viernes, 23 de julio de 2010

El valor de lo imprevisto

Lo imprevisto tiene esa enorme capacidad que le acompaña en todo momento: la de sorprendernos. Pues si, así es de evidente y así es de real.

¿Qué hacer ante cosas imprevistas? En realidad tenemos muchas opciones:

1. Quedarnos paralizados. Esto suele ser común pues implica un cambio de planes cuando en tu cabeza tenías una ruta de lo que harías en función de lo planeado. Puede ser útil para reorientar el camino y ubicar la brújula en el nuevo mapa.

2. Enojarnos. Esto es muy común también y es el recurso más fácil y ampliamente utilizado. El enojo sirve prácticamente para todo: para responder ante imprevistos, para canalizar la frustración, para actuar cuando no sabemos qué hacer (además en esta sociedad es mejor visto verse enojado que frágil).

3. Sonreír. Jajajajajaja. Estarán pensando que ahora si, ya enloquecí. ¿Sonreír ante algo imprevisto? ¿Por qué no? ¿Por qué hacer una mueca es mejor que sonreír? Son reacciones y ésta, claramente, es un imprevisto del imprevisto. Dicen, además, que la sonrisa es sana (si cura a los enfermos) por qué no nos ayudará a estar mejor en un momento de incertidumbre. Además, ¿quién dice que todo lo impredecible es malo?

4. Seguir haciendo lo que estábamos haciendo. Pues eso es lo más natural. Si no puedes hacer lo que habías planeado, puedes seguir con lo que estabas. Si no te gusta lo que estabas haciendo, lo cual es otra cuestión, pues haz algo diferente o acaba la actividad y ¡otra cosa mariposa!

5. Cambiar de ruta. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo no planeado? ¿No lo recuerdas? Seguramente fue hace mucho tiempo. Tal vez ESTE sea el momento preciso para salirte de las rutinas y los planes, hacer una maleta y tomar un camino desconocido, por una hora o un día. No importa. Lo que vale la pena es hacerlo.

Finalmente, creo que buscar una salida creativa, puede ser mejor y más reconfortante.

Y tú ¿cómo resuelves estos momentos?

2 comentarios:

AMOROSAMENTETUYO dijo...

Clau:

En la actualidad, la velocidad con la que vivimos, la inmediatez, y las prisas, hacen que perdamos de vista lo más importante y sólo actuemos en busca de lo más urgente, que muchas veces son las cosas menos importantes!

Aunado a lo antes mencionado, la inmediatez y las prisas y el ritmo de vida acelerado, también ocasionan que perdamos la capacidad de asombro.

Los adelantos tecnológicos de los últimos cincuenta años, traen como consecuencia que la gente se acostumbre de manera casi inmediata a cualquier cosa y ya no se asombre de nada, con excepción de algún cambio en la rutina, eso si puede hacer que la gente, se asombre casi hasta llegar a el paroxismo.

A pocas personas le asombra hoy en dia, el hecho de poder tener un teléfono celular (movil), cuando apenas en 1985 (fecha del temblor en México), sólo los millonarios tenían un teléfono en su automovil. (Lo otro sólo podía verse en peliculas cmo las del 007,james bond)

A pocas personas les emociona subirse a un avión para viajar aunque sea a la playa más cercana, no ven ni observan cuan maravilloso, es pensar que uno se encuentra a varios kilometros suspendidos en el aire, en un mueble que pretende ser un pajarote metálico de varios cientos de toneladas.
(sólo después de la segunda mitad del siglo veinte, se iniciaron los viajes en avión para pasajeros, antes, el avión sólo era ultilizado para fines bélicos).

A pocas personas les asombra, poder verse uno al otro, en distintos puntos del planeta, a través de una pequeña cámara integrada en la computadora, misma que en en los ochentas, todavía ocupaban el tamaño de una habitación y hoy la pueden llevar dentro de sus mochilas, o inclusive en el bolsillo del pantalón.

Casi nadie se asombra por la maravilla que representa una rosa que brota en un jardín, por el brillo del sol sobre un estanque o lago o bien por el canto de un colibrí.

En la última semana de julio del presente año, se anuncio la posibilidad de salir a la venta un avión personal que puede convertirse en un automovil para circular en la ciudad, y ¡pocas personas se asombran ya de ello!

Hoy en día por lo que las personas pueden asombrarse y hasta quedar perturbadas, es justamente por los cambios en sus vidas o por los imprevistos que suelen presentarse en los planes que se tenían.
No saben o ignoran que en esta vida, la única constante es el cambio.

Alguna vez alguien me dijo:

"Si quieres hacer reir a Dios, cuentale tus planes".
(esto aplica, hasta para quienes no creen en Dios)

Lo imprevisto en nuestras vidas, es justamente lo que puede hacer que retomemos la capacidad de asombro, y es justamente a través de lo imprevisible que podemos disfrutar inmensamente el estar vivos!, pues lo imprevisto nos hará conocer la tristeza y el dolor de un alejamiento o un adios sin explicación, así como la inmensa alegría de un reencuentro inesperado con el amor! (quienquiera que lo encarne nuevamente).

Lo imprevisto, nos hará conocedores de nuestra pequeñez ante el universo, pero también nos hará sabedores de las enormes potencialidades que aún tenemos de manera individual y colectiva.

Así que ante la única cosntante que es el cambio, y ante cualquier situasión imprevisible, ¡más nos vale esbozar una amplia sonrisa y disfrutar de lo que la vida nos regale día con día!

¡Bueno eso digo yo!

Te quiero mucho.

Amorosamentetuyo

AMOROSAMENTETUYO dijo...

Clau:

En la actualidad, la velocidad con la que vivimos, la inmediatez, y las prisas, hacen que perdamos de vista lo más importante y sólo actuemos en busca de lo más urgente, que muchas veces son las cosas menos importantes!

Aunado a lo antes mencionado, la inmediatez y las prisas y el ritmo de vida acelerado, también ocasionan que perdamos la capacidad de asombro.

Los adelantos tecnológicos de los últimos cincuenta años, traen como consecuencia que la gente se acostumbre de manera casi inmediata a cualquier cosa y ya no se asombre de nada, con excepción de algún cambio en la rutina, eso si puede hacer que la gente, se asombre casi hasta llegar a el paroxismo.

A pocas personas le asombra hoy en dia, el hecho de poder tener un teléfono celular (movil), cuando apenas en 1985 (fecha del temblor en México), sólo los millonarios tenían un teléfono en su automovil. (Lo otro sólo podía verse en peliculas cmo las del 007,james bond)

A pocas personas les emociona subirse a un avión para viajar aunque sea a la playa más cercana, no ven ni observan cuan maravilloso, es pensar que uno se encuentra a varios kilometros suspendidos en el aire, en un mueble que pretende ser un pajarote metálico de varios cientos de toneladas.
(sólo después de la segunda mitad del siglo veinte, se iniciaron los viajes en avión para pasajeros, antes, el avión sólo era ultilizado para fines bélicos).

A pocas personas les asombra, poder verse uno al otro, en distintos puntos del planeta, a través de una pequeña cámara integrada en la computadora, misma que en en los ochentas, todavía ocupaban el tamaño de una habitación y hoy la pueden llevar dentro de sus mochilas, o inclusive en el bolsillo del pantalón.

Casi nadie se asombra por la maravilla que representa una rosa que brota en un jardín, por el brillo del sol sobre un estanque o lago o bien por el canto de un colibrí.

En la última semana de julio del presente año, se anuncio la posibilidad de salir a la venta un avión personal que puede convertirse en un automovil para circular en la ciudad, y ¡pocas personas se asombran ya de ello!

Hoy en día por lo que las personas pueden asombrarse y hasta quedar perturbadas, es justamente por los cambios en sus vidas o por los imprevistos que suelen presentarse en los planes que se tenían.
No saben o ignoran que en esta vida, la única constante es el cambio.

Alguna vez alguien me dijo:

"Si quieres hacer reir a Dios, cuentale tus planes".
(esto aplica, hasta para quienes no creen en Dios)

Lo imprevisto en nuestras vidas, es justamente lo que puede hacer que retomemos la capacidad de asombro, y es justamente a través de lo imprevisible que podemos disfrutar inmensamente el estar vivos!, pues lo imprevisto nos hará conocer la tristeza y el dolor de un alejamiento o un adios sin explicación, así como la inmensa alegría de un reencuentro inesperado con el amor! (quienquiera que lo encarne nuevamente).

Lo imprevisto, nos hará conocedores de nuestra pequeñez ante el universo, pero también nos hará sabedores de las enormes potencialidades que aún tenemos de manera individual y colectiva.

Así que ante la única cosntante que es el cambio, y ante cualquier situasión imprevisible, ¡más nos vale esbozar una amplia sonrisa y disfrutar de lo que la vida nos regale día con día!

¡Bueno eso digo yo!

Te quiero mucho.

Amorosamentetuyo

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol