Ir al contenido principal

El camino de la Divinidad: entre la Ley y la Voluntad

Mi gusto por la Filosofía y algunas reflexiones sobre una de sus áreas, la Teodicea, me ha llevado a cuestionarme cosas diversas. Comparto con ustedes una de estas ideas.

1. Propuesta inicial
El planteamiento de que la Filosofía surge como religión en la Antigua Grecia siempre me ha resultado fascinante. La relación con lo Divino germina (si es que puede ser éste el término adecuado) de la mente y la palabra de los hombres. Posteriormente se “descubre” la existencia de Dios y se plantea la religiosidad a partir de la palabra (San Agustín), pues ella fue depositada por el Creador en la mente de los hombres, y nosotros simplemente recordamos algo que ya existía previamente gracias a El. Ya di un salto casi cuántico, regresemos al planteamiento inicial. 

Cuando la Filosofía se encuentra con la tradición de frente y los hombres se preguntan ¿qué es verdad? (y ¿qué es la verdad?) surgen las respuestas que darán sentido a esta búsqueda. ¿Hasta dónde las cosas suceden como resultado de una Ley inevitable e inquebrantable y hasta dónde los sucesos son producto de la voluntad, o inclusive del capricho de los Dioses? La búsqueda y el intento por comprender las complejidades de la vida llevan a las personas a la reflexión sobre Dios (o los dioses). 

Me cuesta trabajo explicar de qué manera el diálogo filosófico podría explicar, justificar y dar sentido en su totalidad (si es que ello es posible) a la existencia del Dios Creador. Este adjetivo es el que hace toda la diferencia y justamente el que limita la explicación. Este Dios, aunque se trata de definir con palabras, no puede ni siquiera conceptualizarse pues se trata por completo de algo indefinible: en el momento en que pueda ser nombrado tal como es, o definido, deja de ser quién es, por ello, su definición es, por su propia naturaleza, incierta. Su definición no es El, no podría serlo. 


2. Sin punto final….
El origen de estas ideas es la pregunta por Dios, y mi conclusión es que es imposible conocerlo. Conocerlo implicaría fusionarnos con él y en él (como una gota de agua se fusiona en el Océano y éste simultáneamente en la gota). 

El conocerlo y aproximarse a Él es una experiencia individual (que los hombres hemos vivido a lo largo de la historia de manera colectiva) y que nos deja con dudas. Estas pueden posiblemente desaparecer a través de la Fé. La Filosofía puede ser un camino para reflexionar sobre Él, para preguntarnos (¿qué otra cosa puede hacer mejor el ser humano?) y conocer nuestro propio pensamiento al respecto. Ahora bien, vislumbro (o en realidad el planteamiento me deslumbra), la complicación que implica cuestionarse, preguntarse y Dia-Logar en torno al Dios Creador. 

Mi conclusión es que en el proceso de intentar conocer a Dios, y vivirlo, el hombre en realidad sólo puede conocerse a si mismo. Necesita creer en Dios para explicar los inexplicables de la vida, empezando por la vida misma. Esta necesidad habla en sí misma del ser que la tiene y el sentido y orientación de sus miradas y sus búsquedas son una expresión de si mismo, de lo que es, de lo que lo constituye y lo hace complejo. Esta necesidad de relacionarse con lo Divino forma un elemento constitutivo de la definición del hombre. 

¿Qué sería del hombre con certezas? ¿Cómo sería si todas sus dudas tuviesen respuesta? 

Imagen: http://crxs.files.wordpress.com

Comentarios

Camille Stein ha dicho que…
si el hombre fuera una certeza sin asomo de fisuras... quizá la filosofía nunca hubiera existido o sería un simple juego de palabras

:)
mArXelLa ha dicho que…
Querida La Clau, esta reflexión me ha dejado pensando en tantas y tantas cosas. Coincido contigo, buscar respuestas en algo divino implica tener certezas hacia lo desconocido, a mi lo que no me gusta es dejar la responsabilidad de nuestros actos a un tercero. Todos necesitamos en momentos dificiles creer en algo, lo mejor sería creer en nosotros, pero somos frágiles. Yo siempre tengo dudas, pocas certezas y muchas inquietudes. Seguramente por eso, escribimos y compartimos espacios con los demás....un beso
América ha dicho que…
Amiga me quedo absorta leyendo, se me enfria el café,lo que te puedo decir es que nos pones a pensar,la certeza esta ahí que no lo pueda explicar mi naturalez humana es otra cosa,pero lo mas triste que puede pasarnos es que estemos absolutamente solos en el universo,eso no es posible....Las repuestas estan en nuestra alma en el interior de nuestro ser,la naturaleza del hombre esta herida por buscar donde no debe....Y no sigo por que es mas propundo de lo que parece ..Saludos.
LaClau ha dicho que…
Camille,
Tienes toda la razón. Sin fisuras no tendría sentido ser quienes somos: tendríamos todas las respuestas y pienso que la vida no tendría sentido alguno.
Un beso,
LaClau ha dicho que…
Marxella,
Hola, que bueno que vienes de visita.
No creo que la búsqueda de lo divino implique dejar en manos de un tercero nuestras responsabilidades. Creo, sin embargo, que el ser humano busca explicar cuestiones que la razón no le aclara, y ahí es justamente en donde se ubica esta búsqueda. Para los griegos la Filosofía empezó siendo su religión: sus dioses eran la explicación de su ser, eran la fuente de la sabiduría. Es hasta que el hombre logra separar esto que empieza el camino de la búsqueda del conocimiento en el occidente. La necesidad de encontrar respuestas a la divinidad es una de ellas. En este caso la Teodicea se concentró en la búsqueda del Dios Creador cristiano, y creo que ahí radica su limitación, pero todas las culturas tienen una explicación al respecto. (Estoy preparando un post al respecto. Pronto lo compartiré.)
Un beso,
LaClau ha dicho que…
América querida,
Estoy temas a mi también hacen que se me enfríe el café. Somos humanos y tenemos esa semilla de inquietud en el interior. Esa semilla está llena de preguntas, preguntas y más preguntas, y muchas veces hay pocas respuestas. Creo, sin embargo, que muchas veces lo valioso del tránsito por la vida radica en la capacidad de salir a buscar la respuesta, pero sobre todo, en nuestra posibilidad de hacer las preguntas. No sé por que´vivimos en una cultura que busca responder todo y hace énfasis en ello; por el otro lado, le da poco valor a la construcción y elaboración de preguntas.
Otro beso querida amiga,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…

5 preguntas ciudadanas para el Tercer Informe de Gobierno

Como siempre, todo listo (o casi) para el ritual republicano a la mexicana que es el Informe de Gobierno el próximo 2 de septiembre. El presidente Enrique Peña Nieto dará su mensaje desde Palacio Nacional. ¿Informará sobre lo que realmente queremos saber?

Como ciudadana y mexicana tengo muchas preguntas y evidentemente no soy la única. Llegará Peña Nieto al Informe con una calificación bajísima de acuerdo con el PEW Research Center de Estados Unidos: 44% (y hay quienes se preguntan que por qué es tan alta aún…) y reprobado en áreas claves que preocupan a la ciudadanía, a la opinión pública y que a nivel internacional dan mucho de que hablar en educación, economía, corrupción y combate al crimen organizado. No es para menos, poco puede decirse en contra cuando se presenta un presupuesto que disminuye la inversión en educación y se baja el monto presupuestado a las principales universidades del país; el peso se devalúa día con día frente al dólar; frente a hechos de corrupc…