Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?

"No te puedes ir antes que el jefe (o la jefa)", "Se ve mal que te tomes mucho tiempo para comer", "Si llegas antes y te vas después haces puntos". Estas son sólo tres de las muchas frases que se escuchan en los pasillos de muchas oficinas, la primera -sobre todo- en las oficinas de gobierno. 
Crecí en un ambiente laboral en el que nadie osaba irse antes de que el jefe se fuera. Si él convocaba a junta a las 8 de la noche, después de haberse ido a comer 4 horas y llegaba a las 7:30 de la comida y se le ocurría convocar a esa hora, impensable decir que no. Los desayunos de trabajo solían extenderse de la misma manera: empezaban a las 9 de la mañana ( a las 8 nadie llegaba) y salían a las 11 de la mañana, lo que hacía que el inicio de la jornada laboral iniciase alrededor de las 11:30.  Después pasé por una fase un poco más estresante, en donde todos los días tenía reunión de equipo a las 8 de la mañana (sin considerar que a las 7 am, cuando ibas rumbo a l…