Ir al contenido principal

Entre Brasil y España: el eterno dilema mexicano

No, no hablo de fútbol. Este es también un dilema que tenemos los y las mexicanas respecto al cariño hacia estos dos países. ¿Quieres saber de qué se trata el asunto? Te invito a leer mi post en Animal Político. A partir de la Encuesta sobre Opinión Pública e Imagen que realiza el CIDE en colaboración con otras instituciones como el COMEXI, salen a la luz datos intersantes sobre la imagen que tenemos sobre el mundo, sobre nuestro papel en el mundo y sobre las relaciones internacionales.: 



Los mexicanos y mexicanas nos hemos debatido por mucho tiempo entre a quién querer más, si a España o a Brasil. Aunque no lo crean, no me refiero al futbol.
Hace un par de semanas, el CIDE (con el apoyo de otras instituciones, entre ellas COMEXI, AMEI, Amexcid, entre otras) presentó su encuesta “México, las Américas y el mundo 2012-2013. Política exterior: opinión pública y líderes”.
¿Por qué es relevante? Porque nos abre una ventana a la visión que los mexicanos, tanto líderes como el ciudadano de a pie como tú y como yo, tenemos  sobre el mundo y sobre el papel de México en él. Los resultados pueden no ser sorprendentes del todo, hay muchas cosas que forman parte de nuestro imaginario colectivo y las respiramos –literalmente- a diario. Otras explican nuestro permanente ombliguismo y el parroquialismo con que visualizamos el mundo y nuestro papel como país en él. De ésta no se libran ni los líderes ni la opinión pública.
¿Qué tanto interés, contacto y conocimiento tenemos sobre el mundo? El público en general tiene poco o ningún interés en los temas internacionales (53%) frente a los líderes quienes están algo o muy interesados (93%).  Aunado a esto está el hecho de que el 76% de los mexicanos nunca ha viajado fuera del país y el 94% de los líderes lo ha hecho por lo menos una vez en su vida.  El principal contacto con el exterior proviene de familiares y parientes que viven en el extranjero.
Resulta que respecto a organismos internacionales, el conocimiento es acotado también: el 58% del público sabe lo que significa la ONU, 50% la FIFA (menos mal) y 13% el FMI. Los líderes conocen un poco más: 94% saben lo que es la OEA, 61% la OCDE y 26% el CELAC.




Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…

5 preguntas ciudadanas para el Tercer Informe de Gobierno

Como siempre, todo listo (o casi) para el ritual republicano a la mexicana que es el Informe de Gobierno el próximo 2 de septiembre. El presidente Enrique Peña Nieto dará su mensaje desde Palacio Nacional. ¿Informará sobre lo que realmente queremos saber?

Como ciudadana y mexicana tengo muchas preguntas y evidentemente no soy la única. Llegará Peña Nieto al Informe con una calificación bajísima de acuerdo con el PEW Research Center de Estados Unidos: 44% (y hay quienes se preguntan que por qué es tan alta aún…) y reprobado en áreas claves que preocupan a la ciudadanía, a la opinión pública y que a nivel internacional dan mucho de que hablar en educación, economía, corrupción y combate al crimen organizado. No es para menos, poco puede decirse en contra cuando se presenta un presupuesto que disminuye la inversión en educación y se baja el monto presupuestado a las principales universidades del país; el peso se devalúa día con día frente al dólar; frente a hechos de corrupc…