Ir al contenido principal

Querido Santa Claus... Mi post en Animal Político esta semana.

Estarán pensando que me equivoqué y que a Santa hay que escribirle hasta dentro unos meses. Tal vez, pero tengo la certeza de que si lo hago hasta diciembre el pobre no tendrá tiempo para responder mis peticiones. ¿O qué opinan? Aquí les dejo mi post.

Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Mi querida amiga Clau,

He leido con atención tu post sobre tu carta a Santa Clause, son abrumadoramente realistas los datos que viertes en tu escrito y dignos de una reflexión detallada para cada uno de los puntos que expones, desde El conflicto armado en Afganistan o en otros lugares del orbe, hasta los problemas de miseria y hyambre que viven más de 60 millones de mexicanos, tomando en cuenta que más de 20 millones viven en pobreza extrema, al mismo nivel que en el Africa Subsahariana, Sería largo abundar en estos temas por demás preocupantes, tanto los nacionales como los internacionales.

Me gustaría recomendarte algunos libros que posiblemente ya leiste y si no es así creo que sería bueno poder leerlos y discutirlos con detenimiento, pues en ellos se encuentra respuestas a los cuestionamientos que te haces y le haces a Santa Clause.

Los libros son (sin níngún orden en particular):

Guerra y globalización de Michel Chossudovsky, editorial siglo XXI.
(para el tema de Afganistan y los intereses petroleros del área)

El Choque de Civilizaciones,de S.P. Huntington, Editorial Paidos
(para el tema de como operan los intereses de EUA, tanto dentro como fuera de su territorio y los enemigos después del fin de la Guerre Fria, enemigos ya no ideologicos en la lucha entre capitalismo socialismo, sino entre culturas, aunque desuyo es sabido, siempre existiendo un transfondo económico. (excelente)

La Contrarrevolución monetarista de Rene Villareal, editorial Océano y FCE (excelente)

Critica a la Globalización de Victor Flores Olea y Abelardo Mariña Flores, editorial FCE (en donde se hace un estudio de los diferentes procesos de globalización, pues esta no sólo se trata de un proceso económico, sino también cultural, político económico, social y juríco, informático, etc, lo que nos muestra los procesos homegenizadores a nivel mundial, lidereados desde las más altas esferas políticas, económicas, tecnológicas e ideológicas)(Altamente recomendable, pues el autor hace una revisión de practicamente todos los libros que hblan de la globalización, excelente).

El horror económico, de Vivian Forrester, editorial FCE.

El Gran Tablero Mundial, de Zbigniev Brzezinski, que al igual que el P.S.Huntington, han sido asesores de la casa blanca y ambos sus respectivos libros delinean claramente cual es el camino de la política exterior e interna de los EUA. (excelente)

Espero que los hayas leido y sino, te recomiendo mucho su lecturason verdaderamente aleccionadores!

Un abrazo cariñoso y un beso

Carlos
AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Clau,
Será como dijo Tito Macio Plauto: "HOMO HOMINI LUPUS"

La frase completa era: "Lupus est homo homini, non homo quo qualis sit non novit"
"Lobo esel hombre para el hombre y no hombre, cuando desconoce quién es el otro"


(Aunque su frase fue popularizada muchos años después por Thomas Hobbes en su libro el Leviatán(el hombre es el lobo del hombre.

Un abrazo reflexivo
Carlos

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…