jueves, 30 de diciembre de 2010

¿Con qué palabras te defines?


Siempre he dicho que las palabras construyen realidades y con el paso del tiempo me he convencido aún más de ello. Entre las grandes cosas que he aprendido es que las palabras tienen no sólo vida propia, sino una vibración y fuerza particulares. Dice Deepak Chopra que las palabras e imágenes operan también como moléculas para activar el constante proceso de la vida. (p.175) Un ejemplo lo podemos ver en el siguiente caso, bien conocido por todos:

"Si muerdes un limón, el jugo hace inmediatamente que la boca se te llena de agua pues las glándulas slaivales que tienes bajo la lengua comienzan a segregar dos enzimas digestivas llamadas amilasa salivar y maltasa. Estas digieren el azúcar que se encuentra en el zumo de limón, antes de pasarlo a los jugos gástricos del estómago, más complejos. No hay mucho misterio: la presencia de comida en la boca activa inmediatamente la digestión.

Pero ¿qué ocurre si te limitas a visualizar un limón o a repetir tres veces para tus adentros la palabras "limón"? Tu boca también se llena de agua y se producen las mismas enzimas salivales, aunque no hay nada que digerir. El mensaje enviado por el cerebro es más importante que la presencia real de comida."

En otras palabras, un mensaje NO es una cosa, pero nuestro cuerpo lo convierte en cosa. Así es como los científicos y las personas espirituales explican el enamoramiento: las palpitaciones y la adrenalina con la consecuente sonrisa y sensación de bienestar son cambios físicos generados por palabras y nuestra consecuente interpretación de ellas.

Sucede lo mismo con las palabras que usamos para describirnos a nosotros, a las personas que nos rodean y los hechos que vivimos. ¿Han visto a un niño o niña pequeños que desde temprana edad se les dice tontos? ¿Cómo se comportan al paso de los años? "El sistema mente-cuerpo se organiza en torno a experiencias verbales; las heridas causadas por palabras pueden crear efectos mucho más permanentes que el trauma físico, pues literalmente nos creamos a partir de palabras." (p. 177)

Somos lo que somos en función de las palabras que nos han definido en la vida, con todo lo positivo y negativo que esto implica. Estas tienen el poder de programar la conciencia, por ello es necesario que nos demos cuenta de las que empleamos para definirnos, definir lo que hacemos y explicar nuestras vivencias. Esto aplica también a las ideas, prejuicios y aseveraciones con las que vamos por la vida y definimos el mundo.

Las palabras son nutrientes o dañinas. Depende de nosotros, de lo que decidamos hacer con ellas, de las que decidamos emplear y de las que decidamos permitir que nos afecten.

Después de leer esto, ¿con qué palabras te defines?

_______________

Las citas mencionadas son del libro de Deepak Chopra: Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo (Ed. Zeta, 2009). Si estos temas les interesan, les recomiendo su lectura.



2 comentarios:

Javier Arias dijo...

Las palabras vibran ... 2010 cree un habito mi primer palabra a una persona debe ir directo a su alma. Me obligo a ser muy detallista en pocos segundos, antes de recibir la palabra negativa de mi interlocutor, porque hoy día lo negativo cunde, huele... fueron cientos los casos de transformar caras ácidas en una sonrisa.

Recuerdo el caso de una señora que vende arepas cerca a mi casa, la vi durante meses con un fogón feo y su cara de mala gente. nunca le compre sus arepas, un día para probar mi teoría, me acerque y le dije.

No como arepas, pero paso y siempre huele tan rico que solo unas manos prodigiosas las podrían hacer. por favor, sírvame una y llevare otra para el camino... Me miro con cara de raro, no le aparte mi mirada y mi sonrisa de sus ojos... conocí ese día su sonrisa... no me gusto su producto pero a las semanas pase de nuevo ... El sitio estaba cambiado, fogon nuevo. ella vestida impecable con delantal blanco y cuando pase me dijo, por favor pruebe esta arepa la hago con mantequilla y sal. -Muy sonriente- Como le parece, se ve mas agradable el sitio verdad?.

Días después me contó que su hija le había dicho en su casa, mama no crees que si fueras tan amable como el señor de esta mañana, venderiamos mas arepas? eso la hizo cambiar...

Este 2011 mi habito será no juzgar.. complicado, mas lo intentare.

EXCELENTE ESTE BLOG CREO QUE NUNCA HABIA HECHO COMENTARIOS AUNQUE, NO DEJO DE TOMARME EL CAFE RUTINARIO-

LaClau dijo...

Javier,

Tienes toda la razón: es la actitud la que hace toda la diferencia. Vivimos en un mundo plagado de palabras negativas, de actitudes destructivas y de momentos llenos de destrucción Sin embargo, y esto es lo que me gusta de la vida, tenemos la opción de concentrarnos en los opuestos de esta realidad y alinearnos con otra manera de vivir: conectándonos con lo positivo, lo que construye, lo que vivifica. Es una elección, una decisión que podemos tomar porque somos libres y tenemos la posibilidad de escoger.

El incidente que cuentas me gustó muchísimo.Que maravilla que fueras parte del mismo y que pudieses ser el detonador de un cambio en esa mujer.

Ya me contarás como te va en este 2011 enfrentando a los demonios internos a los que les encanta juzgar para no moverse de lugar y pensar que siempre tienen la razón. Yo he decidido este año ver más allá de lo aparente y concentrarme más en las soluciones que en los problemas. Ya te contaré también.

Un abrazo y gracias por tu visita. Es un gusto compartir el café contigo.

Quienes son violentos contra los animales ejercen la violencia contra los humanos también....

People Who Are Violent to Animals ... Rarely Stop There

Dale voz a quienes no la tienen....

PETA en Espanol