sábado, 25 de abril de 2009

Los recuerdos en un mundo digital

¿No les sucede que tienen cientos de fotografías guardadas en el disco de su computadora y rara vez las vuelven a ver una vez que han vaciado su cámara? Ya no existe esa vieja tradición de hacer álbumes fotográficos y compartirlos con los amigos y la familia. Tal vez nos encontremos con los cuadernos de fotografías de las bodas, bautizos o eventos especiales de alguien, pero ya no las fotos cotidianas o de eventos familiares. 

El hecho me ha llevado a pensar en algunas cosas. En primer lugar, ¿qué lugar le damos en este mundo digital e instantáneo a los recuerdos? Antes los plasmábamos en un álbum, y elaborarlo era todo un evento en sí:seleccionar las fotos, pegarlas con los esquineros negros en hojas de papel (en una primera etapa), después pegarlos en las hojas adheribles con una película transparente encima y al final, "ensobretar" las fotos en las hojas con compartimentos dedicados para tal fin.  Ahora, si tenemos suerte y dinero, podemos comprar un marco digital en el que podemos subir las imágenes de nuestro gusto e irlas viendo conforme van cambiando. 

¿Por qué esa necesidad de hacer permanentes los momentos, que por definición, son únicos, momentáneos e irrepetibles?  Ahora, con el advenimiento de las cámaras digitales, la industria fotográfica y sus usuarios han generado toda una gama de nuevos productos: fotolibros, fotografías impresas en todo tipo de cosas (desde playeras y llaveros, hasta tazas e invitaciones). Así ha surgido una nueva industria vinculada a la fotografía digital para las personas que toman fotografías y ya no las vuelven a ver. 

Me parece interesante la manera en que cada sociedad, en concordancia con sus avances tecnológicos y necesidad, va creando su propia manera de "vivir" los recuerdos y traer un poco de su pasado al presente. 

En fin. Simplemente una reflexión de café. Por cierto ¿ustedes qué hacen con sus fotos? 

No hay comentarios: