Ir al contenido principal

El faro de Peggy´s Cove



El faro de Peggy´s Cove o Peggy´s Point Lighthouse es uno de los más conocidos en la provincia de Nova Scotia en  Canadá. Fue construido en 1915, sobre un faro previamente establecido en 1868, el cual era de madera y kerosene en la entrada de la bahía. 

Detrás de este pintoresco lugar hay leyendas  relacionadas con su nombre. Una de ellas cuenta que una turbulenta noche de octubre un barco naufragó y todos los tripulantes murieron, salvo una joven mujer que logró sobrevivir y llegó nadando a las rocas. Se llamaba Margarita y se casó con uno de los solteros codiciados del lugar. Al paso de los años, la gente la iba a visitar y decían que iban a la cala o ensenada de Peggy (diminutivo en inglés de Margaret). Otra historia cuenta que se le puso así por estar situado justamente en la entrada de la Bahía de Santa Margarita.  No hay documentos que avalen una historia o la otra, pero tampoco que la refuten.  

Por cierto, la leyenda ha generado toda una industria alrededor: libros, discos, postales y un restaurante cercano cuyo parte del atractivo es, precisamente, la vista al faro y la parafernalia que rodea la historia de Peggy. 



Lo que es un hecho, es que el faro y el lugar son un atractivo turístico importante en esta provincia canadiense y este uno de los faros más fotografiados en el mundo. 

¿Conoces faros parecidos a éste? 



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…