Ir al contenido principal

Las palabras escondidas

El reto del papel en blanco es una cosa terrible (o de la pantalla en blanco, que para el caso, es lo mismo). Quieres escribir... pero no sabes exactamente qué. Presientes, intuyes, sientes, algo en ti te dice con esa voz suave y casi imperceptible que ahí, en algún no tan recóndito escondrijo se encuentra una palabra que quiere salir de paseo, decir y significar algo. ¿Pero qué? ¿En dónde está? ¿Por qué está escondida? 

¿Será que quiere hablar de amor? ¿O tal vez de desencuentros? ¿Y si en realidad fuese de reencuentros? ¿Y qué hacer con las palabras que están en el tintero y que tienen sabor a nostalgia pero son tan tímidas que no se atreven a dar la cara, ni siquiera a dejar ver una parte de su alargada o redonda silueta? ¿Pueden ser palabras alegres, llenas de algarabía, con ritmo y hasta acompañadas por notas musicales? Todo puede suceder. ¿Cómo saber exactamente cuál es la precisa en un momento determinado? 

Las palabras tienen vida propia.  Esa es la razón por la que no siempre están presentes cuando uno las necesita o requiere de su compañía. Así es. Aparecen, en realidad, cuando ellas quieren. Vivimos con la falsa ilusión de que se convierten en significado cuando uno lo decide. Falso, totalmente falso. La verdad es que se dejan ver a través de la tinta, una pantalla o una voz cuando están de humor para hacerlo. Tienen personalidad, estados de ánimo, sensaciones. Por ejemplo, las palabras tristes se dejan ver, o sentir, de manera lenta, cuando saben que serán leídas o escuchadas por alguien. No necesariamente una persona en particular, pero si por alguien receptivo a su situación. Las palabras jacarandosas, bueno, ellas salen de imprevisto, cuando quien las transmite ni siquiera piensa en ellas. No les preocupa si alguien las está esperando o no, simplemente salen. Van acompañadas de situaciones imprevistas, a veces embarazosas, otras graciosas y normalmente las rodean sonrisas. Tienden a ser divertidas. Mucha gente las prefiere a las tristes, pero no siempre es así. 

Hay palabras tímidas. Suelen aparecer mediante susurros o si deciden hacerse presentes gráficamente, son tenues, disimuladas y a veces borrosas o pequeñas, muy pequeñas. Quisieran no ser vistas, sentidas ni percibidas. Tienen mucho que decir en realidad, pero les da pena transmitir lo que llevan por dentro. Quien tiene capacidad para verlas y comprenderlas suele valorarlas mucho, pues tienden a esconder entre sus líneas y sonidos secretos fantásticos, a veces increíbles. Su inseguridad las hace atractivas, pero sólo para quienes las saben apreciar y tienen la percepción tan desarrollada que pueden comprender las realidades más allá de lo evidente. 

Siempre me he preguntado por qué nos definimos como personas a través de las palabras. Son un reflejo de nosotros mismos y es una gran ironía que así sea puesto que ellas son dueñas de si mismas. Somos sus instrumentos para existir, aunque pensemos lo contrario. Ellas nos hacen ser lo que decimos y decir lo que somos. 



Comentarios

laprincesadelasprofundidades ha dicho que…
Hace mucho que no venía por aquí. Solo visitando. Palabras y sólo palabras.
PEDRO DELGADO ha dicho que…
Me preguntabas en tu última entrada por el café que había elegido y de qué había conversado...

¿El café...? "Irlandés", ese que lleva su "mijina" de güisqui...
¿El tema de conversación...? El que decidan los contertulios. Lo bueno es charlar, emitir y escuchar las palabras, esas que a veces nos traicionan, a veces nos adulan, a veces nos abandonan (y que tú con tanto arte describes)... pero tan atractivas y acogedoras si no las inflamos de intolerancia y/o fanatismo.

Saludos flamencos de continente a continente
LaClau ha dicho que…
Hola Princesa de las Profundidades, efectivamente, hace mucho tiempo que no vienes de visita. Pues si, palabras y sólo palabras. Algunas tienen sentido. Ojalá regreses pronto, eres bienvenida.
LaClau ha dicho que…
Querido Pedro,
Nada como un buen irlándes para el frío que se avecina (y me refiero al café, eh?? jaja). Lo tomo contigo en esta conversación frente a la ventana.

Temas no nos faltarán, segura estoy. Podemos jugar con las palabras y tratar de invocar a las divertidas, a las cuestionadoras y a las intensas. Algo sucederá!

Un abrazo desde este lado del Continente.
Ramona ha dicho que…
¡La gran fuerza de la palabra...!
A mí las que me traicionan son esas que aparecen tardías, cuando ya ha pasado el momento de decirlas, y me doy cuanta de lo tonta que he sido por lo que tenia que haber dicho, pero ya no...

Poe cierto supongo que conoces el maravilloso escrito -como todos los de él- de Pablo Neruda en su "Confieso que he vivido", hablando de "la palabra".
Si no lo conoces te lo enviaré por e-mail, porque aunque no es largo, sí para este medio.
Conmovedor para mexicana y española, como es nuestro caso.

Con cariño
LaClau ha dicho que…
Querida Ramona,
Esas palabras traicionan y muchas veces duelen. Aparecen fuera de tiempo y se esconden cuando deben aparecer.

Me encanta "Confieso que he vivido". Como decía "Il Postino" en la película: "la poesía no es de quien la escribe sino de quien la necesita"... y vaya que necesitamos muchas veces las palabras de Pablo.

Un abrazo grande,
alada ha dicho que…
Hola, LaClau, no te conozco, pero entiendo y comparto tu aventura con las palabras.
Es curioso, Pertenezco a una asociación cultural llamada "Las Palabras Escondidas"
Tenemos tertulias literarias, cursos, talleres, fiestas, certámenes literarios... y, ante todo, somos amigos.Charlar ante un té o una cerveza, leer poesías o escribir un relato. Si quieres conocernos, puedes contactar con lpalabrasescondidas@gmail.com.
O, conmigo, en Yenisei63@yahoo.es
LaClau ha dicho que…
Hola Alada,
Mucho gusto. Te invito, antes que nada, un café de bienvenida y te envío un abrazo navideño. Gracias por la visita. Me parece increíble la propuesta. Estaré en contacto y te espero por aquí cuando quieras.
Saludos y felices fiestas.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…