Ir al contenido principal

¿Participar o no participar en las redes sociales? Esa es la pregunta

¿Alguno de ustedes tiene una cuenta en Facebook o en LinkedIn? ¿Participan en Twitter? Tal vez debiese preguntar ¿alguno de ustedes no participa en alguna de estas redes? 

Confieso que durante mucho tiempo me negué a participar en alguna de ellas. Me parecían, antes que nada una pérdida de tiempo y un sinsentido cibernético. Fueron mis alumnos quienes de alguna manera me "obligaron" a bloguear y a interactuar en Facebook. ¿La razón? Muy simple, me hablaban de cosas que yo no comprendía y necesitaba entenderles para comunicarme con ellos. 

Tiempo después me encuentro haciendo uso de las redes sociales, dando mis primeros pasos en Twitter y participando en seminarios y conferencias sobre el tema. No acabo de darme una razón sensata para ello, pero quisiera compartir con ustedes algunos apuntes al respecto. 

1. Ser de otra generación y hacer uso de los "new media". Existe una clara división de generaciones dada por el uso que cada una hace de la tecnología y la familiaridad con que convive con ella. Yo pertenezco a la primera generación que hizo su tesis de licenciatura en computadora (es más, fui la primera de mi generación en usar una computadora para hacerla). Me llevó tiempo navegar en internet (eran más bien naufragios constantes) y ni qué decir, hacer transacciones, participar, escribir... y ahora ser bloguer. 

2. Hacer uso de la tecnología y el ciberespacio para dialogar sobre el mundo "real". Resulta que el mundo virtual existe y cosas que suceden en él están impactando en el mundo "real" y viceversa (Obama dixit). No deja resultarme fascinante encontrar la diversidad de voces, talento y temas que coexisten en el ciberespacio, en la blogósfera y ahora descubro también, en las redes sociales. El uso que cada quien haga de ellas depende de las personas y lo que las personas "hacen afuera" también lo reflejan y permean en este espacio. 

3. Un nuevo tipo de fronteras. En el ciberespacio las fronteras están dadas por la accesibilidad a la tecnología, al internet y a las computadoras. No son geográficas del todo, aunque también impactan. Están dadas por el desarrollo y por el idioma. El idioma principal de internet es el inglés, aunque en el mundo "real" seamos más quienes hablamos español o chino. 

4. Nuevos lazos sociales. Curiosamente, quienes somos preinternet estamos familiarizados con el valor de tomar un café con amigos, de conversar cara a cara e inclusive conocemos la experiencia de haber enviado y recibido cartas. Mucho tiempo pensé que interactuar en internet era superficial y poco personal. Puede ser, pero creo que también depende de quiénes conviven en este espacio y de lo que son en sus vidas fuera de él. Mi gran sorpresa ha sido descubrir aquí personas absolutamente entrañables a quienes no conozco pero que han aportado cosas valiosas a mi vida y por quienes siento un gran cariño y admiración. Irónicamente, no les hubiera conocido por otro medio y posiblemente si les hubiera conocido no hubiera compartido palabras, gustos e ideas de manera tan fluida y "rica". 

5. Apoyo y solidaridad cibernética. El correo electrónico, la blogósfera, las redes sociales y Twitter se están convirtiendo en un espacio de interacción instantáneo por excelencia. Lo que antes llevaba meses socializar ahora lleva segundos (con todo lo positivo y negativo que ello implica). Hechos, temas, causas y grupos desconocidos ahora pueden saberse en instantes y permitir la socialización y divulgación en minutos. Esto posibilita apoyo y a la vez plantea un reto de innovación permanente para sobresalir y hacer que los temas destaquen en un mundo informativo. 

6. Usos prácticos de los nuevos medios y estas redes. Lo confieso, Facebook y LinkedIn me han permitido reencontrarme con personas a quienes hace más de 20 años les había perdido la pista. Gracias a estas plataformas hemos organizado reuniones generacionales, he podido participar en el apoyo a los perros y gatos de Jaltenco, divulgar firmas para darle voz a los animales, etcétera. Quien sin duda alguna puede dar cuenta del uso y potencial de estos nuevos espacios es Barak Obama, entre otras cosas, su triunfo no se hubiera dado sin el uso de estos "new media".  Ahora es común enterarse de eventos y posiciones de los políticos y diversos líderes sociales por lo que hacen y dicen en este espacio; resulta muchas veces más creíble y cercano que lo que puedan expresar a través de los medios tradicionales. 

En fin. Los nuevos medios y estas redes sociales están dándole una nueva textura al espacio social y posibilitando nuevas maneras de interacción. Hagamos de este espacio uno de construcción y traslademos el respeto a nuestra convivencia por aquí. Vale la pena. 






Comentarios

marcelmaina ha dicho que…
Hola Laclau, soy marcelo, del blog ciudades de la imaginación. Siempre vuelvo a este blog y me he anotado como seguidor. Me encantan tus aportes. Clarísimo lo de las redes. Me gustaría que me escribiéras y siguiéramos intercambiándo opiniones sobre nuestros blogs y avisándonos cuando hay algo nuevo. Un abrazo, Marcelo marcelmaina@gmail.com
moderato_Dos_josef ha dicho que…
Yo todavía estoy aprendiendo. ahora me da por moverme en facebook. He encontrado a miles de personas ahí. es increible la cadena de gente que puede haber metida. Una cosa es cierta. desechar. Debes eliminar a mucha gente molesta lo cual te perturba. Un abrazo.
David Pérez ha dicho que…
Hola,
Estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios. Considero que esta nueva era de comunicación es increible. El caso de Facebook es un éxito, lo mismo me pasó al encontrar personas con las que perdí contacto por varios años. Hay que considerar un punto importante "la seguridad", como en cualquier lugar es necesario tomar medidas precautorias, y en medios como internet todavía más, un poco de precaución y jucio basta, no es necesario limitar el uso de estas redes sociales.

Saludos, David
Marcelo ha dicho que…
El problema que le encuentro a Facebook es que me aburre. Sólo eso
Un beso!
c4rl05 ha dicho que…
Hola, me llamo Carlos García, de Guadalajara, México. También he tenido mis naufragios en internet y en ciertas agradables ocasiones he tocado tierra en sitios como éste que me transforman de náufrago a turista. No pude evitar sentirme identificado con los apuntes al respecto. Un saludo!
LaClau ha dicho que…
Hola Marcelo,
¡Gracias por la visita! Yo también visito tu blog y me gusta. Por supuesto que sí, anótemonos y avisémonos sobre las novedades. Muchas gracias por seguirme.
Un abrazo desde México,
LaClau ha dicho que…
Moderato,
Le llamo a Facebook "el mayor cuerno robatiempo"... eventualmente puede convertirse en eso!! Pues parece que ambos estamos por allá, qué tal que nos buscamos? Un abrazo y muchos saludos,
LaClau ha dicho que…
David,
Cierto, también hay un tema importante de seguridad ahí. Me queda claro que los jóvenes tienen un concepto particular de la privacidad y para ellos es común y fácil subir información personal y muchas fotos. Esto abre una ventana de oportunidad a los amantes de la ilegalidad pues con esto les dan información valiosísima sobre ellos, sus familias, hábitos, costumbres, etcétera. Todo lo que los secuestradores, por mencionar el caso mexicano, requieren al momento de hacer sus planes.
En fin, como todo, es el uso no el medio lo que puede ser cuestionado.
Saludos,
LaClau ha dicho que…
Marcelo,
¡ Es un pequeño problema! Jajaja.
Un beso,
LaClau ha dicho que…
HOla Carlos,
Bienvenido a la balsa de los náufragos. Gracias por la visita y que gusto recibirte por aquí. ¿Qué café te ofrezco?
Saludos,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…