viernes, 29 de octubre de 2010

Para un viernes de octubre



.... Y para ti que se que necesitas estas palabras. Te las presto para que se las dediques. ¡Un abrazo!

jueves, 21 de octubre de 2010

El Poder del "Por qué"

Interesante reflexión sobre el valor de esta elemental pregunta ¿Por qué?

¿Por qué unas personas tienen éxito y otras no?
¿Por qué las cosas no me salen como quiero?
¿Por qué la vida es como es?
¿Por qué a unas personas les va de cierta forma y a otras diferente?

Tal vez la explicación esté en el Círculo Dorado del que nos habla Simon Sinek en este video: ¿Por qué, cómo y qué?




¿Qué les parece?

domingo, 17 de octubre de 2010

Un instante de ternura


No sé si yo di con esta imagen, o ella dio conmigo. En todo caso, me quedé muda y profundamente conmovida y quise compartirla en este lugar. Hay momentos de ternura que resulta absurdo querer describir, simplemente hay que sentirlos.

viernes, 15 de octubre de 2010

Combatir a nuestros enemigos internos


El verdadero practicante debe ser un soldado que combate incesantemente contra sus enemigos interiores.
Dalai Lama

jueves, 14 de octubre de 2010

Sobre el valor de nuestros enemigos


Se dice que nuestro enemigo es nuestro mejor maestro. Al estar con un maestro, podemos aprender la importancia de la paciencia, el control y la tolerancia, pero no tenemos oportunidad real de practicarla. La verdadera práctica surge al encontrarnos con un enemigo.
Dalai Lama

Tic, tac. El reloj marca la hora para las niñas. Trabajemos por ellas

lunes, 11 de octubre de 2010

Sobre la costumbre de casarse y otros miedos. Elizabeth Gilbert (3)

Finalmente, concluí la lectura del libro Comprometida de Elizabeth Gilbert. Comenté en las entradas anteriores (Comentemos el matrimonio y el Matrimonio como deporte extremo) que la autora nos lleva de paseo en la historia por el concepto de este contrato (qué es sino un contrato que ha transitado por lo religioso y lo civil en la historia) y nos obliga a pensar en nuestra propia visión cultural, histórica y personal sobre el tema.

¿Por algunas le tenemos tanto miedo? ¿Por qué otras tenemos tantas ganas de contraer matrimonio? ¿Por qué otras mujeres tenemos dudas sobre casarnos por segunda ocasión? ¿Por qué es un hecho tan importante en nuestra sociedad y cultura?

Los títulos de los capítulos subsecuentes son indicativos del camino que desarrolla Gilbert en su obra:

C. 4 El matrimonio y el enamoramiento
C. 5 El matrimonio y las mujeres
C. 6 El matrimonio y la autonomía
C. 7 El matrimonio y la subversión
C. 8 El matrimonio y la ceremonia

Si bien la autora navega por las veredas de Fromm sobre el enamoramiento como esa faceta que no nos permite ver al ser amado en su justa realidad sino desde nuestro deseo y fantasía, también nos lleva de paseo por el matrimonio y el compromiso implícito como un acto de rebeldía cuando dos personas deciden, de manera ilógica, casarse "por amor".

¿Cuáles son las condiciones que hace que un matrimonio entre dos personas funcionen? ¿La educación, la visión sobre los hijos, la convivencia, la heterogamia o la monogamia, la integración social de la pareja, su religiosidad, la justicia de género? Por más que los teóricos y estudiosos de diversas disciplinas analicen las diversas variables, es un hecho que los humanos NO vamos por la vida buscando a la persona "perfecta" para emparejarnos desde una óptica teórica. El amor pasa y en medio de nuestras propias confusiones, dudas y problemas emocionales y psicológicos, vamos tomando decisiones. Bien lo dice la autora: "Algunas de estas diferencias son importantes y otras no tanto, pero todas ellas son inalterables. Al final parece que el perdón tal vez sea el único antídoto realista que nos ofrece el amor para combatir las ineludibles desilusiones de la intimidad."

En el terreno de lo práctico, el matrimonio nos lleva a repensar y definir -y necesariamente dedicarle un tiempo a esto- qué papel deberán jugar los esposos, el hombre y la mujer, o en parejas del mismo sexo, el rol de cada un@, y es ¿cómo compaginarán el trabajo, el amor, la casa y los niños si es que deciden tenerlos? En cada cultura y momento histórico existen y han existido visiones sociales y culturales sobre esto. El reto en nuestra sociedad occidental, y vuelvo a aterrizar aún más el tema, mexicana, estos roles también han estado determinados culturalmente y vivir un matrimonio "de nuestro tiempo" implica reconsiderar estos roles, con los respectivos encontronazos que conllevan en el proceso de adaptación (o divorcio si es que no se llega a un acuerdo al respecto). El nivel de autonomía e independencia financiera y laboral de una mujer determina y ha generado un cambio en esta ecuación: si una mujer es autónoma, generalmente no está dispuesta a aceptar malos tratos o condiciones con las que no está de acuerdo (que no necesariamente son malos tratos, son simplemente realidades que no le interesa vivir). En momentos críticos (la depresión del 29, el 82 y habrá que ver qué resultados se desprenden si alguien está haciendo un estudio de la crisis del 95), las parejas se mantienen unidas porque no tienen posibilidades financieras de sobrevivir separadas.

Tema obligado del matrimonio (que viene de la palabra latina mater - madre) es el de los hijos y la maternidad. La reproducción era una de las premisas del mismo, si ésta no se da, cuál es el nuevo significado de este vínculo y para qué se casan hoy en día las personas?

La ceremonia es otro componente de este ritual. De las grandes fiestas que duran varios días en los pueblos, como el caso mexicano, las sociedades también han transitado al evento que sólo comparten los esposados el día que se plantan en el registro firmar a que les lean la Epístola del Melchor Ocampo (que gracias a Dios han acortado y ya no tenemos que escuchar esa larguísima perorata) o a ceremonias intermedias en las que participan algunos invitados. La ceremonia se convierte en un mecanismo de validación social del vínculo entre las personas y en una plataforma para decir socialmente qué piensan, cómo serán y qué puede esperarse de la pareja en cuestión.

En fin, el tema, como bien lo saben quienes están leyendo el libro y quienes han vivido un matrimonio o quienes lo piensan, no es nada sencillo. Tiene una connotación y carga social, emocional, psicológica, financiera, cultural y hasta política enorme. Casarse simplemente por amor se convierte en un acto de enorme y tierna ingenuidad a la vez que la única razón o la principal razón de nuestro tiempo.

Entonces, al final, nos quedamos con la pregunta ¿para qué nos casamos hoy en día? y lamento compartir que no nos da la autora una propuesta que pueda generalizarse. Las respuestas siguen siendo tan particulares e individuales como los individuos dispuestos a dar, o no, este paso.

Yo me quedo con más elementos para pensar este tema, pero convencida de que sigue siendo una decisión personal, envuelta en nuestras respectivas circunstancias y que existen tantas visiones como humanos con experiencias en el mundo dispuestos a participar en este deporte extremo.

Lo que si es que reitero mi creencia: el matrimonio en occidente y en mi entorno socio cultural es una expresión de la libertad de los individuos y pocas decisiones expresan de manera tan clara nuestro derecho a decidir como ésa.




viernes, 8 de octubre de 2010

jueves, 7 de octubre de 2010

Vístete de buen humor


El buen humor es el mejor traje que se puede vestir en sociedad.
William Thackeray



Imagen: Corbis.

Desde el aeropuerto

Pocos lugares tan únicos para ver personas como un aeropuerto. Todo tipo de rostros, actitudes, vestimentas, idiomas y visiones.

El común denominador de todos, un avión y el tiempo. Actividades, palabras, pasos organizados en función del despegue de un vuelo que los llevará a un destino con resultados inciertos, aunque estén planeados. Pasos apresurados de un vuelo que aterriza y les avisa que su objetivo, al menos inicial, se ha cumplido.

Gente que camina hablando por teléfono. Personas que viajan juntas pero cada una se comunica con alguien más mediante su Blackberry o su iPhone. Miradas absortas en el recorrido interno de las ideas. Ojos que ven sin ver. Saludos que se olvidan en cuanto son dichos.

La mirada de un hombre cuyo rostro revela setenta y tantos años y la mía se cruzan. Ambos sonreímos, observamos lo mismo. Nos congrega la misma sala de espera, las señoritas que amablemente nos ofrecen algo de beber o alguna botana para acompañar las manecillas del reloj. Toma un whisky, se relaja aún más en el sillón que parece envolver su tranquilidad y dice algo a la mujer que le acompaña. Yo pongo la computadora sobre mis piernas y transcribo lo que veo.

Paradójica velocidad. Escribimos, navegamos en internet, observamos. Viajar en la carretera virtual mientras en el mundo real esperamos nuestro turno.

Caminos que convergen. Encuentros que se convierten, de manera fugaz, en un recuerdo olvidado. Instantes que casi nadie recuerda, porque nadie piensa en recordar lo que es, por definción, transitorio: el obligado paso por el aeropuerto.




miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Alguien puede detener el tiempo por favor?

Hay días que son así: veloces, imprevistos, ajetreados, irreverentes, inesperados, intensos, contradictorios, inefables, emotivos, desesperantes, interminables y a la vez, finitos.

A punto de terminar una jornada en la que han pasado por mi cabeza millones de palabras vinculadas a temas y quehaceres diversos: desayuno, gatos, comida, preparativos, conferencia, diplomacia, twitter, blogs, plan de negocios, inglés, francés, protocolo, power point, keynotes, email, prisas, cv, caminata, esoterismo, belleza, vanidad, maleta, amigos, corazón, nostalgia, emoción, planes, viajes, vestidos, anillos, aretes, limpieza, bancos, contabilidad, llamadas, citas, agenda, círculo de lectura, libros, revistas, pulseras, uñas, perros, página, diseñadores, cambios, propuestas, invitaciones, proyectos, comprobantes, planeación...ufff.

¿De todo esto se saca una realidad? Si. Información al por mayor en una sola cabeza. ¡Y pensar que sólo empleamos el 5% de nuestra mente! El resto de la información está en el 95% restante siendo procesada en el subconsciente. ¿Cómo será ese universos? Habrá que buscar a Leonardo DiCaprio para que nos lleve de viaje por nuestros sueños y nos permita ver, al más puro estilo Inception, qué pasa en nuestro interior. Ironía de ironías: algo que forma parte de nosotros y nos define...y lo desconocemos. Aprender a soñar será el próximo objetivo, y a viajar por mis sueños.

Bueno, es hora de dejar de divagar y seguir sumando palabras para el diccionario interno. ¿Acaso no termina el inconsciente por crear sus propias definiciones e interpretaciones de lo que vemos, escuchamos, percibimos, hacemos y vivimos?



martes, 5 de octubre de 2010

Un gato perdido en la poesía de Baudelaire


El gato
Charles Baudelaire

En mi cerebro se pasea,
Como en su casa,
Un lindo gato, fuerte, dulce y tibio.
Cuando maúlla se le oye apenas,

Tan tierno y discreto es su timbre;
Por más que su voz se apacigua o retumba,
Es siempre rica y profunda.
He ahí su calidez y su secreto.

Esa voz, que brota y se filtra
En mis fondos más tenebrosos,
Me llena como un verso numeroso
Y me regocija como una pócima de amor.

Ella atenúa los más crueles males
Y detiene todos los éxtasis;
Para decir las frases más largas,
No necesita palabras.

No, él no es el violín, instrumento
perfecto, que muerde mi corazón,
pero hace, más regiamente,
Sonar su cuerda más vibrante

Que tu voz, gato misterioso,
Seráfico gato, gato extraño,
En quien todo es, como en un ángel,
Tan sutil como armonioso.





II

De su piel rubia y morena
Brota un perfume tan dulce, que una tarde
Fui embalsamado por haberlo
Acariciado una vez, sólo una.

Es el espíritu familiar del lugar;
Juega, preside e inspira
Todas las cosas de su imperio;
¿Puede ser un hada, un dios?

Cuando mis ojos son atraídos, como por una amante,
hacia ese gato que amo,
Se vuelven dócilmente
Y me veo a mí mismo.

Miro con sorpresa
El fuego de sus pálidas pupilas,
Marchita claridad, ópalos vivaces,
Que me contemplan fijamente.

sábado, 2 de octubre de 2010

Un ratón en mi zapato


Quienes tienen gatos, no me dejarán mentir: su presencia en tu vida te cambia todo, desde las rutinas cotidianas hasta el decorado de la casa.

El otro día, mientras me arreglaba a toda velocidad pues tenía que salir temprano a una cita de trabajo y hacía lo que las mujeres hacemos en estos casos -preparar desayuno, dejar la casa lista, arreglarnos, peinarnos y maquillarnos al mismo tiempo- me topé con una sorpresa que me hizo reír muchísimo. Con el rimmel en la mano y mientras Leonardo Curzio daba las noticias en su programa de las mañanas, repasando en mi mente si llevaba los documentos de la junta y los últimos detalles de la presentación, intenté ponerme un zapato y no pude. ¿La razón? Un ratón de tela estaba debidamente escondido en el fondo del mismo.

Mientras, con cara de sorpresa por supuesto, hacía el intento por segunda y tercera ocasión sin lograr que mi pie se acomodara debidamente en el calzado, ocho ojos me observaban silenciosa y detenidamente. Entre miradas escrutadoras, bigotes relamidos, patitas recién lavadas en lenguas rasposas y orejas ligeramente inclinadas hacia el frente, los felinos de mi vida veían la escena: un pie atormentado a uno de sus juguetes favoritos en la guarida que habían destinado como refugio del roedor de tela.

Los gatos tienen un muy particular sentido del orden y la estética. Sus juguetes y objetos de interés los guardan en lugares que a los humanos nos parecen difíciles de comprender: desde un zapato hasta la funda de una almohada, sin olvidar los espacios entre los sillones de la sala. El decorado es para ellos una cuestión de comodidad principalmente. Las cosas deben colocarse, ni más ni menos, que en aquellos lugares que les parezcan accesibles, cómodos y a la mano: en medio del pasillo, sobre la cama, sobre la mesa del comedor, junto al fregadero de la cocina, sobre la tapa de escusado, encima de la silla. El caso es complementar el decorado original de cualquier habitación con sus juguetes, listones, ratones, bolas de tela o estambre o el último collar que decidieron que se vería mejor entre sus patas que en el cuello de la dueña.

Tal vez lo que a mi corresponda hacer ahora sea guardas mis pinturas, artes, anillos, plumas, marcadores y cualquier cosa que necesite en mi vida en una sola caja para que ellos puedan, libremente y sin obstrucción alguna, hacer de mi casa un juguetero en el que jugar y correr a sus anchas. Lo voy a reconsiderar.

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol