Ir al contenido principal

Niñas olvidadas, niñas desconocidas, niñas soldado


Mientras nos enteramos de los conflictos bélicos en el mundo, leemos cifras y escuchamos a los líderes del mundo firmar acuerdos para reducir el uso de armas y finalizar conflictos, minuto a minuto mueren, son ultrajados y violentados, heridos, sufren amputaciones, son encarcelados, recultados, violados, explotados o traficados niños y niñas en las zonas de conflicto.




De acuerdo con cifras de la
Cruz Roja Internacional, tan sólo en el 2008, 18 millones de niños tuvieron que abandonar su hogar como refugiados o desplazados, a causa de un conflicto. Se habla de los niños que son reclutados en las guerras existentes en Africa y Asia, pero poco se habla de las niñas soldado, quienes además de ser reclutadas por la fuerza, deben cumplir trabajo de servidumbre forzada y prestar servicios sexuales a sus captores.“En los campos de entrenamiento militar, las niñas soldado fueron víctimas de abusos sexuales por parte de soldados y comandantes. Algunas con tan sólo 12 años de edad, servían de combatientes, cocineras, limpiadoras, informantes, guardaespaldas y esclavas sexuales. Si rechazaban mantener relaciones sexuales con los mandos, eran asesinadas.” Con estas palabras, el Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional presentaba el caso contra el líder de la Unión de Patriotas Congoleños, Thomas Lubanga, acusado de crímenes de guerra por reclutar y alistar a niños menores de 15 años para participar en las hostilidades entre Septiembre de 2002 y Agosto de 2003.

La guerra, a pesar de involucrar a hombres y mujeres, niños y niñas, normalmente se observa con una mirada ascéptica y "fría" en la que la perspectiva de género parece no tener importancia. Cuando ésta se incorpora, salen a la luz datos de gran impacto. Cerca de la mitad de los niños asociados a grupos armados en el mundo son niñas.

En la República Democrática del Congo las cifras se sitúan en torno a las
12.500 niñas soldado. De acuerdo con datos del Grupo Antimilitarista ExAlacant, el papel que desempeñan las mujeres y las niñas en la guerra está centrado en sus funciones productivas y reproductivas. En entrevista a la experta en cuestiones de trauma, Elisabeth Shauer, ser niña soldado es más que portar un arma o luchar en un conflicto.“Las chicas tienen una carga añadida: han de cocinar, limpiar y proporcionar servicios sexuales a las tropas. Estos servicios son una parte integral de su función como niñas soldados,” dice la experta. “Las niñas que entran a formar parte de un grupo armado lo hacen en un grado de vulnerabilidad diferente que los niños.” (Ver nota aquí.)


El hecho, desde la óptica que se observe, es alarmante. Esto ha generado debate en foros internacionales debido a que se ha planteado la inclusión del abuso sexual como parte de los cargos que deben hacerse a quienes reclutan y emplean pequeños en las guerras. No todos están a favor.

Las niñas, además, se convierten en esclavas de la guerra. En Sierra Leona, por ejemplo, las "esposas de los Comandantes" organizan misiones de incursión para secuestrar a niños y niñas en las aldeas que asaltan. En el Norte de Uganda, 30% de los niños reclutados por el Ejército de Resistencia del Señor son niñas. La Organización Canadiense Derechos y Democracia señala que todas las niñas que han sido capturadas han sido violadas.

Esto genera, además, una problemática colateral que es necesario atender cuando son rescatadas y se trata de reinsertarlas a su comunidad. Deben ser atendidas por enfermedades venéreas, muchas se fueron siendo niñas y regresan siendo madres solteras y muchas otras tienen que sufrir el ostracismo al que son sometidas al ser rechazadas en sus comunidades por haber tenido relaciones sexuales previas al matrimonio.

El problema, como se ve, es complicado. Las niñas en zonas de conflicto no son sólo un "daño colateral" más de esta realidad. Son una realidad sobre la que es necesario actuar y a quienes es necesario ayudar desde diversas áreas y opticas para que puedan tener la esperanza de un futuro.

No tienen voz, prestémosles la nuestra.



Imagenes: blogdemagog.com, ilustrados.com, avizora.com, dw-world.de

Comentarios

Isabel ha dicho que…
Es un tema muy grave, es horrible lo que se está haciendo con estas niñas, que mierda de mundo y de gobernantes del mundo. Debemos gritar todos a la vez, para que nos oigan, para castigar a los cerdos que las utilizan, y para terminar con esta injusticia. Un artículo de mucho valor. Un beso
LaClau ha dicho que…
Isabel,
Es algo terrible. El mundo permanece impávido ante esta realidad. ¿Porque los humanos hemos desarrollado la indiferencia como esta gran coraza que nos hace inmunes al dolor que mucha gente siente en este preciso momento?
Gracias por visitar, leer y tu comentario.
Otro beso,
AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Querida Clau:

la estupidez del ser humano es tanta y siempre va acompañada de codicia, que hace que las guerras se den de forma constante en cualquier parte del planeta.

La pobreza y la ignorancia son el caldo de cultivo y el detonador que permiten, que pequeños niños y niñas formen parte de los ejercitos en pugna, sin que la causa que motive los conflictos, valga la pena la brutalidad de armar a un pequeño con todos los daños colaterales que ello conlleva.

La educación y la conciencia son la solución a tanta estupidez humana!
Verdaderamente es indignante tanta sin razón!

Un abrazo
Amorosamentetuyo

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…