Ir al contenido principal

Quisiera escribir sobre otra cosa

Estoy regresando de la marcha "Iluminemos México" en contra de la Inseguridad que se llevó a cabo hoy en mi país. Participé en la Ciudad de México, la capital, pero el movimiento se realizó en otras ciudades del interior de la república de manera simultánea o durante el día. 

El título de este post es "Quisiera escribir sobre otra cosa" porque desearía de corazón que marchas y manifestaciones como la que hoy tuvo lugar no fuesen necesarias. No tendría que llevarse a cabo si México fuese un país seguro, en el que las personas pudiesen dedicarse a trabajar, a generar riqueza y empleos sin temor a ser secuestrados, asaltados o asesinados por mafias organizadas y perfectamente estructuradas. No tendría que llevarse a cabo si las autoridades hubieran logrado acabar con el crimen organizado y sus múltiples manifestaciones (narcotráfico, trata de personas, secuestros) hace tiempo. No tendría que llevarse a cabo si la ciudadanía se sintiese segura al caminar por las calles de sus ciudades y si existiera confianza en las autoridades y en el estado de derecho. Estas son algunas de las razones por las que quisiera no tener que escribir esta entrada. 

Esta marcha, producto de un movimiento de expresión ciudadana, ha generado reacciones y posiciones diversas. Por supuesto, en una coyuntura política como la mexicana en la actualidad(de confrontación, monólogos plagados de intolerancia y negación total a la construcción de puentes y acuerdos entre los partidos políticos y los diversos actores) personajes de ámbitos variados se han servido de esto para expresar sus posturas y radicalizar el ambiente. El detonante del suceso de hoy fue el lamentable secuestro y asesinato del joven Fernando Martí, hace algunas semanas. Esta atrocidad, lamentablemente, no es un hecho aislado en el país: diariamente pierden la vida y su libertad a manos de mafias organizadas personas de la más variada posición social a lo largo y ancho del país. Los escándalos noticiosos los generan actos perpetrados en contra de empresarios o figuras ampliamente conocidas a nivel nacional. Esto, sin embargo, no afecta exclusivamente a este grupo en la sociedad. El crimen organizado atenta contra la seguridad e intereses de personas en todos los niveles de la escala socioeconómica mexicana: se secuestra a las personas por montos tan variados y que oscilan de los $10 000 (diez mil pesos equivalente aproximado a mil dólares) hasta cientos de millones de pesos. Nadie se libra de esto; basta con tener un poco más -o a veces con estar en el lugar equivocado en el momento preciso- para ser víctima de un crimen de esta naturaleza y vivir, por si fuera poco, la incapacidad de las autoridades para darle solución al tema. Posiblemente sea peor aún saber que las instancias responsables no hacen nada porque están coludidas con quienes actúan al margen de la legalidad. 

La situación en mi país no es nada prometedora. De acuerdo con datos de CNN en 2007 el número de secuestros aumentó 35% respecto al año previo, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Mientras que en el 2006 se reportaron 325 plagios, el año pasado la cifra subió a 438 denuncias. México encabeza la lista de países donde se registra un mayor número de secuestros, justo arriba de Colombia, Brasil y Nigeria, según un diario alemán.

“México es, antes de Colombia, Brasil y Nigeria, el país de la tierra en el que hay la mayor cantidad de secuestros", dijo recientemente el jefe de una empresa internacional de seguridad que se ha especializado en secuestros mencionado por el diario alemán Handelsblatt al citar fuentes de empresas de seguridad y aseguradoras.

La Ciudad de México es la zona urbana más insegura en México, aún por encima de ciudades fronterizas en las que impera la violencia por el narcotráfico, ya que tiene una incidencia delictiva de 24,878 delitos por cada 100,000 habitantes, según el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI).

Decía que este movimiento y la marcha que hoy tuvieron lugar han generado respuestas diversas pues existen quienes piensan que con esto se logrará ejercer presión ante las autoridades y los delincuentes se darán cuenta de que no pueden seguir haciendo lo que les venga en gana. (¡Cómo quisiera estar de este lado!) Existen también quienes han dicho que esta es una marcha expresión de los intereses de la clase media y alta mexicana y que por lo tanto no representan a todos los mexicanos. Me ha sorprendido leer en los blogs y páginas que promueven el movimiento comentarios de personas que con un gran resentimiento expresan que esto no tiene valor porque los afectados son los "ricos" del país. Me pregunto si el secuestro  y asesinato de una persona es más importante de acuerdo a la posición que ésta tenga en el escalafón socio-económico-cultural o peor aún, que solamente deben ser considerados los actos de violencia que se cometan en contra de "quienes menos tienen" como verdaderas amenazas a la sociedad. 

Posiciones miopes y de una gran falta de estatura social y política. La inseguridad nos está afectando a TODOS Y TODAS  las mexicanas. Nadie puede sentirse seguro en este país y el temor se ha convertido en una forma de vida. ¿Acaso no sería suficiente compartir un problema de esta envergadura para que las personas decidieran por vez primera sumarse sin importar colores partidistas o sin que sus preferencias ideológicas les permitieran trabajar a favor de una causa común y ampliamente compartida?  

Mañana domingo leeré los periódicos para saber qué fue lo que se dijo de esta inmensa marcha a la que acudieron millones de personas a expresar su inconformidad por la inseguridad que se vive en México y lo hicieron de manera pacífica. 

Quiero -necesito- pensar que los mexicanos aún tenemos esperanza, a pesar de nosotros mismos y que los problemas que vivimos tienen solución. 

Comentarios

yiti ha dicho que…
Hola Clau

Me impactó cuando leí esta noticia en un diario de Chile, decía "cientos de miles de mexicanos marchan...", por suerte en mi país no se viven secuestros, solo uno que otro caso más que aislado, con suerte un par al año, y normalmente son detenidos los responsables.
Con esto te puedo decir que tengan la esperanza, más aún tomando la fuerza de toda la gente que se une en contra la delincuencia. Porque como tu misma señalas, son problemas que tienen solución, lamentablemente muchas veces no esta en nuestras manos, y dependemos en gran parte de las autoridades.

Muchos saludos desde Chile.
Cristina
LaClau ha dicho que…
Yiti,
Gracias por venir de visita y por tu solidaridad. La situación es lamentable,pero no podemos permitir que además de quitarnos la tranquilidad nos roben la esperanza.
¿Qué café quieres para empezar la semana?
elcuervolopez ha dicho que…
Claudia: ¿Por qué será que leo este post, doloroso, y veo reflejada la misma situación en Argentina, más precisamente en Buenos Aires...? Secuestros extorsivos, robos en las calles, etc. Como reflexioné, baratamente claro, en mi blog aunque resulte ridículo, ni los delincuentes tienen códigos y respeto por la vida. Ok, robame y dame un golpe, pero no me mates ni me dejes tullido o cuadripléjico. Es imposible erradicar la delincuencia, pero al menos reeducarla.
Aquí a ese tipo de marchas se las llama Marchas del Silencio.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…