Ir al contenido principal

5 consejos infalibles para vivir permanentemente estresada

Estoy segura de que esto que te voy a contar te ha pasado. Lo peor, que ya lo sabes, pero en menos de lo que abres y cierras los ojos… estás de nuevo en el mismo lugar. 

Ya sabemos lo que es el estrés, tanto en teoría como en la práctica. Si no conocemos la definición de la Real Academia, sabemos cómo se siente: ansiedad, angustia, sensación de no acabar nunca nada, malestar físico y un largo etcétera.  Seguro, al igual que yo, has leído hasta el cansancio recetas para acabar con él, desde los amigos hasta el terapeuta y el médico te han dicho que hacer… y sigues sin cambiar esos hábitos que te tienen así. 

Te voy a dar cinco consejos para seguir permanentemente estresado o estresada. ¿De qué sirve que te diga cómo dejar de estarlo, si seguro has leído más que yo al respecto y estamos instalados en la misma situación? 

1. Haz listas interminables de pendientes.  Esta receta es infalible para estar siempre angustiada o angustiado. Elabora listas y listas de todo lo que tienes que hacer: desde acomodar ese cajón que lleva dos años desordenado hasta pagar la luz, por supuesto, sin dejar del lado el informe que tienes que presentar pasado mañana en la oficina. Si tienes hijos o hijas, no olvides añadir la revisión de sus tareas. 

2. No establezcas prioridades en tu vida ni en tu día a día. Esto es fundamental. Dale a todo lo que haces el mismo peso y a todo lo que te suceda la misma importancia. Es igual de importante darle una boleada a tus zapatos que darle de comer a tus hijos, a tus mascotas y enviar el regalo de cumpleaños a tu comadre. Lo importante es que lo trates de hacer todo al mismo tiempo y el mismo día. 

3. Toma todo lo que dicen y hacen las demás personas como algo personal. No vayas a pensar que los demás tienen sus propios rollos, retos, miedos e inseguridades. Que las cosas que dicen y hacen tienen que ver con sus propias limitaciones y creencias. ¡No lo hagas! Piensa que todo lo que hacen tiene que ver contigo y que en el fondo, su fin último es afectarte y de manera negativa, por supuesto. 

4. Duerme y descansa poco.  Creo que debía empezar esta lista por aquí. Ya sabes que el descanso es necesario física y mentalmente, pero como eres una superheroína -o superhéroe- TU no lo necesitas. Acuéstate tardísimo, levántate temprano, come mal de preferencia y a deshoras. La idea es sentirte permanentemente cansada(o) y llevar tu cuerpo al límite.  Total, que te de un infarto ¿a ti? es algo remoto y lejano. 

5. Trata de darle gusto a todo el mundo y hacer todo a la perfección. Dedica todo tu tiempo, dinero y esfuerzo en resolver los problemas de los demás, en preocuparte por ellos y ellas (¿Para que dejar que los demás se hagan responsables de sus cosas si tú puedes hacerlo por ellos?) y en satisfacer sus necesidades. ¿Las tuyas? Recuerda siempre que son secundarias, el resto del mundo va antes que tu, siempre.  Ah, y cuando hagas las cosas, tienes que hacerlas de manera perfecta.  Los errores son para los imperfectos, y tu no eres ¿o si?

Se constante con esta actitud y estos pensamientos, y te garantizo que nunca estarás bien, el estrés y tu serán uno mismo y por supuesto, difícilmente serás feliz. Pero ¿quién quiere ser feliz, si es algo tan superficial y en esta sociedad todo se puede comprar? No olvides ahorrar para tratar de comprarla, y suerte, ojalá que no te gastes todo antes en medicinas y médicos para curar las consecuencias que tu cuerpo seguro pagará por vivir así. 

Si logras hacer algo diferente, no dejes de contarme cómo le hiciste para no cumplir estos cinco, atractivos y sencillos pasos. 

Saludos. 



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…