Ir al contenido principal

Miguel Angel Porrúa: 30 años como librero-editor

Muchas felicidades a Miguel Angel Porrúa Venero, quien el jueves pasado (28 de agosto) festejó sus 30 años como librero-editor. Este nombre es ya una tradición en la cultura en México y en la historia editorial del país y del mundo de habla hispana. 

El Grupo Editorial Miguel Angel Porrúa ha trabajado de manera incansable en la publicación, difusión y promoción de obras de las más diversa índole.  Su acervo cuenta con más de 1,500 títulos publicados, entre cuyas disciplinas destacan el arte, la historia, y otros temas de las ciencias sociales con especial interés en México y Latinoamérica. Cabe destacar la gran importancia que ocupa el rescate facsimilar de documentos y publicaciones orientadas a la difusión del conocimiento de nuestro país. Diría que su trabajo es casi una obra de titanes: promover la lectura y el amor por los libros en un país en el que la población no lee y ama la cultura de las telenovelas. Doble mérito por ello. 

Copio para ustedes el párrafo introductorio del texto que Miguel Angel leyó el día del festejo y que publicó en un volumen hecho para tal fin:

"Dedicarse a lo mismo, a sólo hacer libros durante 30 años, nade debe negar que es una necedad; ahora que todo es improvisación, esa terquedad la asumo como forma de vida. Muestra de ello es la oportunidad de escribir estas líneas que anteceden a los textos de los amigos que en arranque de vanidad empecé a solicitar desde hace más de 10 años, hablan de la obsesión que define el oficio de sólo hacer libro: libros y más libros, en síntesis, hablan de mi quehacer en 30 años."

Les invito a visitar la página y conocer el trabajo que realiza esta editorial. No deja de ser un poco irónico que el comentario lo haga en Internet, este espacio instantáneo y virtual por excelencia. En algún punto convergen la innovación y la tradición. Haz click aquí

Fotografía de Miguel Angel: Vanguardia.com


Comentarios

Ramona ha dicho que…
Un abrazo con mi felicitación para este gran librero. Adelante, no desanimar, que si en 30 años no lo hizo, como lo va a hacer ahora...
Necesario es el fomento de la lectura, especialmente en las nuevas generaciones, que tanta distracción tienen y tan poco tiempo les queda para los libros...
No sé quien fué el que dijo que las personas que leen siempre serán personas libres.
PIER BIONNIVELLS ha dicho que…
Holaaaaaa.
Muchas felicidades al editor por tantos años.
Debo reconocer que nunca habia escuchado hablar de el..
Gracias por la noticia..

que estes bien. abrazos.
LaClau ha dicho que…
Querida Ramona,
Gracias por tus palabras. Recomiendo ampliamente el trabajo de Miguel Angel Porrúa, tiene unos libros absolutamente fantásticos. Su magia radica no solo en los libros que publica sino, por supuesto, en la calidad de la edición. El placer que produce la sedosidad de los papeles, la tersura de las tintas.... en fin. Una verdadera experiencia.
Un abrazote amiga.
LaClau ha dicho que…
Querida Pier,
Gracias por venir. Busca sus libros, de verdad que no te arrepentirás... de hecho, disfrutarás la experiencia.
Un abrazo grande,
Bo ha dicho que…
Miguel Angel Porrua VENERO??? por favor, cuéntanos la historia!!
LaClau ha dicho que…
Bo!!! ¿Sabías que la curiosidad mató al gato? Jajajaja. Pues si, en la próxima comida te cuento la historia.
Besos.
Unknown ha dicho que…
Lo recuerdo en el Internado México.
rafael_gomez@tlaloc.imta.mx
Rafael Gomez Mendoza ha dicho que…
Lo recuerdo en el Internado México.
rafael_gomez@tlaloc.imta.mx

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…