viernes, 9 de octubre de 2009

Con el Nobel te veas

El tema de hoy es, indudablemente, la entrega del Nobel de la Paz a Barack Obama. La prensa, Twitterlandia, Facebook, las redes sociales y la blogósfera dan cuenta de un flujo inconmensurable de opiniones, ideas, preguntas, respuestas, aseveraciones, juicios, palabras y más palabras en torno al tema.

Cuando en 1895 Alfred Nobel firmó su testamento, estableció que una parte de su fortuna debería ser canalizada a un premio que se otorgaría a quien hubiera hecho lo mejor o el mayor esfuerzo por lograr la fraternidad entre las naciones, la abolición o disminución de armas y la promoción de congresos a favor de la paz.

El Premio Nobel de la Paz se ha entregado 89 veces desde su creación: 96 a individuos y 23 a organizaciones. De las 96 personas premiadas, tan sólo 12 han sido mujeres (destacan Rigoberta Menchú, la Madre Teresa, Betty Williams, Aung San Suu Kyi y por supuesto, Wangari Maathai).

Tanto las historias particulares como las coyunturas específicas en que los premios se han dado han incidido en le entrega de los mismos. ¿Hay política? Sería ingenuo decir que no, sin embargo, creo que pocos premios han sonado tan fuera de tiempo como la entrega que hoy se hizo del Nobel de la Paz a Barack Obama.

No le quito méritos al Presidente de Estados Unidos por su disposición a generar un nuevo diálogo internacional y a fomentar la paz (en los términos de la realpolitik estadounidense); existe una clara voluntad y disposición de generar un diálogo constructivo en lugar de un monólogo bélico cuyo único sonido es el de los misiles y de las armas. Eso siempre y en cualquier circunstancia se aplaude, pero ¿otorgar el premio por el extraordinario esfuerzo a favor del fortalecimiento de la diplomacia internacional y el fomento al diálogo entre los pueblos?

Claramente existen figuras en todas las latitudes y provenientes de sectores diversos, cuyos esfuerzos a favor de ello han sido históricos y que no han sido acreedores al mismo. ¿Por qué Obama y no Denis Mukwege? ¿Por qué Obama y no Ghazi Bin Muhammad Bin Talal de Jordania, apóstol del diálogo entre religiones, o la mujer médico Sima Simar, abogada de los Derechos Humanos en Afganistán? En la lista también se encontraban el disidente chino Hu Jia, el primer ministro zimbabuense Morgan Tsvangirai, el bonzo disidente vietnamita Chich Quang Do, la abogada chechena Yussupova y la ex candidata-rehén Ingrid Betancourt. ¿Por qué Obama y no Sarkozy?

El mundo está lleno de buenas intenciones, pero hasta ahora no se había dado el premio a alguien tan bien intencionado y cuyos resultados a favor de la paz aún no son medibles ni tangibles. Irónicamente, este premio deja mucho que decir y un extraño sabor de boca. Insisto, no se trata de restar méritos a Obama, es su primer año de gobierno y aún queda el beneficio de la duda sobre las consecuencias e impacto de su política exterior. Sin embargo, el Premio Nobel de la Paz parece más resultado de la prisa (a pesar de que la Fundación Nobel lleva muchos meses decidiendo a quién otorgarlo en un año en el que el número de candidatos superó los 200) que de una decisión pensada, sopesada y ampliamente cotejada.

¿Será que el carisma de Obama llegó hasta Estocolmo? ¿Será una nueva estrategia para buscar la paz de manera preventiva (Premio Preventivo como dicen por ahí en Facebook) y presionar a Obama para que evite un enfrentamiento bélico que cada día se ve más cercano, muy a pesar de si mismo?


4 comentarios:

Marcelo dijo...

No será bueno dárselo a alguien que con tanto poder puede cambiar al mundo? No habrá una decisión cambiada por la obligación de demostrar que el premio no cayó en saco roto? Por más insignificante que sea esa decisión, algo pequeño para los inmigrantes, por ejemplo, si logra que un tipo en Washington se diga: tenemos el Nobel, no hagamos esto!
Para mí está bien otorgado.
Un beso!

LaClau dijo...

Marcelo, no lo había visto desde esa óptica. Es otro ángulo. Veamos cómo responde.
Otro besote!

AMOROSAMENTETUYO dijo...

Hola:

El premio Nobel de la paz, es cosa seria, al menos eso creía yo antes de leer esta noticia, que al principio me pareció una mala broma.

Antes los Nobel de la Paz se distinguían por ser entregados a personas o instituciones que habían hecho algo en favor de la "Paz".

Y es que como dijó un gran teórico político(Johan Galtung):

"la paz no es la ausencia de la gerra, sino de las causas que la provocan", con esto, hace alusión a la ausencia de algunos caballos del apocalipsis (por llamarlos de alguna manera), como son el hambre, la peste (enfermedades) y las demás desigualdades sociales y económicas entre los hombres!

Yo particularmente, no creo que el premio se le haya entregado por sus meritos en favor de la paz!, menos cuando El presidente estadounidense mantiene más de 700 bases militares americanas, en más de 130 países a lo largo y ancho del planeta!

No creo que el señor Obama merezca el premio Nobel, pues mantiene su ejercito en lucha constante en países como Afganistan e Irak.

Me niego a aceptar los posibles meritos del señor Obama, para ser merecedor de un premio, que hasta ahora yo pense que era serio.
(yo me pregunto cuales son los meritos reales).

Pensar en un premio tan importante y la posibilidad de que se haya entregado, como un premio de carácter preventivo, es pensar erroneamente creo yo.

Pensar de la anterior manera, pensar así, me hace entonces volver a cuestionarme, ¿porqué a algún genio no se le ocurrió antes la idea de entregar el premio bajo esa modalidad a los dos expresidentes Bush, a Nixon o a tantos otros expresidentes estadounidenses y otros tantos ex mandatarios del mundo?

De haberlo sabido antes, el premio se le hubiera dado a Hitler, o bien a Idi Amin Dada (Presidente de Uganda en la decada de los 70's), a Franco en España o Mussolini en Italia, o tantos otros ex mandatarios de los antiguos satelites socialistas en Europa o a los lideres que ocasionaron la masacre en Bosnia Herzegovina!

Si se hubiera hecho bajo esa modalidad tal vez nos hubieramos evitado tantas guerras en el pasado, tantos abusos de poder nacional e internacional y sobre todo, tantas muertes de inocentes en todo el planeta!

Yo, ahora me cuestiono, ¿que pensarían de estar vivos, personajes tan notables como el entrañable Alfonso García Robles?,
seguramente se volverían a morir de la verguenza y la pena, de ver que el premio nobel de la paz, hoy, se lo gana una persona como si se lo hubiera encontrado en una caja de cereales.

La reflexión me lleva a pensar que los premios Nobel tienen que se reevaluados en la forma en que se entregan y a quien se entregan!

O es acaso que el planeta, esta tan pobre y miserable, que hoy el Nobel de la paz, se tiene que entregar a alguien sin mayor merito en ese campo, ¿es acaso que en un planeta con una población de más de seis mil millones de habitantes, no tengamos a alguien mejor que escoger que al presidente estadounidense Barack Obama?

Si es así, la pobreza del planeta, en torno a la cultura de la paz, es apabullante y lamentable!

Saludos!
Amorosamentetuyo

Marcelo dijo...

Vuelvo para decir que tampoco hay que tomarse demasiado en serio un premio de la paz que lleva el apellido de un tipo que se hizo millonario fabricando dinamita.

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol