jueves, 21 de agosto de 2008

El arte del "Dolce far niente"

Por alguna razón el arte del "Dolce far niente" me causa culpa (...bueno, causaba). No sé ustedes, pero yo crecí en una cultura familiar muy calvinista, en la que el ocio no tenía cabida y era muy mal visto "sostenerse la quijada". ¿Qué era lo correcto? Hacer, hacer y seguir haciendo. Jamás vi a mi abuela o a mi madre sentadas viendo la televisión "sin hacer nada" o tomando una siesta.  La cama era para dormir, o en caso extremo, para convalecer una enfermedad. Cada minuto de su día estaba repleto de deberes y actividades: cocinar, organizar, alzar, escribir, ayudar, dirigir, construir, tejer, leer, volver a organizar, escombrar, limpiar, coser...... y así hasta la noche. Imagino que sus sueños también están llenos de actividad y posiblemente una pesadilla consista en soñarse dormidas. 

Durante muchos años tuve remordimiento de conciencia por disfrutar dormir. Abría los ojos con una espantosa sensación de pérdida de tiempo. Trataba de dormir lo menos posible para aprovechar mejor el día.  Esa extraña costumbre a veces me inunda: en las noches mi vida se acelera. Cuando me dispongo a prepararme para dejarme caer en los brazos de Morfeo.... se me ocurren "cosas que hacer", y en ese momento puede suceder todo: desde arreglar un closet, hasta ponerme a escribir y ni qué decir de los papeles que siempre necesitan reorganizarse.... 

El caso es que la llegada de esta etapa de mi vida me ha encontrado con una nueva disposición a disfrutar el "dolce far niente", que como bien dicen quienes me conocen.... es muy relativo en mi caso, pues para mi consiste en hacer muchas cosas.... pero a otro ritmo... y la verdad es que estoy aprendiendo a disfrutar no estar acelerada, disfrutar el paso del tiempo a su propia velocidad y hasta sentarme a escuchar el sonido de los grillos en las noches. 

Tomar vacaciones me estresaba hace tiempo (¿Cómo, vacaciones? ¿No hacer mil actividades?), pero ahora me estoy yendo al extremo opuesto..... ¡Cómo me gustan! 

En fin, esto es una reflexión producto de un estado relajado y asoleado de LaClau... y me despido pues voy... al Spa. 

Imagen: Myspace

6 comentarios:

mArXelLa dijo...

Hay Clau! la verdad es que en mi caso no es así, yo disfruto enormemente el ocio pero siempre estoy haciendo algo y últimamente me falta el tiempo, de verdad que necesito tiempo mucho tiempo. Envidio lo del spa! mientras disfrútalo muchooo.
Un besote!

LaClau dijo...

Jaja Marx, pues yo estoy aprendiendo a disfrutarlo... y me está encantando.

Otro besote y te recomiendo un buen Spa para consentirte.

Pedro Aguirre dijo...

La verdad es que yo amo il dolce far niente como a nada en esta vida. Gran, entrada, Clau.

Saludos

Pedro

Ramona dijo...

Efectivamente, somos más de una las que hemos vivido siempre laborando. Como tú dices: las vacaciones o el descanso era cambiar de actividad, y lo grande es que he sido feliz asi.
También hace algo de tiempo que ando más distendida, tomando cada cosa de las que me presenta el día, tal como van viniendo, programando menos, y disfrutando más lo que tengo presente. El futuro...

LaClau dijo...

Hola Pedro,
¿Con qué café empiezas la semana? Qué viva el Dolce far niente pues, no se diga más.
Saludos y que tengas una muy buena semana.

LaClau dijo...

Mi querida Ramona,
A mi también me gusta ahora disfrutar las cosas como se van presentando.... y siempre me he dedicado a hacer, hacer y seguir haciendo. Posiblemente este espacio sea una prueba fehaciente de que algo está cambiando en mi.
Un beso desde México,

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol