Ir al contenido principal

Sobre el saberse merecedora o no de las cosas buenas


Leía en el maravilloso blog de Adriana Elba, Descubriendo nuestro mundo interior, la importancia de reconocer en cada uno de nosotros a un ser digno de lo mejor y merecedor de las mejores cosas. Adriana nos dice lo siguiente:

Cada uno de nosotros tiene un trabajo único que cumplir en este mundo. Todos tenemos un alma y una Luz particular que estamos destinados a revelar. Nadie más en el mundo -pasado, presente o futuro- tiene o tendrá la habilidad de hacer lo que el Creador nos ha encomendado hacer. Si todos los gigantes espirituales fueran a descender y trabajar por un millón de años, ni siquiera ellos podrían hacer nunca lo que nosotros podemos -y debemos- hacer.
Hay una historia acerca de la construcción del Templo Sagrado (un importante centro espiritual del mundo) en Jerusalén. De acuerdo con antiguos textos, las piedras más hermosas fueron recolectadas para su edificación. Durante la construcción, los trabajadores encontraron una piedra tan fea que la separaron y pusieron en un montón de desechos. Cuando el Templo estaba por terminarse, encontraron que faltaba una piedra en una esquina diminuta de la parte más importante del edificio, lo que los kabbalistas llaman el “Santo Santuario” (la cámara sagrada más interna) No sabían qué hacer porque ya no tenían piedras.

Finalmente, un hombre recordó la piedra fea que habían desechado antes, y la recuperó de la basura. No sólo sirvió, ¡sino que encajó a la perfección! El Rey David, incluso, escribe un verso describiendo la escena, “la piedra que los constructores despreciaron se convirtió en la piedra angular”.

Con qué dificultad nos sentimos y asumimos dign@s de lo mejor y reconocemos el valor que nuestra singularidad puede aportarle al mundo. Entre el enorme Ego que nos habita, siempre insatisfecho y deseoso de reconocimiento, y las heridas de nuestra historia que siempre tratamos de cubrir y olvidar, estamos tan ocupados evitando el dolor y el sufrimiento que el bienestar y la felicidad los dejamos pasar de lado.

¿Por qué hemos sido educados para no reconocer nuestros talentos y capacidades y ver las ajenas como mejores a las nuestras? Por supuesto que la autocrítica y el autoanálisis son necesarios para vivir una vida equilibrada y lo más sana posible, pero la incapacidad extrema para reconocer nuestro más esencial valor es un defecto, no una virtud.

Creo que el primer paso para vivir en armonía con el mundo es reconocernos de una manera integral, con nuestras luces y sombras. Saber la existencia de nuestras fallas y nuestros aciertos es una manera de asumirnos tal cuales. Nada genera mayor infelicidad que comparar lo incomparable; mi humanidad frente a la del o la vecina.

Cada quién es únic@ y tiene mucho que darle a la vida gracias a su particularidad. Si provenimos del mismo lugar en el que han sido creados los seres maravillosos de este planeta, ¿por qué no reconocemos la grandeza de nuestra propia existencia?





Comentarios

AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Clau:

Justamente porque desde siempre los poderes politicos y económicos, así como los fácticos a través de los medios de comunicación (primero impresos y después electrónicos), siempre han tratado de moldear y homogeneizar un modelo de felicidad, el cual se basa justamente en la obtención de más y más, es decir, en el atesoramiento de cosas y bienes...

Justamente por este tipo de felicidad inducida, basada en constante insatisfacción y los deseos, es que dejamos escapar la verdadera felicidad, aquella felicidad que no es tan costosa y si muy placentera, esa felicidad que tiene que ver con la obtención del justo medio entre dos extremos viciosos:
Los vicios por excesos y los vicios por defectos.
Ese justo medio que se logra a través de la virtud, como decía Aristoteles.

Entendiendo por vicios por excesos: la temeridad, el libertinaje y la prodigalidad, y por vicios por defecto : la cobardía, la insensibilidad y la avaricia.

Y destacando que las virtudes que conducen al justo medio son:

1.- Las virtudes por costumbre o repetición : el valor, la templanza y la libertad.

2.- Las virtudes por aprendizaje o instrucción: la ciencia, la inteligenci, la sabiduría y la prudencia.

De tal suerte y así las cosas, al llegar al justo medio o punto de equilibrio (que no la mediocridad), se alcanzaría el bien supremo que es la felicidad.

Por ello hay que escoger siempre entre dos extremos viciosos, lo que la recta razón nos indique!

Saludos!
Amorosamentetuyo

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…