Ir al contenido principal

¿Alguien puede detener el tiempo por favor?

Hay días que son así: veloces, imprevistos, ajetreados, irreverentes, inesperados, intensos, contradictorios, inefables, emotivos, desesperantes, interminables y a la vez, finitos.

A punto de terminar una jornada en la que han pasado por mi cabeza millones de palabras vinculadas a temas y quehaceres diversos: desayuno, gatos, comida, preparativos, conferencia, diplomacia, twitter, blogs, plan de negocios, inglés, francés, protocolo, power point, keynotes, email, prisas, cv, caminata, esoterismo, belleza, vanidad, maleta, amigos, corazón, nostalgia, emoción, planes, viajes, vestidos, anillos, aretes, limpieza, bancos, contabilidad, llamadas, citas, agenda, círculo de lectura, libros, revistas, pulseras, uñas, perros, página, diseñadores, cambios, propuestas, invitaciones, proyectos, comprobantes, planeación...ufff.

¿De todo esto se saca una realidad? Si. Información al por mayor en una sola cabeza. ¡Y pensar que sólo empleamos el 5% de nuestra mente! El resto de la información está en el 95% restante siendo procesada en el subconsciente. ¿Cómo será ese universos? Habrá que buscar a Leonardo DiCaprio para que nos lleve de viaje por nuestros sueños y nos permita ver, al más puro estilo Inception, qué pasa en nuestro interior. Ironía de ironías: algo que forma parte de nosotros y nos define...y lo desconocemos. Aprender a soñar será el próximo objetivo, y a viajar por mis sueños.

Bueno, es hora de dejar de divagar y seguir sumando palabras para el diccionario interno. ¿Acaso no termina el inconsciente por crear sus propias definiciones e interpretaciones de lo que vemos, escuchamos, percibimos, hacemos y vivimos?



Comentarios

Carlos G Garibay ha dicho que…
El monólogo interno nunca termina, mi estimada. Hay que alimentarlo y dejarse llevar por el. Quizás algún día encontremos muchas respuestas allí.

Creo que más bien hay que registrar muy bien los momentos que nos hacen sentir bien porque, contrario a tu deseo de detener el tiempo, son los que más velozmente se escurren entre las manecillas.

¡Un abrazo!
Carlos G Garibay ha dicho que…
Vaya, repetí muchas veces la palabra bien... ¡que bien!

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…