Ir al contenido principal

Lecciones de vida


Es increíble descubrir que la vida nos envía mensajes de las maneras más inesperadas cuando menos lo imaginamos. Hoy, en medio de un día muy activo, me encontré enojada porque la pintura que el taller "arregló" en mi coche después del accidente que les platiqué hace más de un mes se está cuarteando y porque en uno de los estacionamientos en donde dejé mi vehículo le dieron un golpe y no me di cuenta sino hasta que salí.

Le comentaba esto a una persona especial que tiene siempre una gran actitud ante la vida y cuya sabiduría interna es envidiable. El, con una inmensa sonrisa, simplemente me dijo: "No le dediques más tiempo y energía a esta cuestión. Es una de las realidades a las que nos enfrentamos por tener coche y conducir en esta ciudad. Resuélvelo y sigue con tu vida". Me quedé callada observándolo.

¡Cuánta razón! Me di cuenta en ese instante cómo un detalle menor hace que pierda la dimensión de las cosas y que haga grande, grande, grande lo que en realidad no tiene valor y las cosas valiosas, nutritivas y enriquecedoras se queden en un segundo plano. Le doy mi energía a las cosas que no hacen que sea una mejor persona y le resto atención y valor a todo aquello que me enriquece. Hoy tuve presente, hasta ese momento, la molestia de la pintura y del golpe a mi coche y hasta ese instante me dí cuenta de lo enriquecedor y lleno de experiencias había sido este día y no lo había reconocido.

¡Vaya lección!

Imagen:ojodigital

Comentarios

América ha dicho que…
Hola mi querida amiga.

Así es,recibimos mensajes pero hay tanto ruido en nuestro interior que no escuchamos,conversar con tu amigo no es otra cosa del ejemplo de lo que implica valorar lo importante en la vida,por supuesto la molestia tiene su lógica,la dimensión como apuntas es lo importante,me ha encantado ese mensaje que seguro me acompañará todo el día.

Un café,un profundo suspiro y disfrutar de un día más con sus aciertos y bemoles.

Un fuerte abrazo y un beso!
LaClau ha dicho que…
Querida América,
Tienes toda la razón, esos son los bemoles, acentos y realidades de todos los días, y la gran diferencia radica en lo que decidimos hacer con lo que vivimos. Eso es lo que nos hace ser quienes somos, básicamente, y lo que define en los seres que nos vamos convirtiendo cotidianamente.
Te dejo muchos besos,
Anónimo ha dicho que…
Hola Clau:
Aunque un poco tarde, paso nuevamente por tu blog!
Sabes, hay quien dice que los problemas, son en realidad una gama infinita de nuevas posibilidades, para encontrar soluciones.
Algo que también realmente creo, es que los problemas nos ayudan a descubrir que en muchas ocasiones, dejamos de lado lo importante por seguir batallando con lo más urgente, cuando debería de ser al revés!

Buen mensaje y sobre todo lleno de sabiduría, para este hermoso y difícil viaje que es la vida!

Saludos!

Amorosamentetuyo
LaClau ha dicho que…
Amoroso,
Así, justamente así, va la vida: llena de sorpresas, pasos y puentes inesperados, dificultades, momentos de tranquilidad... y el punto al principio y al fina es -siempre- qué decidimos hacer con lo que vivimos.
Saluditos,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…