Ir al contenido principal

¿Y si me voy?

No se por qué no he podido responder esa sencilla pregunta: ¿y si me voy? Suena fácil, tomo mi historia, mis ideas y lo menos que pueda del desamor, lo empaco en una maleta color sepia con rueditas y tomo el primer vuelo al país sin regreso. 

¿Qué me detiene? ¿Será la nostalgia anticipada de saber tu ausencia en mi futuro? ¿Serán las ganas de revivir los buenos momentos y el reencuentro que parecía una fantasía pues sentíamos que jamás había habido un desencuentro? A veces esa pequeña voz, que intuyo que no está del todo de mi lado pues me lleva a tomar malas decisiones; decisiones que a la larga me hacen llorar, me susurra al oído que me quede, que te espere, que no me mueva, que aguante un poco más. A veces esa pequeña voz se alía con la tuya cuando llamas disfrazado, ¿o desenmascarado? de indiferencia y me convence de tu temor a decir adiós, porque sigues pensando “en lo nuestro”. 

Pero ¿qué es lo nuestro? Un camino de incongruencias, de soledades, de mentiras, de simulación revestida de autenticidad, de indiferencia escandalosa, de cobardía en los rincones, de sombras sin matices, de luces desaparecidas, de sueños rotos, de lejanía constante y de falta de consideración. Lo nuestro ¿alguna vez lo fue? Lo viví como nuestro, pero cuando escucho las palabras salir de tu boca, me golpean y me envuelven de color sanguina, me suenan tan vacías y sin embargo laten en mis oídos. 

Gracias es tu respuesta a una declaración de amor. Gracias y punto. 

Cuando escucho esa palabra acompañada del sonido constante, suave y penetrante de la indefinición es cuando me digo desde el fondo de mis dudas: “deja de preguntarlo, simplemente, v e t e”. 

Comentarios

mArXelLa ha dicho que…
Clau, es tremendamente desgarrador lo que nos compartes. Del otro lado de la pantalla suena fácil, pero cuando estoy de tú lado se lo complicado que es decidir.Las dudas son muchas y parece que no hay nada claro, parece que ese "gracias" es una nube gris que no te deja ver lo que en realidad esta diciendo. La tristeza llegará, este o no este te sentiras mal...qué tanto podemos esperar? cuánto se debe aguantar?
Yo soy mala dando ánimos,sólo te puedo mandar un abrazo enorme lleno de fuerza y coraje para enfrentar lo que venga...
LaClau ha dicho que…
Gracias Marxella,
Lo recibo con mucho cariño. Se vive tomando decisiones ¿no?
Un beso grande,
El R ha dicho que…
Pst, pst. Soy una vocecilla, nunca me hagas caso. Cómo que ¿y si te vas, qué? Pues con quién me voy a reír de la desgracia propia y ajena. No, no , no. Nada de maletitas sepia, a menos que sean Vuitton.

Tanti baci,

El maníaco de la vocecita con resfrío
LaClau ha dicho que…
Querido R,
Lo de la maletita sepia de LV le da estilo al hecho, que ni qué.
.....y sabes que siempre contarás conmigo para reírte de las desgracias (que normalmente son las propias ¿no?)

Te mando unos pañuelitos desechables para el resfrío y sus derivados.

Baci anche.
laprincesadelasprofundidades ha dicho que…
Por eso no hay k enamorarse. El amor es traición y desconsuelo. Pura tristeza.
LaClau ha dicho que…
Hola Princesa,
Creo que no es sólo eso princesa. Puede ser parte del recorrido, pero también es encuentro, crecimiento, felicidad, desarrollo y alegría. Es la vida misma: llena de contrastes, valles y montañas, bienvenidas y despedidas. Si duele, pero también se siente bien.
No quiero vivirlo sólo como traición, ni quedarme con el desconsuelo que producen las despedidas. Supongo que hay que vivirlas, a pesar de uno mismo, cuando tocan.
Un abrazo,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…