Ir al contenido principal

Crónica de una ensalada navideña


Como les comentaba hace unos días, este año me tocó -nuevamente- preparar la ensalada para la cena-comida de Noche Buena. Confieso que es algo que me gusta y disfruto, sobre todo porque tenía en mente probar una nueva receta y qué mejor ocasión que tener a una familia entera como conejillo de indias. Seleccioné la "Ensalada de Otoño" para agasajar a los comensales y el resultado fue, modestia aparte, muy bueno. 

Me gusta preparar las cosas con tiempo, pero este año las cosas sucedieron de manera distinta y no pude tener todo con la anticipación correspondiente. Tuve temor en cierto momento de que se repitiera la historia de Tita, de la novela Como agua para Chocolate, y que el estado de ánimo se permeara a la textura y sabores de la comida. Afortunadamente esto no sucedió y las cosas salieron bien. 

En medio de visitas y actividades de duelo, tuve que ir de compras al supermercado y separar los ingredientes. Sin mayor problema encontré los tres tipos de lechuga que se requieren (francesa, escarola y orejona), uvas moradas (ya no había verdes, hecho que lamenté profundamente pues me encantan), nueces, queso parmesano en trozo, peras (estaban un poco maltratadas ya, escogí las que tenían mejor cara). De la misma forma, compré vinagre de jerez y ya no me preocupé de los demás aliños que ya tenía en casa: aceite de olivo, vinagre de manzana, pimientas diversas, jengibre, albahaca. Mi idea era tener el aderezo listo un par de días antes para que los sabores adquirieran el tono exacto que les da unos días de macerar, pero no fue así. 

El miércoles en la mañana me levanté tempranito para lavar, desinfectar y trozar las lechugas, así como desinfectar las uvas. Fue un poco tardado pues tuve que hacer los preparativos para quince personas. Una vez que estuvieron limpios los vegetales y las frutas, las guardé en las respectivas bolsas para mantenerles frescos y poderlos llevar a la casa de mi hermana. 

El aderezo lo preparé también, otra confesión, como se me fue antojando. No mantuve las proporciones de la receta original y añadí ingredientes no especificados. Puse aceite de olivo como base, dos tantos iguales de vinagre de manzana y jerez, jengibre en polvo (me encanta su sabor), albahaca deshidratada, cinco tipos de pimienta en donde predominaba la negra y un poco de sal. La receta original lleva jugo (zumo) de pera, pero por alguna razón no encontré, así que lo sustituí por agua mineral. Dejé reposar la mezcla desde temprano y el resultado valió la pena. 

Poco antes de servir la comida, corté las uvas a la mitad quitándoles las semillas. Mi sobrina más pequeña me ayudó a cortar el queso parmesano en delgadas láminas y mi cuñado fue el voluntario de la pera, la cual peló y cortó en tiras chiquitas. Mezclé todo, incluyendo el aderezo, para que los ingredientes estuvieran distribuidos equitativamente y al final puse algunas uvas, nueces y láminas de queso en la parte superior para que contrastaran los colores. ¡Voilá!

El resultado... pues les invito a probarlo. Ustedes dirán. 

Comentarios

Luz de Gas ha dicho que…
Que manera más grande de dar la receta de tu ensalada, que buena tiene que estar.
JM ha dicho que…
Your ensalada looks absolutely delicious and the analogy with Tita made me smile! Very funny! :-)
Clara y Pepe (los Chuquis) ha dicho que…
Yo hago lo mismo, leo la receta y luego preparo el plato con mi toque personal, nunca sigo al pie de la letra... a veces me llevo cada sorpresa, jajajaja.
¡¡Muchísimas felicidades, que la pases muy lindo en compañía de los que quieres!!
¡Feliz 2009! **********************


***********************************
Pedro Delgado ha dicho que…
Alguien con muy mala uva le dijo a un vegetariano que nunca había visto un grillo que pesara más de medio kilo. Quería reivindicar el consumo de proteínas cárnicas.

No me considero vegetariano pero la ensalada que describes tiene una pinta ....

Saludos cacereños y flamencos.
LaClau ha dicho que…
Luz de Gas, espero que la prepares y me digas si te gusto!!!
Un beso.
LaClau ha dicho que…
JM, I'm glad you liked it and smiled with Tita`s analogy. Try it and tell me how did it taste!
Greetings from Mexico.
LaClau ha dicho que…
Queridos Chuquis,
Por alguna razón no me sorprende saber que las recetas.... les sirven sólo de referencia. Me hubiera decepcionado saber que las siguen al pie de la letra.
Besos y gracias por la visita. También les deseo muchísimas cosas buenas para el 2009... y no olviden darle un Grrrrmiauuuu a Gaza.
LaClau ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LaClau ha dicho que…
Querido Pedro,
Comprendo la necesidad de reivindicación, pero si de algo sirve, el queso parmesano era el componente proteínico de la ensalada.

Confieso que tiene buena pinta la ensalada y sabe... deliciosa...

Un abrazo y feliz año nuevo desde México.
itzia ha dicho que…
claus una pequeña duda, en q sabe diferent una uva morada q una verdosqui?
ITZIA ha dicho que…
|OTS| NO SABÌA Q EXISTÌA EL JENGIBRE EN POLVO!NI Q EL ADEREZO SABE EXACTO MACERADO, NI Q EXISTE EL ZUMO DE PERA !!
LaClau ha dicho que…
Jajaja, Itzia. Las moradas tienen semilla y hay verdes sin semilla. Las verdes son más dulces. El jengibre es delicioso en cualquiera de sus presentaciones y el sabor de lo que aderezan cambias si es fresco o en polvo. El jugo de pera es rico, pero difícil de conseguir, a menos que lo hagas directamente.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…