viernes, 15 de agosto de 2014

Tomando un café con mis miedos

Hoy me senté a tomar un café con mis miedos. ¿Será asunto de la edad? Los miedos me dan miedo (para eso son), sin embargo, no me paralizan como antes y me gusta verlos a la cara.

Desconozco la razón por la cual desde niñas nos inculcan que el miedo es terrible, algo que uno debe evitar a toda costa y que cuando aparece, hay que huir de él. Como si el miedo fuese a desaparecer solito y como si sólo pudiera uno hacer las cosas cuando éste se va, pero como nunca desaparece sólo y uno espera a que se vaya para hacer algo… sucede que el resultado de esta absurda lógica son la parálisis y la frustración.

¿Los valientes no tienen miedo? ¡Falso! Los y las valientes son esas personas que actúan a pesar de sus miedos. El príncipe valiente es una creación que le ha hecho mucho daño a nuestra sociedad. (¿Por qué no una princesa valiente, por cierto?) Jamás tiene miedo, siempre gana y se enfrenta a los demonios más horribles que la imaginación pueda crear. ¿Hay alguien así en la vida que no sea psicópata?

El miedo es algo muy sano en la vida. A los animales les alerta y ayuda a tomar precauciones. Es una herramienta de supervivencia que traemos incluida a la nacer y nos ayuda a sobrevivir. El miedo alerta los sentidos y nos obliga a tomar precauciones. El problema es que en nuestra compleja sociedad muchos de los miedos son infundados y respondemos a ellos como si nuestra existencia misma fuese de por medio.

Respondemos con la misma actitud ante una amenaza de muerte que ante una creencia… y así vamos por la vida, sin cuestionar las creencias que nos dan miedo. Les damos vida, peso y sobre todo, poder sobre nosotros y nosotras.

Hoy, con una taza de café con leche conversaba con mis miedos, y los encontré…. tan subjetivos, tan absurdos, tan familiares, tan históricos, que no pude evitar darles un abrazo.

En este ejercicio conversacional y un poco para exorcisarlos y ayudarles a decir adiós. inicié una charla en tuiter con el hashtag #mismiedos y encontré respuestas de todo tipo. Al final del camino, todas las personas hemos sentido miedo y lo hemos enfrentado de una u otra forma. Nadie es impasible ante él.

Este fue el inicio de la conversación desde @LaClau: Estoy escribiendo un post sobre las diferentes maneras que tenemos las personas para enfrentar nuestros miedos. ¿Me cuentas cómo le haces?

La primera respuesta fue: Platico con él y le cuento mis miedos. Decirle que es parte de mi y es importante que significa mucho y agradezco esté conmigo y me cuenta que sin mi no existiría… (@madoming63).

No podía faltar la filosofía Jedi ante la pregunta: “Fear is the path to the dark side. Fear leads to anger. Anger leads to hate. Hate leads to suffering.” (@pablolozano) y hasta la complementaron por ahí con sonido y todo: ‪youtu.be/kFnFr-DOPf8 (@hdelamadrid).

Otras personas escriben sobre sus miedos para ponerles nombre y analizarlos en crudo, planear como enfrentarlos y desaparecerlos. (@arelytm76)

Para algunas otras que sean las 7:30 pm y no tener plan resulta aterrador (‪@miss_coffee_cup‬) y sobre todo ¡si es en quincena!

Hay quienes les dan vueltas y de repente, sin más, en plena resignación, se lanzan al vacío (@monirios2) o se ponen a desmenuzarlos, e imaginan el peor de los escenarios y hacen que desaparezca (@Lommx).

En resumidas cuentas, hay tantas maneras de vivir, enfrentar y lidar con el miedo como personas en el planeta.

Creo que nunca mejor aplicada podría ser la frase: por sus miedos les conoceréis.

Y tú, ¿cómo lidas con ellos?


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Imagen: Morgue files. Hotblack

4 comentarios:

Jose R. dijo...

A mí me pasa al contrario, cada vez me paralizan más mis miedos. Creo que mis miedos han cambiado desde que fui padre y evolucionó mi manera de pensar. Ahora temo por muchas cosas que antes no temía. Hasta temo porque se rompa mi cafetera nespresso porque como a muchos lectores de este blog, me gusta conversar con un café

LaClau dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LaClau dijo...

Hola José,
¿Por qué te paralizan más tus miedos? ¿Qué haces cuando ello sucede? Cuéntame sobre el cambio de tus miedos.
Yo no tengo cafetera nespresso, pero te puedo hacer un cafecito de olla delcioso.
Saludos.

Jose R. dijo...

Supongo que me afectan más mis miedos porque ahora ya no pienso solo en mí, me siento responsable de mis hijas y me cuesta más tomar un riesgo porque siento que les puede afectar de un modo u otro. Por eso me paralizo más, porque me cuesta más tomar riesgos.
Agradezco ese café ;-)

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol