lunes, 9 de agosto de 2010

Brilló, valiente, la estrella en su soledad

Ayer observaba el cielo de domingo, en esa hora en que la vida se tiñe de azul y la tarde te avisa que la noche llegará en cualquier momento. Un día sin colores, vestido principalmente de gris con manchas blancas y con una larga bufanda de agua apareciendo y desapareciendo de manera intermitente.

Día de pocas palabras. Día de poca alegría. Día de soledad.

Justo cuando el paisaje de mi ventana comenzaba a transitar del gris pálido que antecede a la oscuridad al azul marino que se apropia de los sueños y cuando aún quedaban algunas nubes de manchones negros, apareció solitaria, única, valiente, brillante, una estrella.


4 comentarios:

AMOROSAMENTETUYO dijo...

Clau:

Yo sólo puedo mencionar que para mí, tu has sido como esa estrella.

Besos
Amorosamentetuyo

LaClau dijo...

Querido Amoroso,
Gracias. Esta noche necesito un faro.
Besos,
C

AMOROSAMENTETUYO dijo...

Clau:

Lo bueno de las estrellas como tu, es que son tan brillantes y hermosas, que no necesitan telescopios para verlas, y menos faros para alumbrarlas, su brillo est tal, que puede observarseles a simple vista, tan sólo con alzar la mirada al cielo.

Amorosamentetuyo

LaClau dijo...

GRacias Amoroso,

Sin palabras me dejaste.

Un abrazo,