Ir al contenido principal

El sonido de una tarde lluviosa

No recuerdo cuándo fue la última vez que una tarde lluviosa transitó por mi corazón y me dejó sentir la humedad de sus gotas, el silencio escondido detrás del "clip, clap, clip" del agua y la paz lista para salir al finalizar el torrente y el granizo. 

Lluvia caprichosa que inunda una parte de la ciudad y permite que el sol se pose esplendoroso y cínico sobre las copas de los árboles y los ladridos juguetones de los perros en el parque en otra zona de la misma. Crónicas simultáneas  en la misma metrópoli y narradas con palabras distintas. 

Imagen: Christianinghana 

Transité como turista del clima,  de la calle de los granizos al verde soleado en menos de 20 minutos. Las llantas de mi coche rodaron con calma sobre el camino de espejos mojados del pavimento urbano y llegaron al rosa texturizado de una calle seca que culiminaba en el verde del pasto junto al azul cerúleo de la fuente recién limpiada.  Espacio de niños ausentes, para fortuna de las carreras caninas y de sus dueñas. 


Lluvia inspiradora, que podría haber pasado como una tarde más de finales de marzo y que se encontró atrapada aquí, en un rincón de mi vida y de ese espacio que existe y que nadie sabe bien a bien en dónde se encuentra,  al que llamamos internet. 

Lluvia que hace que suenen los cascabeles acompañados de maullidos pues los truenos aparecen de la nada e interrumpen el plácido sueño de pequeños y mágicos seres que habitan mis espacios y que forman parte de la calma, la paz y los torrentes de una existencia indefinible. 

Así son los sonidos de una tarde lluviosa.



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…