Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

El Poder del "Por qué"

Interesante reflexión sobre el valor de esta elemental pregunta ¿Por qué?
¿Por qué unas personas tienen éxito y otras no? ¿Por qué las cosas no me salen como quiero? ¿Por qué la vida es como es? ¿Por qué a unas personas les va de cierta forma y a otras diferente?
Tal vez la explicación esté en el Círculo Dorado del que nos habla Simon Sinek en este video: ¿Por qué, cómo y qué?



¿Qué les parece?

Un instante de ternura

No sé si yo di con esta imagen, o ella dio conmigo. En todo caso, me quedé muda y profundamente conmovida y quise compartirla en este lugar. Hay momentos de ternura que resulta absurdo querer describir, simplemente hay que sentirlos.

La paciencia es un arte

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea. Benjamin Franklin
Imagen:nadaesotodoloquepuedodar

Combatir a nuestros enemigos internos

El verdadero practicante debe ser un soldado que combate incesantemente contra sus enemigos interiores. Dalai Lama
Imagen: zonameditación

Sobre el valor de nuestros enemigos

Se dice que nuestro enemigo es nuestro mejor maestro. Al estar con un maestro, podemos aprender la importancia de la paciencia, el control y la tolerancia, pero no tenemos oportunidad real de practicarla. La verdadera práctica surge al encontrarnos con un enemigo. Dalai Lama

Sobre la costumbre de casarse y otros miedos. Elizabeth Gilbert (3)

Finalmente, concluí la lectura del libro Comprometida de Elizabeth Gilbert. Comenté en las entradas anteriores (Comentemos el matrimonio y el Matrimonio como deporte extremo) que la autora nos lleva de paseo en la historia por el concepto de este contrato (qué es sino un contrato que ha transitado por lo religioso y lo civil en la historia) y nos obliga a pensar en nuestra propia visión cultural, histórica y personal sobre el tema.
¿Por algunas le tenemos tanto miedo? ¿Por qué otras tenemos tantas ganas de contraer matrimonio? ¿Por qué otras mujeres tenemos dudas sobre casarnos por segunda ocasión? ¿Por qué es un hecho tan importante en nuestra sociedad y cultura?
Los títulos de los capítulos subsecuentes son indicativos del camino que desarrolla Gilbert en su obra:
C. 4 El matrimonio y el enamoramiento C. 5 El matrimonio y las mujeres C. 6 El matrimonio y la autonomía C. 7 El matrimonio y la subversión C. 8 El matrimonio y la ceremonia
Si bien la autora navega por las ve…

Gente que sólo es gente de sociedad

Hay gente en sociedad que solo es gente de sociedad, lo que es lastimoso. Francois Mauriac

Vístete de buen humor

El buen humor es el mejor traje que se puede vestir en sociedad. William Thackeray


Imagen: Corbis.

Desde el aeropuerto

Pocos lugares tan únicos para ver personas como un aeropuerto. Todo tipo de rostros, actitudes, vestimentas, idiomas y visiones.
El común denominador de todos, un avión y el tiempo. Actividades, palabras, pasos organizados en función del despegue de un vuelo que los llevará a un destino con resultados inciertos, aunque estén planeados. Pasos apresurados de un vuelo que aterriza y les avisa que su objetivo, al menos inicial, se ha cumplido.
Gente que camina hablando por teléfono. Personas que viajan juntas pero cada una se comunica con alguien más mediante su Blackberry o su iPhone. Miradas absortas en el recorrido interno de las ideas. Ojos que ven sin ver. Saludos que se olvidan en cuanto son dichos.
La mirada de un hombre cuyo rostro revela setenta y tantos años y la mía se cruzan. Ambos sonreímos, observamos lo mismo. Nos congrega la misma sala de espera, las señoritas que amablemente nos ofrecen algo de beber o alguna botana para acompañar las manecillas del reloj. Toma un whis…

¿Alguien puede detener el tiempo por favor?

Hay días que son así: veloces, imprevistos, ajetreados, irreverentes, inesperados, intensos, contradictorios, inefables, emotivos, desesperantes, interminables y a la vez, finitos.
A punto de terminar una jornada en la que han pasado por mi cabeza millones de palabras vinculadas a temas y quehaceres diversos: desayuno, gatos, comida, preparativos, conferencia, diplomacia, twitter, blogs, plan de negocios, inglés, francés, protocolo, power point, keynotes, email, prisas, cv, caminata, esoterismo, belleza, vanidad, maleta, amigos, corazón, nostalgia, emoción, planes, viajes, vestidos, anillos, aretes, limpieza, bancos, contabilidad, llamadas, citas, agenda, círculo de lectura, libros, revistas, pulseras, uñas, perros, página, diseñadores, cambios, propuestas, invitaciones, proyectos, comprobantes, planeación...ufff.
¿De todo esto se saca una realidad? Si. Información al por mayor en una sola cabeza. ¡Y pensar que sólo empleamos el 5% de nuestra mente! El resto de la información está en …

Un gato perdido en la poesía de Baudelaire

El gato Charles Baudelaire
En mi cerebro se pasea, Como en su casa, Un lindo gato, fuerte, dulce y tibio. Cuando maúlla se le oye apenas,
Tan tierno y discreto es su timbre; Por más que su voz se apacigua o retumba, Es siempre rica y profunda. He ahí su calidez y su secreto.
Esa voz, que brota y se filtra En mis fondos más tenebrosos, Me llena como un verso numeroso Y me regocija como una pócima de amor.
Ella atenúa los más crueles males Y detiene todos los éxtasis; Para decir las frases más largas, No necesita palabras.
No, él no es el violín, instrumento perfecto, que muerde mi corazón, pero hace, más regiamente, Sonar su cuerda más vibrante
Que tu voz, gato misterioso, Seráfico gato, gato extraño, En quien todo es, como en un ángel, Tan sutil como armonioso.




II
De su piel rubia y morena Brota un perfume tan dulce, que una tarde Fui embalsamado por haberlo Acariciado una vez, sólo una.
Es el espíritu familiar del lugar; Juega, preside e inspira Todas las cosas de su imperio; ¿Puede ser un hada, un dios?
Cuando mis oj…

Un ratón en mi zapato

Quienes tienen gatos, no me dejarán mentir: su presencia en tu vida te cambia todo, desde las rutinas cotidianas hasta el decorado de la casa.
El otro día, mientras me arreglaba a toda velocidad pues tenía que salir temprano a una cita de trabajo y hacía lo que las mujeres hacemos en estos casos -preparar desayuno, dejar la casa lista, arreglarnos, peinarnos y maquillarnos al mismo tiempo- me topé con una sorpresa que me hizo reír muchísimo. Con el rimmel en la mano y mientras Leonardo Curzio daba las noticias en su programa de las mañanas, repasando en mi mente si llevaba los documentos de la junta y los últimos detalles de la presentación, intenté ponerme un zapato y no pude. ¿La razón? Un ratón de tela estaba debidamente escondido en el fondo del mismo.
Mientras, con cara de sorpresa por supuesto, hacía el intento por segunda y tercera ocasión sin lograr que mi pie se acomodara debidamente en el calzado, ocho ojos me observaban silenciosa y detenidamente. Entre miradas escrutado…