Ir al contenido principal

Nuestra personalidad virtual y su efecto en el mundo real

En un mundo competitivo el tema central es destacar, sobresalir, recibir aceptación, ser reconocid@s. Ese es el pan nuestro de cada día en un mundo mediatizado y en el que se convive muchas veces como en una jungla. Hay que ser el más apto para sobrevivir.

Observo con sorpresa, ¿y un poco de nostalgia? que esos referentes del mundo real se están trasladando al mundo virtual. Tal vez era mi ingenuidad la que me llevaba a pensar que el ciberespacio podría plantear otro tipo de convivencia. Veo, con absoluto realismo, que los humanos hemos trasladado nuestros comportamientos y valores a esta esfera. Es inevitable y lógico. Lo comprendo.

Después de un par de años de navegar en la blogósfera con placidez me encuentro aguas turbulentas. Lo mismo sucede en la twitósfera y en las redes sociales. Ahora la cuestión es saber y ver quién sabe hacer el mejor uso de estos medios, quién es el o la más visitada, quién dice los mejores comentarios en 140 caracteres en Twitter o quien escribe los status más simpáticos en Facebook. Ya no se navega del todo por el gusto de hacerlo, ahora tenemos que adornar y diseñar muy bien, con claridad y asertividad nuestra personalidad en internet para tener seguidores, lectores y demás tipos de compañeros en este lugar.

Ya no somos sólo avatares, somos human¿oides? construyendo nuestro ser en el mundo virtual para generar credibilidad, legitimidad y aceptación en el mundo real.

¡Qué paradoja!


Comentarios

Muchas gracias, bienvenida. Los blogs son un espacio donde ahora todos tenemos la voz que antes se reservaba sólo a los caudillos o a los dictadores. A lo mejor hoy esto es babel, pero tarde o temprano habremos de converger en cosas más constructivas. Tengo mi blog (público), tengo mi Facebook (personal/familiar) y tengo mi twitter (en proceso de consolidación). Recién, en un viaje internacional, sin saber que existía el twitter (marzo/09) inventé el "Realityblog" donde con la BlackBerry me puse a expresar en Facebook, en tiempo real, lo que veía, lo que vivía, lo que sentía, lo que pensaba y fue una expresión maravillosa, inspirada en James Joyce, quien hoy día permanecería ignoto frente a la vorágine de twitts ... "ey tú, maldito canalla" piensa Leopold en una de las primeras escenas. Hoy dan ganas de expresar eso cuando uno ve un twitt que le desagrada o un estatus de alguien que le va al equipo contrario.
James Joyce está hoy en cualquiera de nosotros, expresando cada segundo, cada pensamiento, cada sensación, y los twitts se los lleva la red, como no leídas permanecen a menudo las páginas del Ulises, un libro que nunca he podido acabar (ni pasar de la página 100). Todos los días lo leemos y lo escribimos.
AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Clau:

Para mi lo verdaderamente importante no radica en ser el más destacado, ni ser reconocido por muchas personas.

Cierto que cada vez, existen más personas que se trasladan al mundo virtual del ciberespacio, y cierto también, que se trasladan con todos sus valores, o con la falta de estos y con sus comportamientos propios, como en sus vidas.

Por lo mismo, lo importante no es ver quién es más conocido o quién tiene más visitas, o quién hace los comentarios más simpáticos.

No, lo verdaderamente importante, al menos para mí, es encontrar personas y seres humanos buenos y sinceros que escogen mostrar su visión del mundo y de la vida a través de las ventanas del ciberespacio.

Por eso para mí la credibilidad radica, en que personas, no se conviertan en humanoides en este mundo virtual, sino que a pesar de los adelantos tecnológicos, sigan buscando ser, mejores seres humanos por excelencia

Por eso, espacios como el tuyo son tan calidos y tan especiales, porque detrás de las ventanas del ciberespacio en donde te asomas, dejas ver la esencia de una mujer que es un ser humano bello, ahí radica tu valia y tu propia legitimidad para contigo misma y para con los que decidimos asomarnos por tu ventana para ver lo maravilloso de tu mundo.

Justo ahí radica el verdadero valor de tu espacio virtual, en que no es un lugar común y parecido
a todos los demás, pues, en tu espacio se puede ver algo fuera de lo común, a lo que tantas personas transformadas en humanoides, muestran en sus blogs facilones y de moda, pero sin esencia personal, sin gusto y sin calidad.

Un beso!
Amorosamentetuyo
LaClau ha dicho que…
Roberto,
Qué gusto y gracias por la visita. Me gusta tu analogía, de alguna manera la blogósfera es como la búsqueda de Ulises, una búsqueda que no tiene fin y en la que cada día se escribe y construye un territorio y desafío más.
Que maravilla que en este caso la Twittósfera nos vinculó y ahora navegamos en este otro espacio de creatividad, que confieso, me gusta más.

Saluditos y ¿qué café te ofrezco?
LaClau ha dicho que…
Amoroso cibernético,
Veo que coincidimos y gracias por tus palabras. ¿Sabes? Me niego a entrar a esa carrera de la popularidad virtual: no me gusta. Entrar a ella implicaría tirar a la basura la esencia de este espacio y mi libre navegar en él.

Me siento en internet como si estuviera en Can Cun hace veinte años. Era un lugar maravilloso, lleno de sol, colorido y equilibrio. El visitarlo generaba sensaciones adversas: por un lado el gusto de estar ene lugar y las ganas de decirle al mundo entero que existía ese paraíso; por otro, las ganas de mantener oculto el secreto para seguir disfrutando de un lugar que era casi virgen y en el que podía disfrutarse la naturaleza sin la presencia depredadora del ser humano (y la falta de cultura cívica de muchos de mis connacionales).

Ni modo, ya se descubrió el Cancún cibernético y han llegado las huestes de Attila.

Un beso,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…