Ir al contenido principal

#SerMadre en estos tiempos



#SerMadre es el hashtag con el que conversamos este mes de mayo sobre la maternidad y sus múltiples acepciones en Mujeres Construyendo.  La conversación que esto ha detonado ha sido no sólo fascinante sino conmovedora. 

La pregunta detonadora fue: ¿Sólo puedes llamar madre a quien ha tenido hijos biológicos? Claramente los últimos años ha surgido un debate en torno al tema, pues el concepto se ha ampliado a las ideas que rodean la definición tradicional y también se habla del ser madre como una actitud. Siendo así, esta forma de ser, dar amor, nutrir a otros seres, proyectos, realidades ha ampliado el universo de mujeres a quienes se puede llamar de esta manera.

Blogueras de la comunidad han compartido sus testimonios, en primera persona y me han hecho (y estoy segura de que no soy la única) llorar. Hace falta mucho valor para exponer nuestra propia experiencia y contarle al mundo los hechos que nos han dejado huella y han marcado nuestra relación con un concepto tan importante -y comercial también- hoy en día.

La madre es la santa en este mundo en el que las mujeres somos o ángeles o putas, pero jamás seres de la tierra.
La madre omnipresente, la que encarna la bondad y dulzura de los cuentos y que ante la sociedad es la justificación de todas las acciones: "por mi santa madrecita". 

Nada insulta más a una persona, al menos en la sociedad mexicana, que te digan "Hij@ de tu puta madre". Ella es intocable. Películas que cuestionan este sacrosanto concepto como  Y tu mamá también han sido  sancionadas por los guardianes de la moral.

El ejercicio que iniciamos en la comunidad ha sido valioso, pues ha puesto a las mujeres de carne y hueso a hablar sobre su relación con este santo concepto y nos ha permitido rescatar a las múltiples madres de carne y hueso que habitan, o habitamos, el planeta. 

No tengo hijos biológicos, y hay gente que ha cuestionado la relación que tengo con la familia no humana que me rodea: mis gatos y mis perras.  "No las puedes tratar ni considerar igual que a un humano."  ¿No? ¿Por qué? ¿Quién dice? "Me da ternura la relación que tienes con los animalitos." Forman parte de mi familia y así les considero, cuido y asumo. La libertad también radica en definir  nuestros quereres. 

Pienso también en lo que significa #sermadre en un mundo de disigualdad como el que vivimos. 

Cuando lees, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud,  que diriamente mueren 800 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto; que el 99% de la mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo y que las jóvenes adolescentes corren mayor riesgo de complicaciones y muerte a consecuencia de esto,  es imposible no pensar que la maternidad es casi un lujo y un milagro para la mayor parte de las mujeres del planeta... considerando que la mayoría vive en condiciones de pobreza. 

Seguramente muchas mujeres son madres porque quieren, otras porque no saben que tienen otra opción y muchas otras ni siquiera se lo cuestionan. Muchas mujeres han sido educadas en la creencia de que la maternidad es lo único que verdaderamente te define como mujer y que tienes que renunciar a cualquier otra cosa por ello.  No deja de impactar que hoy en idea haya gente que mire a mujeres como yo y no pueda evitar decir: "Pobrecita, nunca se va a realizar como mujer. No sabe lo que es ser madre."  Me pregunto, ¿por qué en la sociedad que vivimos y en nuestro entorno cultural no hacemos un esfuerzo mayor  por apoyar a las niñas y mujeres a que definan lo que para cada una signfica ser mujer y que en ese concepto amplio ubiquen la maternidad como una opción o decisión, no como la característica que define nuestra razón de ser. 

Sé que decir esto es casi un sacrilegio en nuestra cultura. En otra época seguramente me hubieran quemado viva. Estoy convencida, sin embargo, de que la única manera de construir el mundo que queremos es deconstruyendo lo que existe, cuestionándolo y reconstruyendo en función de lo que verdaderamente es importante para cada una de nosotras. 

En todo caso, celebro este día que nos recuerda que hay muchas formas de ser mujer y que la maternidad es, más allá de su definición científica, un milagro de la existencia. Felicito a las muchas mujeres que tienen hijos, y a las muchas mujeres que han decidido #sermadre de otras formas, dan amor, cuidan, nutren y protegen. 

¿Qué piensas sobre esto? 



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Todos los días mi Clau, en el aula, con las casi 100 niñas que diarmente pasan por mis manos trato, de alguna manera, de transmitirles esa idea. Me gusta que haya quienes ven en el hogar y la maternidad una forma de realización personal pero trato de hacerle ver a mis alumnas, amigas e hij@s que no es la única manera de concretar sueños que hay muchas otras y que las opciones y límites son tan amplios como sus metas lo definan, pero sobre todo, que ser madre no debe ser definido por nadie más que por su propia voluntad y que la maternidad no las hace ni más ni menos mujeres valiosas.
A veces es más fácil y otras no tanto romper con esos estwreotipos y estigmas, pero ahí la llevamos.
¡Felicidades por lo que nos toca!
Sandra Cano
LaClau ha dicho que…
Querida Sandra,
Gracias por venir a comentar y compartir. Tienes una gran responsabilidad con esas 100 niñas, estás formando a las mujeres del mañana.
Si, en esto estamos juntas, buscando construir un mundo diferente, mejor, incluyente y sin estereotipos.
Besos y felicidades, en efecto, por lo que nos toca.
Claudia

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…