Ir al contenido principal

100 años en el túnel del tiempo: Día Internacional de la Mujer


Año con año festejamos el 8 de marzo sabiendo que es una fecha especial para las mujeres: nuestro reconocimiento, reivindicación, validación. Se organizan festejos, discursos, celebraciones, eventos de toda índole para decir que las mujeres existimos, tenemos voz, simplemente hacer evidente algo que ya es: decir "Aquí estamos, valemos, opinamos, pensamos, decidimos, incidimos, valemos, votamos".

Este año, la celebración tiene una particularidad: se conmemoran los 100 años del Día Internacional de la Mujer. Pienso que nos resulta en muchas partes del mundo sencillo decir esto, pero en otras las mujeres solamente tienen derecho a existir detrás de una burka o en función del sentido que les den los hombres en sus sociedades.

Imaginaba que si tuviera una máquina del tiempo y pudiera regresar al 28 de febrero de 1909 en Estados Unidos me quedaría boquiabierta al observar el valor de las mujeres que participaron en el Partido Socialista de ese país y que se atrevieron a viajar al año siguiente a Dinamarca para hacerse escuchar. Algo inverosímil en aquellos tiempos: que las mujeres quisieran, exigieran y pudieran votar.

Quisiera saber qué pensaban y sentían, con qué retos y adversidades se encontraron las mujeres que el 8 de marzo de 1911 participaron en los mítines que tuvieron lugar en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza para exigir el derecho al voto y la no discriminación laboral. Mujeres algunas abandonadas por sus maridos ante tales atrevimientos, otras señaladas en sociedad por hacer uso de su voz cuando lo que se esperaba de ellas era el silencio. Algunas encarceladas o recluidas en hospitales psiquiátricos por hacer cosas que no debían.

Si las 140 mujeres trabajadoras que murieron el 25 de marzo en la fábrica de Nueva York hubieran sabido que sus muertes serían el ícono que marcaría la conmemoración los siguientes 100 años, no sé qué pensarían. ¿Valieron la pena esas muertes? ¿Era necesario un acontecimiento así para reconocer el derecho al sufragio, al trabajo, a la participación política, económica, social de las mujeres?

Me hubiera gustado conversar con las mujeres rusas que en 1917 se declararon en huelga porque sus hombres, dos millones, habían sido arrastrados a la guerra y habían muerto. Pedían "pan y paz". El zar abdicó y a los pocos días se les reconoció el derecho al voto. Hace mucho tiempo que las voces femeninas piden ser escuchas y tomadas en cuenta no sólo para votar, sino para construir la paz y un mundo diferente.

A través de la resolución 3010 de la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el año 1975, celebrado en la Ciudad de México, el Año Internacional de la Mujer. Posteriormente, en 1977 el Organismo internacional proclama el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer. Este hecho es un reconocimiento de que la mujer es una presencia real, necesaria e indiscutible en la construcción de la paz mundial.

Era pequeña cuando estos hechos tuvieron lugar en mi país, y recuerdo los ecos lejanos de las conversaciones al respecto en mi familia. Lo viví sin vivirlo del todo, pero evidentemente, la lucha dejó una huella en mi. (Además de que, casualmente, el 8 de marzo es mi cumpleaños.)

Se han festejado en Nairobi y Pekín conferencias internacionales a favor de la mujer. Hechos de la historia reciente en la reivindicación de nuestros derechos. Hechos emblemáticos que ponen el dedo sobre una agenda que sigue en construcción y sobre la que debemos seguir trabajando, hilando, fortaleciendo porque aún existen muchos tipos de marginación en el mundo que impiden poder hablar de un mundo equitativo e igualitario.

Sigamos reconociendo el 8 de marzo, pero no dejemos que la conciencia que este día despierta se limite a una sola fecha. Hagamos de cada día un día para abrir espacios, fortalecer la equidad, buscar el equilibrio, respetar la legalidad que aboga por la igualdad de derechos. Hagamos de cada día una oportunidad para apoyar a las mujeres que, como hace 100 años, hoy en pleno siglo XXI siguen marginadas, silenciadas, ignoradas, que son invisibles y a pesar de tener un corazón, un alma y enorme potencial, no son tomadas en cuenta.

Hagamos esto como las mujeres que hace 100 años se atrevieron, lo hicieron por nosotras.



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Clau:
Hoy para mi es un día muy importante, pues se que para ti es doblemente especial, sólo puedo decirte que te deseo mil felicidades en este doble festejo.

Te envie unos correos, y espero que este escrito quede más claro!

UN DOBLE ABRAZO Y MUCHOS BESOS PARA TI, EN ESTE DOBLEMENTE MAGNIFICO, EXTRAORDINARIO Y MARAVILLOSO DÍA.

Disculpas por si no siempre escribo, pero recuerda que siempre estoy contigo!
Besos
Amorosamentetuyo
Itzia ha dicho que…
Feliz no cumpleaños Clau, me acordé de ti el 8 pero hasta ahorita pude entrar. T leo y t admiro :-*
LaClau ha dicho que…
Querido Amoroso,
Gracias por todos los festejos. Gracias por esos maravillosos videos que me enviaste de regalo y por tu compañía a lo largo de estos años.
Un abrazo muy grande con pastel incluido.
LaClau ha dicho que…
Itzia,
Siempre es un regalo saber de ti y saberte por aquí.
Te quiero.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…