Ir al contenido principal

Ser un sobreinformado anónimo

En este vertiginoso diario vivir, resulta un poco difícil diferenciar lo importante.... de lo importante. Parece que todo es imprescindible, central, único y definitorio.  

Encerraron a la Miss Elba Esther, el Presidente Peña Nieto dijo que nadie está por encima de la ley (te digo Gordillo para que escuches Romero... y Salinas Pliego... y Slim.... y Azcárraga.... y ¿cuántos más?).  México empieza a ponerse de moda nuevamente en el mundo (Ciao Brasil!) y se siente un cierto airecillo triunfalista como lo sentimos a inicios de los noventa. Aumenta el número de granjas con gripe aviar en el país, la Conago quiere  tratar el tema del crédito a los estados. Se siente en el aire el "espíritu" del Pacto por México y los opositores al mismo acusan a los líderes de sus partidos -no Priistas por supuesto- de haberlo firmado. 

Los muertos por la guerra contra el narco y el crimen organizado han desaparecido del discurso oficial y de las ocho columnas de los periódicos. ¿Control sobre los medios? ¿Nueva estrategia política? ¿Reconstrucción de la imagen? ¿Y la realidad dónde queda?

En el mundo Obama se reúne por vez primera con su Gabinete, Chávez en Venezuela sigue ¿vivo, muerto o simplemente gravísimo? Aparentemente entre China y Estados Unidos ha empezado lo que algunos expertos llaman una ciberguerra, y Leon Panetta -siempre pidiendo recursos para la defensa- dice que podría darse pronto un "Pearl Harbor Cibernético". (Dicen que el que avisa no es traidor...).  Entre Italia y Corea del Sur las elecciones siguen dando de qué hablar y demostrando que los cambios en el mundo están afectando la gobernanza de los países. 

En fin. ¿Alguien puede explicarme, ayudarme, apoyarme, por favor, para diferenciar lo importante de lo verdaderamente importante? Todo lo que se dice, se escucha, se lee parece clave para definir el futuro de nuestros países y nuestros destinos. Y nosotros, cual ciudadanos sobreinformados y "sobrecomunicados", nos enteramos de todo y no sabemos hacia donde dirigir nuestros pasos para tomar decisiones que mejoren nuestras vidas y nos hagan corresponsables del futuro del país y del mundo. 

Los angloparlantes tienen una palabra excelente para describir este estado de ánimo: overwhelmed. ¿Cuál sería la versión en español para este término, adjetivo  y sustantivo?

Si me escribes cómo te sientes ante la ola informativa, tal vez podamos armar un grupo de autoayuda para los sobreinformados anónimos.... 


Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…