Ir al contenido principal

Si Gutenberg hubiera usado falda

Si Gutenberga hubiera usado falda, ¿el mundo sería como es hoy?

No tengo la menor duda de la respuesta: NO. Sin duda, no sería como es hoy.

¿La razón? Porque él hubiera entendido la realidad desde otro ángulo y el conocimiento que él ayudó a divulgar a través de la imprenta no hubiera sido un coto de poder principalmente de y para los hombres.

Con esta idea inicié mi plática de ayer en Campus Party en Guadalajara (#CPMX5).

No podemos explicar el mundo desde una óptica distinta a la de nuestra realidad. Yo escribo, blogueo, respiro y me expreso desde mi circunstancia: soy mujer, mexicana, cuarenta y tantos años, profesionista, bloguera…. y desde ahí explico muchas cosas de mi vida y de mi entorno.  Algo que amo profundamente de mi vida es la posibilidad de haber estudiado y haber aprendido a aprender.  He poblado mi universo de palabras, en español, en inglés, en francés, en italiano y ello me ha abierto puertas a mundos, realidades, historias y descubrimientos fantásticos.

Esta realidad, sin embargo, no es la misma para millones de personas. Poblamos este planeta más de 7 mil millones de personas, de las cuáles 2 400 millones  son usuarias de internet.  De ese universo, cerca de un 7% habla español… Lo que quiere decir que el universo definido, escrito, y pronunciado con una "ñ", a pesar de ser el tercer idioma más importante en el mundo no es el que predomina en la red y genera pocos contenidos.  Si a ello sumamos el factor "brecha digital de género", resulta que la realidad, pensar, sentir de la mitad de las personas que hablan español -las mujeres- no está expresado ni representado en internet.

¿Esto tiene consecuencias? Desde luego.

Las palabras construyen realidades, y si el nuevo espacio público que es internet- no refleja ni representa a la mitad de la población, ese sueño de democratizar dicho espacio y el conocimiento queda justamente en eso, en un sueño. No puede hablarse de un espacio equitativo cuando no participa la mitad de la población y cuando tampoco están dadas las condiciones para que lo haga.

La solución no está en repartir tablets como política de estado. Está justamente en el componente no tecnológico de la brecha digital: la cultura y la educación.  Es necesario erradicar la cultura del silencio (no hables, no digas, calladita te ves más bonita), así como fomentar la alfabetización analógica y digital para que las niñas y las mujeres participen.

El sexo  si importa en internet y en la generación de contenidos.  El sexismo, la violencia, la inequidad que existe en la red sólo puede contrarrestares con presencia de voces distintas, con voces de mujeres que expresen su opinión, informen sobre sus actividades y proyectos, desarrollen apps, juegos y contenidos relevantes no sólo para ellas, sino para la sociedad en conjunto.

Los valores, intereses, propuestas, ideas, negocios, emprendimientos de las mujeres son importantes y si no son visibles, es como si no existieran. Por ello la importancia de promover la participación de las mujeres en el mundo digital, como creadoras de software, como desarrolladoras, como generadoras de contenido, como community managers, como responsables de marketing, involucrarlas en la toma de decisiones del ecosistema de las TI.

Hay que sumarlas a la innovación, su talento y creatividad son un activo para la sociedad y con su participación, todas y todos nos beneficiamos.

Por eso, si Gutenberg hubiera usado falda, el mundo hubiera sido distinto.

------------------------

Por cierto, y nota al margen, qué decepcionante fue ver hoy una imagen de Campus Party en la que una mujer joven, vestida de blanco y enseñando su voluptuoso cuerpo permite que le tomen fotos a  un código QR que tiene puesto en el trasero. No sé de quién fue la idea, pero qué falta de creatividad y originalidad en un espacio que se ha dedicado a promover la innovación tecnológica los últimos años.  Hemos sido muchas mujeres las que hemos abierto espacios en Campus Party para que participen más mujeres… y si esto es lo que se espera de la participación de mis congéneres, estamos frit@s.  A esto me refiero cuando digo que la parte más importante de la tecnología es el componente no tecnológico de la misma. Si sólo puede hacerse una promoción -de lo que sea- enseñando nalgas y senos de mujeres, deberían "los creativos" irse mejor a diseñar calendarios de talleres mecánicos, no quitar espacios a quienes si tienen talento y apuestan por la innovación para promover lo que hacen con originalidad y sin reforzar estereotipos que objetivizan a las mujeres.  Erotizar un código QR, con todo respeto, que idiotez.
____________________________

Campus Party ya editó ell video de la ponencia. Les invito a verlo y a dejarme sus comentarios.


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Ellas en escena ha dicho que…
@LaClau tu ponencia me fue llevando de aspectos generales del uso del internet para los hispanoparlantes a un tema verdaderamente grave: la violencia contra las mujeres y las niñas, a través de estos espacios. ¡Es terrible! Es urgente crear conciencia sobre el tema... Gran trabajo el que hiciste. Espero que a Gutemberg le haya gustado la falda que le pusiste.
LaClau ha dicho que…
Ellas en escena, muchas gracias. Esa era la idea, el pretexto son los blogs. Son una herramienta muy poderosa para crear conciencia y detonar cambios.
Mil gracias por tus comentarios y saludos.
Un abrazo y ¿qué café te serviste hoy?

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…