Ir al contenido principal

En Miami te veas


Pocas ciudades en el mundo están rodeadas de tantos prejuicios como Miami. La ciudad de la violencia, del Caribe, de los grandes negocios, de las fortunas, de la fiesta interminable, del calor, de las mujeres absolutamente irresistibles, de los metrosexuales, de la diversión sin límite.... y todo esto es cierto. Todo se incluye, sin embargo, lo que irremediable despierta esta ciudad es fascinación, asombro. Imposible quedarse apacible ante los contrastes irreconciliables de esta vertiginosa ciudad.

Mientras recorría Collins Avenue me preguntaba a cada cuadra por qué podría concentrarse tanta riqueza en un sólo lugar y existir miseria en el resto del mundo. Todo pasa y, sin embargo, no pasa nada. Entre Mercedes Benz, Ferraris, Porsches, BMWs caminan deslumbrantes bellezas de largas, brillantes y sedosas cabelleras. El color es lo de menos, pueden ser rubias, pelirrojas, morenas. El blanco brillante de sus dientes y los ojos perfectamente delineados dan cuenta de un mundo en el que el tributo al físico es una religión que se profesa a diario. No hay espacio para la fealdad, hay que ocultarla, llevarla con vergüenza, esconderla. Niñas de 12 años se arreglan como adolescentes mayores de edad. Las actividades diarias son una lucha constante contra el tiempo; envejecer es de mal gusto. Ya no basta con hacer ejercicio y buscar la salud, es necesario operarse y desaparecer todo aquello que remita al inexorable paso de los años. No hay cabida para las arrugas, para un kilo de más, para un vestido debajo de las rodillas, para un escote arriba de la línea que divide al busto....no, hay que demostrar que se tiene todo en su lugar, dispuesto a ser exhibido, ¿tal vez disfrutado o consumido?



Visitar el Bar del W es una experiencia digna de pasarela. No hay personas mal vestidas o fuera de moda (tal vez los que observamos el espectáculo, hay que decirlo). Está fuera de moda no sonreír. No hacerlo es vivir fuera de la caja, no tener cabida, estar...simplemente fuera. En Florida la luz llega desde las sonrisas perfectamente calculadas de cada una de las personas que camina de día y de noche sabiéndose merecedora de ese lujo cotidiano que todo lo envuelve. El resto del estado debe ser para las personas normales. En Miami Beach, todos son diferentes y hermosamente diferentes, y eso... muy a su pesar, los unifica, uniforma, homologa.

En la Playa se disfruta el azul contrastante y tornasolado del mar Caribe, la diferencia es que se puede tomar el sol sin la preocupación de ser asaltado mientras se tienen los ojos cerrados. Nadie trata de venderte un collar de conchas hasta el cansancio, un bronceador hecho con aceite de cártamo y jugo de zanahoria o de robarte la cámara que tratas de esconder entre las ramas de la palapa. Mientras observo cuerpos bronceados caminar con la soltura que da la certeza de saber que se lleva la belleza a cuestas, me pregunto por qué los spring breakers invaden las playas del Caribe mexicano arruinando toda posibilidad de disfrutar de manera plácida el sonido de las olas tranquilas ir y venir. Habrá que promover Miami como destino de las hormonas adolescentes para que no saturen las playas de talco de Cancún.

En fin. Mientras disfruto, como, observo, camino, me acaloro, sudo y vivo mi propio sueño en Miami, preparo mi regreso a la cruda realidad de la Ciudad de México. Al trabajo, a la disciplina del gimnasio para mantenerme en forma y con salud, a la constante aceptación del paso del tiempo y a la realidad que a veces te espera con una sonrisa y otra con un simple gesto de "Date prisa".



Comentarios

AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Hola:
Miami, al igual que algunos condados en California, puede ser el pináculo de algunos pecados capitales (metafóricamente hablando)que hacen que facilmente se pierda la perspectiva de lo realmente importante de la vida, que se encuentra en lo más sencillo! (menos es más).

Miami puede envolver a la gente en un mundo efimero y peligroso que sólo contemple cuestiones meramente edonistas y materialistas, pero que al final lo dejan a uno vacio y sin saber el porqué de nuestra presencia en el mundo!

Sin embargo, Miami siempre es agradable cuando se visita y se da uno cuenta que existen cosas maravillosas, lo complicado es acostumbrarse y tener que djarlo!
C'est la vie!

Saludos!
Amorosamentetuyo.
Anónimo ha dicho que…
Niñas de 12 años se arreglan como adolescentes mayores de edad.



OK....

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…