Ir al contenido principal

Sobre las víctimas de las que nadie habla


Hoy en la mañana visité el Centro de Inteligencia de la Policía Federal que preside Genaro García Luna. Me sorprendió y gratamente, debo decirlo. Hacen un trabajo de titanes cuyos resultados quedan ocultos frente a la violencia entera que vive el país. Cada estado de la República debiese tener una réplica de este centro y debería ser un elemento neurálgico en el combate a la violencia y sus muchas caras (narcotráfico, extorsión, secuestro, tráfico de menores, pornografía infantil).

Si me hubieran llevado con los ojos cerrados y los hubiera abierto en el centro del lugar, juraría que estaba en medio de una serie de televisión estilo CSI Miami y en cualquier momento esperaría ver entrar por la puerta principal a Horatio Cane.

La Policía Federal indicó que brinda atención integral para combatir los delitos de secuestro, extorsión o "cobro de piso". Cuentan con unidades especializadas en tres áreas: Manejo de crisis y negociación, Unidades de análisis táctico y Unidades de investigación de campo. El desarrollo tecnológico del lugar es impactante, así como el profesionalismo de quienes trabajan y el orden en que se encuentra el lugar.

Al final del recorrido me quedé conversando con uno de los funcionarios de la dependencia y me comentaba que tienen un programa de apoyo a las viudas y familias de los jóvenes que mueren en el cumplimiento del deber, así como de aquellas personas que quedan discapacitadas y lesionadas en los operativos.

En otros países, pienso en Estados Unidos, a estas personas les llaman héroes y el apoyo a sus familias es inmenso. En México, no. Pensaba, al observar la juventud de los hombres y mujeres que trabajan en ese lugar (y todos tienen licenciatura, es importante mencionarlo), ¿qué les da el país a cambio por lo que hacen?

Así como existe una creciente desconfianza respecto de los cuerpos policiacos mexicanos, la existencia de este grupo altamente calificado y entrenado, resulta una esperanza. Son personas preparadas que deciden ingresar a la institución y vaya que deben tener vocación para lidiar con los temas que son parte de su trabajo cotidiano. El promedio de los ciudadanos no saben ni siquiera de la existencia de este lugar y mucho menos de quiénes en él trabajan. Son cifras, números, burócratas, no seres humanos desde la óptica de los medios de comunicación y en el imaginario de la ciudadanía.

Trabajan 24 horas al día mientras usted y yo dormimos. Dejan su vida entre esos muros, o en las calles combatiendo la delincuencia. Si, falta mucho por hacer. Si, vivimos una violencia que rebasa la violencia en medio oriente en estado de guerra. Si, nos da miedo la calle. Ellos, sin embargo, tratan de hacer una diferencia y nadie lo sabe. La problemática del país rebasa sus capacidades, pero lo que hacen, lo hacen muy bien. Son héroes, mujeres y hombres, anónimos que tratan de cuidarnos mientras nosotros vivimos nuestra vida.

Ellos, sus familias, esposas, hijos, padres, hermanos, también sufren la violencia. Viven sin saber si ese día en la noche volverán a saber si sus seres amados que trabajan en el Centro regresarán a casa. A veces reciben llamadas para informarles que han quedado viudos, huérfanos, sin un hermano o sin un hijo o hija. Ellos también son víctimas de la violencia, y no los tomamos en cuenta. No sabemos ni siquiera que existen.

Me quedé pensando en ello al salir de las instalaciones. Ojalá existiera una inversión similar para apoyar a quienes quedan irremediablemente afectados por su trabajo. Todos, ell@s y nosotros somos víctimas de la violencia. Públicamente nos reconocemos a nosotros como parte de la ecuación, a ellos no. Valdría la pena empezar a reconocerlos.


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

a ha dicho que…
Clau:
Hablar de la Policia siempre es polemico, por hoy prefiero guardarme mi opinión.
Saludos
Amorosamentetuyo
LaClau ha dicho que…
Amoroso,
Lo sé. Conocemos las historias de abuso y terror. La cuestión que quiero enfatizar es que todos, eventualmente, somos víctimas de la violencia y de esta apabullante realidad. De ese lado de la realidad también hay sufrimiento.
Un abrazo,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…