de crecimiento y decisión a la mitad de la población del planeta y para ampliar las posibilidades de desarrollo y productividad de los países.

Así que ¡feliz cumpleaños bloguero a mi! Agradezco todo lo que he aprendido en estos once años y lo que aún me falta.  ¡Que viva la blogósfera!




Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @laclaucalvin

lunes, 12 de noviembre de 2018

Ser mujer e innovadora



Estoy regesando de Colombia, fui invitada por CAF (Banco de Desarrollo de América Latina)  a participar  en su foro anual sobre Innovación y productividad para el desarrollo. Participé en el panel sobre el papel de las industrias creativas en la productividad y sobre casos de éxito. Querían que hablara sobre Mujeres Construyendo, lo cual me dio mucha emoción. 

Han pasado prácticamente 11 años desde que Mujeres Construyendo empezó como una idea en mi cabeza cuando no encontré mujeres en la blogósfera en español y después de mucho investigar y darle vueltas al asunto, decidí crear un lugar de convergencia de voces femeninas en la red.  Este trayecto ha estado lleno de aprendizajes, sinsabores, experiencias, errores, aciertos y descubrimientos. Nunca me hubiera imaginado en quién me convertiría a lo largo de estos años gracias a esa iniciativa, a ese sueño, a esa idea. 

Para mi fue algo completamente nuevo hacerme emprendedora, sobre todo cuando mi trayectoria había sido durante casi 18 años como funcionaria gubernamental. Cuando decidí dejar aquello atrás y lanzarme a un sabático, el resultado fue mi descubrimiento de internet y su potencial. Antes de eso, no formaban parte de mi mente.  De hecho, Conversaciones de Café cumple 11 años este noviembre, y fue mi primera incursión en internet y mi autodescubrimiento como generadora de contenido en la red. 

El camino no ha sido sencillo, pero no lo es para quien se reinventa. Te mueven la pasión, la curiosidad, el interés, la emoción del descubrimiento.  ¿Yo innovadora y emprendedora? Nunca me visualicé así, simplemente me puse a hacer lo que había pensado y a buscar la manera de darle vida a aquello.  Hoy veo que si, que emprendí una idea y que innové.  En el momento me sentí sola, muy sola, pero creo que eso le sucede a quienes son las primeras personas en hacer algo. Parecen locos en el desierto. Así me sentí. Recuerdo que una conocida me dijo que  alguien ya había intentado hacer una comunidad de mujeres online y que no lo había podido hacer porque había muchas cosas en contra.  Si me hubiera puesto a pensar todo lo que no podría funcionar jamás lo hubiera intentado. Es la ceguera de la ignorancia y también el empuje de la emoción. ¡Qué bueno que no lo pensé y que la ignoré! 

Para aventurarse en estos andares hay que ser resiliente también y muy tenaz (o necia). Soy todo eso. Descubrirme resiliente me ha gustado, y creo que he sido siempre.  He tenido incontables descalabros en el camino de la vida (si no los hubiera tenido a los 52 años sería para sentir pena por mi misma), pero no me he quedado en ellos. Me he lamido las heridas, por períodos largos y cortos, pero no me he quedado en ellas.  También he sido constante, o necia.  ¡Qué viva la necedad! Sin ella las personas no lograrían cosas. La tenacidad es una gran cosa, sin ella no logras nada. ¡Cuántas buenas ideas en la historia de la humanidad se han quedado en eso -en ideas- porque no han sido acompañadas por una actitud tenaz! Dicen que la fe mueve montañas, yo digo que la tenacidad también. 

Lidiar con el fracaso también es algo necesario en este camino del emprendimiento y la innovación. No sé por qué en nuestra cultura los errores son vistos como tragedias sobre las que no hay que hablar. Yo no conozco a una sola persona que sea feliz y exitosa que no se haya equivocado  en innumerables ocasiones.  Si vemos los errores como aprendizajes necesarios del camino, tal vez empecemos a darles el valor que tienen y a presumirlos como parte de nuestra historia.  No son algo para avergonzarse. Si dan pena a veces, lo entiendo y me ha pasado, pero sin ellos no hubiera tenido los aciertos posteriores.  En todo caso,  hay que abrazarlos como parte del éxito, porque eso es lo que son.  

Fue una experiencia muy valiosa la que viví en Bogotá. Aquí les dejo el video de nuestro panel para que le den un vistazo. Mis colegas tienen historias muy interesantes y vale la pena escucharles. 




¿Me cuentas tu historia de éxito? Me interesa conocerla. 

Saludos y buen inicio de semana. 

Claudia



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV

jueves, 27 de septiembre de 2018

Tomando vuelito a la mitad del camino



Este alto del camino ha sido largo, de meses. Nunca había dejado de escribir tanto en mi blog. 
¿La razón? La necesidad de silencio y pausar un rato. 

La verdad es que la inesperada mudanza ocasionada por el temblor del 19 de septiembre del año pasado, aunada a la explosión en mi condominio ocasionada por la negligencia de la compañía de gas en enero, me han puesto a girar en otra dimensión. Mi cerebro se pausó durante meses y creo que la explosión de enero me reconectó -las neuronas- y con el mundo. Paradojas de la existencia. 

Han pasado muchas cosas en estos meses. Todas buenas, la mera verdad. Lo que siento es una enorme sensación de agradecimiento por estar viva y por tener tantas cosas que hacer. Sobre todo, hacer cosas que me apasionan, motivan e incentivan. 

Para variar, cada 10 años me da por reinventarme  y en esta década no estoy viviendo una excepción. Estoy desarrollando varios proyectos, uno de ellos tiene que ver con este espacio de la blogósfera. Pronto nos mudaremos de casa, pero "Conversaciones de Café" seguirá reloaded. Ya cumpió 11 años, y también le toca una renovación, como a su editora/creadora. Ya les contaré. 

Por lo pronto, sin entrar en detalles, sólo puedo decir que este 2018 ha sido un año lleno de sorpresas, proyectos y reflexiones. Ya les iré contando, pero por lo pronto, les enseño una listita de algunos: 

  1. Conectadas. Maravilloso colectivo de mujeres en el mundo de las telecom, internet y las TIC. 
  2. Mujeres en Temas Globales. Mujeres internacionalistas reconociéndose. 
  3. Libro en proceso (muy emocionante asunto).
  4. Nuevo proyecto profesional (pues no tan nuevo, pero tiene que ver con una nueva perspectiva de las cosas. ¿Ven? Por eso las pausas y los silencios son tan imporantes).
  5. Salud prioritaria. Más que nunca. 
  6. Despedida de mi Morgan. Partió este año mi segundo gathijo. Nostalgia y añoranza. 
  7. Club del Libro a todo lo que da. Queridas amigas, maravillosas lecturas y mucha inspiración. 
  8. #TuVozCuenta  y cada día más. Campaña permanente de Mujeres Construyendo y leitmotiv en este momento de mi vida. 
  9. Innovación. Qué curioso que después de los cincuenta me ha dado este nuevo aire. A much@s colegas les da por instalarse en lo conocido y a mi me da por andar de exploradora. 
  10. Digital Detox. Si. Siendo toda una evangelista digital, he decidido darme un #digitaldetox. Me gusta la convivencia del mundo analógico. Me gusta mirar a las personas a los ojos. Adoro las TI y la conexión digital, pero no 24/7. En horarios y por momentos.  
  11. Estudiar. Bueno, esto tampoco es novedad. Siempre lo he hecho. Ahora hay temas nuevos: finanzas, masculinidades, negocios, entre otros. 
  12. Elecciones en México. Resultado no esperado (para mi) e incertidumbre.  Espero que a AMLO le vaya bien para que al país le vaya bien. Sobreviviendo aún los resultados de la (poco amable) campaña.
  13. Mundo inexplicable. O mejor dicho, las causas que explican al mundo hoy, son tan diferentes a las que lo explicaban hasta hace un par de años. 
  14. Con calma porque llevo prisa. La frase lo dice todo. 
  15. Viviendo el aquí y ahora. Así nada más. 

Esto es parte de lo transcurrido desde el último post. Sólo parte y una de las razones para tomar vuelito a la mitad del camino. 

Ya iré contando más sobre lo que viene y platicando en torno a las necesarias, más que nunca, Conversaciones de Café. 

Ustedes ¿Cómo van en este segundo semestre del año?






Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau Instagram: @ClaudiaCalvinV