Ir al contenido principal

De cómo la bicicleta permitió que las mujeres contaran una historia diferente

Fuente: Fine Art America 

En el mes de mayo viajé a Suecia y a España a dos eventos fantásticos: en Estocolomo al foro de Gobernanza de Internet que organiza el canciller Carl Bildt y a Barcelona al I Encuentro de Blogueras en la Ciudad que organizaron las editoras del súper blog Más que madres, Soraya y Carmen,  y quienes me invitaron como ponente. 

En Barcelona el nombre de mi presentación fue "De la bicicleta al internet"y hablé, entre otras cosas, de  que la bicicleta fue a finales del siglo XIX una herramienta de liberación para las mujeres y que con internet, hoy en día, sucede algo similar.  Las mujeres de aquellos años eran revolucionarias al subirse a una bicicleta y a la sociedad del momento le daba  casi terror en Europa y Estados Unidos, verlas subidas en una porque "quién sabe a dónde iban a llegar".   En un mundo de corsets y vestidos largos, las bicicletas incitaban a la creación de una nueva moda para las mujeres que les permitiera montar una bicicleta y evitar que sus vestidos se atorasen con las cadenas de las llantas.  A muchas mujeres no las dejaban salir solas y tenían que salir acompañadas de un hombre, por supuesto. 

Fuente: XRoads.virginia.edu


Me fascinó este descubrimiento de la historia de la bicicleta en el mundo. No pude evitar hacer la comparación  con el uso del internet y al potencial liberador, dignificador y potenciador que tiene para millones de mujeres en nuestro tiempo. 

La conclusión con la que nos quedamos las y los asistentes y yo en ese encuentro fue: "¡Sigamos pedaleando".   (Aquí les dejo mi crónica del encuentro.)

En estos días, leyendo la versión digital de una de mis revistas favoritas: The Atlantic, me encontré con un artículo que me fascinó y que me remitió a esta idea de las bicicletas como herramientas de liberación femenina: How the Bicycle Paved the Way for Women´s Rights. The technology craze of the 1890s meant fashion freedom and transportation independence

La autora, Adrienne La France, narra cómo en Estados Unidos el uso de la bicicleta le dio una movilidad a las mujeres que no tenían y les ayudó a transformar sus vestimentas para poder andar en ellas.  Cita a algunos autores de la época y que manifiestan todo tipo de posiciones al respecto: desde los que dicen que lo peor que le ha sucedió a la sociedad es ver a una mujer montada en una bicicleta. "¿A dónde va a llegar la sociedad permitiendo algo así?", hasta los que con gran sorpresa dicen que hay en las calles miles de mujeres yendo y viniendo a todas partes en sus bicis… que quisieran saber a dónde van y si algún día piensan reunirse… y si lo hacen… seguro cambiarán el mundo. 

Sin duda, autores de la época también entendieron que el mundo no sería el mismo después de este avance tecnológico y de la socialización del mismo. Con claridad pudieron prever lo que significaría para la participación social y política de las mujeres. 

"The woman on the wheel is altogether a novelty, and is essentially a product of the last decade of the century," wrote The Columbian (Pennsylvania) newspaper in 1895, "she is riding to greater freedom, to a nearer equality with man, to the habit of taking care of herself, and to new views on the subject of clothes philosophy."

La traducción es: "La mujer en rueda es una novedad y esencialmente un producto de la última década del siglo, escribió el periódico The Columbian de Pensilvania en 1895, ella monta rumbo a una mayor libertad, a mayor equidad con el hombre, hacia el hábito de cuidar de si misma y hacia una nueva manera de ver la filosofía de la vestimenta y la ropa."

Después la autora retoma imágenes de diversos periódicos en el país y enseña cómo se veían las piernas de las mujeres. Las mujeres de Nueva  York y San Francisco, sin duda, resultaban las más fashionistas de las mencionadas, y las de Brooklyn  y Cincinnati las menos atractivas.  Aquí algunas de las imágenes del artículo: 






En todo caso, me pareció una genial coincidencia este artículo con mis vagabundeos sobre el tema. 

¿Crees que e internet puede significar una ventana de oportunidad para el desarrollo de  las mujeres y para millones de personas en el mundo? ¿Por qué? ¿Alguna vez reflexionaste sobre el significado de la bicicleta cuando apareció en la historia de la humanidad? 



Podemos seguir conversando en Twitter: @LaClau

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…