Ir al contenido principal

El mejor regalo navideño: la sonrisa de Inés


Dedicado a mis sobrin@s

Esta Navidad la festejé con mi familia y estuve muy pero muy contenta. El año pasado les comenté que no hacemos cena desde hace muchos años, organizamos una comida...que termina por extenderse hasta la cena e inclusive ea desayuno al siguiente día. Si, somos de tirada larga, los muy jóvenes, los jóvenes, los no tan jóvenes y los menos jóvenes.

De sobra está decir que la comida fue deliciosa. Somos absolutamente afortunados y lo agradezco. Cada hermana prepara un platillo y la comida resulta diversa, abundante y divertida. No es por presumir, pero nos quedó todo bastante bien.

Decidimos, a sugerencia de los jóvenes -para eso son las nuevas generaciones, para traer aire fresco y nuevas ideas- cambiar la modalidad del intercambio de regalos. En lugar de regalar tod@s a tod@s, hicimos un sorteo mediante el cual cada uno elegíamos un sobre que contenía las peticiones del amigo o amiga secret@ a quién debíamos dar un regalo. Esto resultó todo un éxito pues cada quién recibió exactamente lo que quería.


Esto, sin embargo, no fue lo mejor -ni mucho menos- y es tan sólo el preámbulo de lo que en realidad quería compartir. Los mismos jóvenes sugirieron que los regalos fuesen de un monto accesible de tal forma que todos los integrantes de la familia pudiesen dar dinero el mero 24, depositarlo en una canasta que se colocó para tal fin, y cada quién propondría una causa, persona o asociación a quién quisiera que se hiciera el donativo. La idea es que todos votásemos por la que queríamos y al final la que se llevase la mayoría de votos sería la receptora del monto que juntamos.


Hicimos diversas propuestas y la ganadora fue Inés. Inés es una joven mujer, madre de tres hijos cuyo marido "se fué al otro lado" y la mayor parte de las veces no le envía dinero. Trabaja haciendo limpieza en distintas casas y con una fuerza interna que no acabamos de saber de dónde proviene -pues además es muy pequeñita- siempre está dispuesta a hacer trabajos extras, apoyar a su familia y la de su esposo, cuidar de sus pequeños... y por si fuera poco, siempre tiene una sonrisa en la boca.


La cara de Inés al recibir el contenido de la canasta fue el mejor regalo que he recibido en muchos años. Lloró, lloró mucho y sonrió. Claramente ese monto no cambió su vida radicalmente, pero si hizo una diferencia y se convirtió en un grano de arena que le permitió cerrar el año con cierto alivio.


Estoy segura que el próximo año haremos algo que nos permita apoyar en conjunto a otra persona, y espero, alguna otra causa o institución. Voy a proponerlo.


Agradezco a estos jóvenes que aún se sorprenden ante la vida y sin hacer estruendo o autopublicitarse, de manera silenciosa y comprometida están dispuestos a dar y a usar la imaginación para contribuir en la construcción de un mundo mejor.


Imagen:belkis-javier

Comentarios

AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Hola Clau:

No había podido escribir ya que mi compu se descompusó y le tuvieron que cambiar una pieza donde se inserta el disco para ver peliculas o escuchar musica, pero ya estoy de regreso!

Es un verdadero placer escuchar tus fabulosos relatos familiares, creo que son de los que más me gustan!, bueno ya se que no los puedo escuchar, pero leer tus escritos, es como cuando uno lee un buen libro, se va uno metiendo tanto en el libro y en la trama que es como si uno pudiera vivir o estar viendo lo que pasa directamente con los protagonistas!
(por eso, es como si uno tratara de imaginar tu voz narrando todo).

Creo que ahí se encuentra la magía de tu página y es por ello que me atrae tanto y me he vuelto fanático número uno de tus escritos, pues siempre transmites en ellos mucha emoción. (en realidad después de visitar muchos blogs y ver su superficialidad, opté por quedarme sólo con el tuyo y con dos más que me parecieron intersantes y que tu recomendabas, aunque con quién sólo mantengo contacto es contigo).

En particular me encantó tu relato de lo acontecido en esta navidad, pienso que todo fué maravilloso, el intercambio y la canasta con la cooperación, claro, desde luego que los diferentes platillos servidos debieron estar deliciosos!

Muchas felicidades en verdad, seguro que fué una hermosa fiesta de celebración con el real sentido navideño. Enhorabuena!

Amorosamentetuyo!

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…