Ir al contenido principal

Entre la creación y la destrucción



Cuando quedas atrapado en la destrucción, debes abrir una puerta a la creación.
Anaïs Nin



Mientras releía hoy esta frase de Anaïs Nin que me gusta mucho, pensaba con que facilidad damos por sentada la destrucción en el mundo actual y la manera en que nos hemos olvidado de construir.


Destruimos con tanta facilidad a diario y de manera cotidiana que pensamos que hacerlo forma parte normal de la vida:

Destruimos cuando callamos ante las injusticias,
cuando volteamos la cara para no ver una situación o una realidad que nos perturba,

cuando le damos cabida al rencor en lugar de al diálogo,

cuando olvidamos prestar nuestra voz y atención a quienes necesitan de nosotros, aunque sea un minuto,
cuando guardamos un "te quiero" porque el orgullo habla más fuerte que ese tímido sentimiento,
cuando anteponemos la ira a una caricia,

cuando asumimos hechos sin antes constatarlos,

cuando nuestro prejuicio puede más que una segunda oportunidad,

cuando escuchamos las palabras de alguien pensando en las etiquetas que queremos poner y no comprendiendo el significado que quien las expresa les da,
cuando preferimos aferrarnos a las creencias que nos limitan porque cambiar nos aterra,

cuando olvidamos prestar nuestra mano a quien nos la pide con una mirada.

Construir no requiere un trabajo de equilibrista ni un gran esfuerzo tampoco, hay que decirlo.

Podemos construir

cuando recordamos que la sonrisa puede abrir más puertas que una imposición forzada,

cuando damos una caricia a quien amamos sin anteponer el temor a no ser aceptados,
cuando dejamos que el corazón hable, a pesar de que el mundo te diga que antepongas la razón,

cuando dedicamos una parte de nosotros a apoyar a un ser que lo requiera,

cuando escuchamos sin prejuicios,
cuando aceptamos el devenir de los hechos sin pedirle al mundo que cambie para que nosotros no tengamos que salir de nuestra zona de confort,
cuando nos detenemos a ver la bóveda celeste en medio de la noche,

cuando vibramos con el trinar de un pájaro en la mañana,

cuando simplemente agradecemos la vida y lo que somos capaces de vivir.


La puerta de la construcción te fortalecerá a la larga, aunque la tentación de la destrucción se haga presente todos los días disfrazada de colores llamativos y con causas inapelables.

Imagen:imagenesamor.net

Comentarios

Pedro Delgado ha dicho que…
¡¡Cuanta razón tienes y qué bien lo dices!!

A veces, y sólo en contadísismos casos, algún tipo de destrucción puede ser positiva. Nos han dicho estos días que a veces es necesario destruir ciertas plantas para mantener el perfecto equilibrio y desarrollo del bosque (aunque no todos están de acuerdo en ello)

Saludos muy flamencos desde Cáceres.
LaClau ha dicho que…
Querido Pedro,

Tienes razón, hay veces que la destrucción -y más como el caso que mencionas- es necesaria. Lo mismo sucede con algunas creencias y lastres emocionales...

En fin. Saludos muy mexicanos desde este lado del mundo.

Un abrazo,
AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
CLAU:

Olvidemonos entonces del técnico de la DECEPCIÓN Nacional, (perdón selección nacional), cuando hace un llamado a que olvidemos buscar culpables y nos hagamos todos responsables! mensaje que carece de calidad moral para decirlo despues de sus palabras vertidas en el foro menos adecuado, y despues por no sostenerlas en el foro indicado.

Entonces me parece mejor tu propuesta, tomando el corazón en la mano y con una enorme sonrisa en todo momento, construyamos, en todo momento construyamos un mundo mejor!
Gracias
Amorosamentetuyo
LaClau ha dicho que…
Querido Amoroso,
A veces no resulta NADA fácil, y a veces -confieso- me siento espantosamente ilusa pensando y proponiendo que hagamos las cosas diferentes. En fin, no quiero que se pierdan en el tintero las ganas de cambio, y sobre todo, la voluntad.

Un abrazo,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…