Ir al contenido principal

5 razones para despedir feliz el 2015

¡No lo puedo creer! Un año más que se va a toda velocidad. ¡Adiós 2015! ¡Bienvenido 2016! 

No recuerdo haber despedido un año tan contenta y en paz como éste. Si, lo despido con muchísimo gusto, sin nostalgia y con aceptación. ¿Será que me estoy haciendo vieja? (Debería decir: ¡Mas experimentada!)

Si tuviera que hacer una lista de cosas que me hicieron feliz este año, sería enorme. Siendo práctica, me limitaré a las 5 cosas que me hicieron muy feliz este año y por las que despido con enorme agradecimiento de este 2015. 

1. La vida me ha sonreído. Me ha sonreído de muchas maneras: en lo personal, profesional, familiar.  Posiblemente la sonrisa no llegó sola, la busqué, pero eso ha sido lo lindo. Esas sonrisas han sido también producto del esfuerzo de años y este año los frutos aparecieron. Tal vez debería reparafrasear este inciso: la vida me sonrío, pero contribuí a que me sonriera. 

2. Las causalidades se sincronizaron. ¡Si! Después de buscar casa durante varios años, apareció la que buscaba sin esperarlo y estoy en proceso de habitarla. Más de 1460 días de búsqueda y llegó sin avisar. ¡Era para mi y para mi familia cuadrúpeda! ¡Fantástico!

3. Aprendizajes laborales. Nada me resulta más enriquecedor que los aprendizajes inesperados y aquellos que se dan a través de las pequeñas grandes cosas. Siempre digo que el diablo está en los detalles, pero también los pequeños cielos. La suma de cosas cotidianas este año ha sido profundamente enriquecedor. Todo aquello que te mueve de tu zona de confort te obliga a repensar tu lugar en el mundo.  Ello siempre, siempre,  es una oportunidad de crecimiento. Este 2015 fue abundante en ese terreno. Debo añadir que me divertí muchísimo este año en el trabajo. Es un plus.

4. Viajes. Así sin más.  Desde que tengo uso de razón, viajar es un motivo de felicidad en mi vida.  Este año los viajes han sido  aleccionadores, interesantes, productivos y gratificantes. La mayoría han sido laborales y con muy buenos resultados, pero el contexto, la circunstancia y la actitud han hecho de cada uno de ellos una gran experiencia. Contentísima con los nuevos suelos -y algunos ya viejos conocidos- que he pisado.  

5. El amor. ¡Por supuesto que no podía faltar! Mi corazón está que explota de felicidad. El amor ha tocado a mi puerta en muchos sentidos. Con los años me he dado cuenta de las infinitas posiblidades que esa latente y poética víscera puede producir y ahora lo corroboro. Las despedidas me han enriquecido y me han llenado de agradecimiento y los encuentros me han instalado una sonrisa incontenible. Los quereres se han aparecido con infinitos rostros: viejas amistades, familiares queridos y no vistos durante años, seres pequeños que maullan y ladran, hermanas de sangre y hermanas y hermanos por elección.  Quiero y soy querida. ¿Se puede pedir algo más? 

En fin. 

Encuentro que las personas, por una razón que sigo sin descifrar, cuentan y comparten con gran facilidad los sinsabores de la vida. No me escapo de ello. Mi pluma navega con gran fluidez por la hoja en blanco cuando de denunciar se trata, pero me guardo las cosas positivas que también me suceden y vivo.  Hoy lo quiero hacer diferente y me encantaría que me contaras también las cosas valiosas que te sucedieron este año. ¿Te animas?


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

RECOMENZAR ha dicho que…
Un placer conocerte Te he encontrado en la madrugada del final del año Bello tu blog
Angie ha dicho que…
Querida Clau
Este año fue maravilloso, tuvo de todo, amor, lágrima, viajes, azúcar, cómplices, aventura y algo que estoy descubriendo en este momento: me tiene a mi en el descubrimiento "de mi".
Gracias por compartir tus 5 grandes del año. Un abrazo y que gusto coincidir en este 2015.
LaClau ha dicho que…
Gracias Recomenzar. Maravillosa coincidencia de madrugada. Un abrazo y todo lo mejor.
LaClau ha dicho que…
Querida Angie,
Si que fue un año maravilloso y coincidir contigo lo hizo fantástico. ¡Gracias por tu contagioso entusiasmso!
Un abrazo enorme,
Claudia
MuCha ha dicho que…
cuanto mas te leo mas me gusta ka simplicidad maravillosa de tus escritos
LaClau ha dicho que…
MuCha,
Gracias por tu visita y comentarios. Espero verte seguido por aquí. ¿Qué cafecito te sirvo?

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…