Ir al contenido principal

Desde el aeropuerto

Pocos lugares tan únicos para ver personas como un aeropuerto. Todo tipo de rostros, actitudes, vestimentas, idiomas y visiones.

El común denominador de todos, un avión y el tiempo. Actividades, palabras, pasos organizados en función del despegue de un vuelo que los llevará a un destino con resultados inciertos, aunque estén planeados. Pasos apresurados de un vuelo que aterriza y les avisa que su objetivo, al menos inicial, se ha cumplido.

Gente que camina hablando por teléfono. Personas que viajan juntas pero cada una se comunica con alguien más mediante su Blackberry o su iPhone. Miradas absortas en el recorrido interno de las ideas. Ojos que ven sin ver. Saludos que se olvidan en cuanto son dichos.

La mirada de un hombre cuyo rostro revela setenta y tantos años y la mía se cruzan. Ambos sonreímos, observamos lo mismo. Nos congrega la misma sala de espera, las señoritas que amablemente nos ofrecen algo de beber o alguna botana para acompañar las manecillas del reloj. Toma un whisky, se relaja aún más en el sillón que parece envolver su tranquilidad y dice algo a la mujer que le acompaña. Yo pongo la computadora sobre mis piernas y transcribo lo que veo.

Paradójica velocidad. Escribimos, navegamos en internet, observamos. Viajar en la carretera virtual mientras en el mundo real esperamos nuestro turno.

Caminos que convergen. Encuentros que se convierten, de manera fugaz, en un recuerdo olvidado. Instantes que casi nadie recuerda, porque nadie piensa en recordar lo que es, por definción, transitorio: el obligado paso por el aeropuerto.




Comentarios

Isabel ha dicho que…
Bien plasmado el sentir de cada uno, la vida, las prisas, los planes,... cada persona es un mundo.
Un beso
lunanueva ha dicho que…
Hola Clau, fijate que al leerte recorde que a mi me encantaba mucho observar a las personas, y escribir historias sobre ellas, medio locas, ver a alguien con los zapatos gastados e imaginar le una historia.

Era lindo crear cierto vinculo con alguien que solo te mira por segundos.

Gracias.. Excelente post.
LaClau ha dicho que…
Querida Isabel,

Nuestros mundos se cruzan, se prestan atención y se ignoran en los aeropuertos. Toda una vida en instantes.
Un beso,
LaClau ha dicho que…
Querida Lunanueva,
Cierto, tiene un lado placentero el observar e imaginar las historias ajenas. También lo hice en el aeropuerto, pero eso no lo conté!
Un beso grande y gracias por tu visita. ¿Qué café te sirvo? Es la tradición de este cafeteado blog.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…