Ir al contenido principal

Javier Sicilia: Hemos llegado hasta aquí


"Hemos llegado a pie, como lo hicieron los antiguos mexicanos, hasta este sitio en donde ellos por vez primera contemplaron el lago, el águila, la serpiente, el nopal y la piedra, ese emblema que fundó a la nación y que ha acompañado a los pueblos de México a lo largo de los siglos. Hemos llegado hasta esta esquina donde alguna vez habitó Tenochtitlan -a esta esquina donde el Estado y la Iglesia se asientan sobre los basamentos de un pasado rico en enseñanzas y donde los caminos se encuentran y se bifurcan-; hemos llegado aquí para volver a hacer visibles las raíces de nuestra nación, para que su desnudez, que acompañan la desnudez de la palabra, que es el silencio, y la dolorosa desnudez de nuestros muertos, nos ayuden a alumbrar el camino...."

Así empieza el discurso que hoy dio Javier Sicilia en el Zócalo de la Ciudad de México, ese lugar que representa el centro de la vida y la muerte, el encuentro y el desencuentro de nuestro país, de nuestra identidad, de nuestro ser.

Hoy, el Zócalo atestiguó una vez más la presencia de los ciudadanos sin partido, con dolor, con derecho a la esperanza y a la paz. Sintió las pisadas de miles de personas que no saben a quién recurrir porque los garantes de su seguridad les sugieren vivir tras las rejas de sus casas mientras quienes deberían estar tras las rejas de la cárcel caminan impunemente planeando su próximo atraco, secuestro, asalto....

Hoy, los ciudadanos se unieron al dolor de un hombre, de una mujer, de muchos hombres, de muchas mujeres que hemos vivido en carne propia los atropellos de la violencia, la injusticia, la falta de estado de derecho y la falta de respeto a la dignidad humana.

Hoy, muchos mexicanos nos dimos permiso de soñar con el amor y con la paz, de imaginar un país en el que la voz de quienes no tienen poder sea escuchada, en el que el silencio que amordazó la vida de muchos inocentes se convierta en sonido de esperanza.

La pregunta es: ¿por dónde empezamos? Basta de diagnósticos, de Planes nacionales de desarrollo, de propuestas de campaña. Existen de sobra: falta voluntad para cambiar, para dejar de percibir ganancias extras por resolver casos y sentencias inexplicables, para construir un país igualitario y equitativo.

¿Habrán escuchado los partidos políticos y sus líderes camaleónicos lo que se dijo hoy? ¿Lo que significó este día? ¿Estaremos los ciudadanos dispuestos a pisar con la fuerza con la que recorrieron hoy los marchistas -que nos representaron a muchos- cada día a favor de la reconstrucción de un país, de un México que nos garantice paz y nos devuelva la esperanza?

¿Podremos los mexicanos recuperar Ciudad Juárez y así, recuperar la fe en nosotros mismos?


Pueden ver íntegro el texto de Javier Sicilia aquí.







Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…