jueves, 7 de mayo de 2009

El Sueño de Inocencio

Dios y Política. Poder terrenal, poder espiritual. La carne y el espíritu. Lotario de Segni, Inocencio III, es el hombre que encarna todas estas dimensiones en su historia y uno de los papas más paradigmáticos en la historia de la humanidad y de la Iglesia Católica. 

No es poco decir que el mundo occidental, como lo vivimos y entendemos en la actualidad, debe mucho de su perfil y arquitectura a este hombre. La historia oficial de la Iglesia Católica, sus rituales, la relación con los infieles, el Vaticano, su papel en las relaciones internacionales, los documentos oficiales de la Iglesia, la división del mundo en los buenos y los malos, la persecución de la herejía, la unificación de los símbolos, los votos, la riqueza, el poder, las contradicciones, la visión oficial de la historia de Jesús, el manto sagrado, el papel de las mujeres en la liturgia... se le deben a Inocencio III. 

Fue él quien estableció que la Iglesia tenía plena potestad sobre la Cristiandad. Hombre de gran cultura y rigurosa formación académica, revolucionario en su clase social, crítico del orden y posteriormente defensor del mismo, conocedor de los placeres de la carne, hombre de sofisticada formación, amante entregado, riguroso defensor de la institución que presidió. Convocante del Concilio de Letrán, autor intelectual de sus consecuencias. Patrocinador de los dominicos y los franciscanos. Persecutor de los Cátaros. 

Gerado Laveaga nos presenta en El Sueño de Inocencio,  claramente una de sus mejores obras -o me atrevería a decir la mejor- los claroscuros de Lotario de Segni, el aristocrático hombre que logró eregirse como el Vicario de Cristo (el representante de Cristo en la Tierra) y quien extendió el poder de la Iglesia a todos los órdenes. 

En esta extarordinaria novela histórica recorren las hojas personajes notables: Otton IV, Federico II de Hohenstaufen, Juan sin Tierra... entre otros. Los hechos se presentan con una gran claridad, producto de una profunda investigación  y una evidente admiración por el personaje. Con gran atino, Laveaga presenta al hombre de carne y hueso que encarna el espíritu de su tiempo y a la vez representa el momento cumbre de la consolidación del poder político-religioso de la Iglesia. 

La presencia de Bruna, la mujer que amó Lotario y que jugó un papel definitivo, según el autor , en la vida de Inocencio.... deja puntos suspensivos en el desenlace de su vida. 

Lectura obligada. No se la pueden perder. 

Aquí una muy buena reseña. 

6 comentarios:

Isabel dijo...

Me gustan los libros que nos enseñan historia, y este hombre, además, debió ser todo un personaje. Un beso

LaClau dijo...

Isabel,
Anímate, es un gran libro y la historia es fascinante.
Otro beso (ascéptico, desde luego) desde acá.

América dijo...

NO HAY QUE PERDERLE LA PISTA....! DESPIERTA MI CURIOSIDAD.

LaClau dijo...

América querida,
Te lo recomiendo, es una novela histórica excelente.
Besos.

Anónimo dijo...

apenas retomo tu blog despues de algún tiempo fuera, desde luego la vida de Inocencio III es importante para comprender el poder de una institución política tan importante como lo es la Iglesia catolica, y sin embargo creo que podría complementarse esta lectura con algo sobre Constantino y el concilio de Nicea, en donde se establecen las bases de la religión cristiana y particularmente el papel que desde su creación jugaran los hombres y la iglesia, pues las mujeres fueron segregadas y soslayadas de cualquier roll protagonico en la sociedad. Apenas hoy despues de más de un siglo y medio, el proceso comienza a revertirse, pero sólo es el principio, falta mucho por hacer al respecto!
Gracias.
Tu amigo Amorosamentetuyo

LaClau dijo...

Hola Amorosamentetuyo,
Gracias por el comentario. Veo que compartimos el gusto por la historia. Efectivamente, este tema no queda completo si no consideramos el Concilio de Nicea ni leemos sobre Constantino.
Falta mucho por aprender, reconsiderar y reescribir en los hechos para darle cabida a una historia con otra narrativa.
Un abrazo,

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol