Ir al contenido principal

Camino hacia el olvido. (Parte 1)

Mientras estaba sentada en el camastro sobre la arena, respirando la brisa del mar y sintiendo los últimos rayos del sol sobre su rostro, Jimena recordaba -aún con nostalgia- el último beso que se habían dado. Antonio la había tomado de la cintura, metiendo las manos debajo de su blusa, y aprentándola fuerte hacia su cuerpo, la había besado con ternura, con amor, con deseo. La despedida, como tantas otras noches, conllevaba el implícito futuro encuentro. En esa ocasión sería al día siguiente para emprender juntos un viaje que llevaban semanas planeando. "Nos vemos mañana a las 9" se dijeron mientras él subía a su coche y ella entraba por el portón de madera hacia su casa. "Por fin, tres días juntos sin interrupciones..." pensó.

A las 8 y media de la mañana del siguiente día escuchó un mensaje en su teléfono en el que él le informaba que no pasaría por ella debido a que su exmujer había tenido un accidente, tenía que quedarse con su hija y arreglar todo lo que implica un hecho de esa naturaleza. "Una vez más" pensó. En esta ocasión la cancelación era justificable, pero no era la primera vez. Su relación se había caracterizado por cambios de último momento a lo largo de los meses en los que se evidenciaba que todo era más importante que ella. El lo negaba, pero los hechos manifestaban lo contrario.



A lo largo de la siguiente semana no se vieron y 7 días después él empezó a enviarle mensajes contradictorios en los que ponía de manifiesto rasgos de su personalidad que habían aparecido previamente de manera furtiva, pero que en esta ocasión era imposible no observar. Un "te quiero", seguido a la media hora por un "eres una farsante", y a los cinco minutos un "te adoro y no mereces el trato que te doy", "te amo", "¿cuándo vamos a vivir juntos?" y silencio durante días enteros.

No se volvieron a ver porque él estaba muy ocupado y ella descubrió que sus ocupaciones tenían que ver a veces con el trabajo y muchas otras con actividades inexplicables que resultaban sorprendentes por ser, aparentemente, ajenas a lo que él había mostrado de sí mismo.

Mientras veía al sol esconderse atrás de las ondulaciones del mar, volvía a sentir el dolor que sus palabras, ausencia y silencio le provocaron. ¿Qué hice mal? se preguntaba, si todo había funcionado maravillosamente bien desde el inicio y se había enamorado de ese hombre como hacía años no lo había vivido. Recordaba la patada que sintió en la boca del estómago y la garganta cerrarse cuando recibió su última comunicación: No te quiero volver a ver nunca más. Déjame en paz.

Nada parecía tener sentido. Apariciones, desapariciones, encuentros, palabras dichas y carentes de sentido ante lo apabullante de los hechos. Se preguntaba a qué se debía que su vida fuese un largo recorrido de caminos que la llevaban siempre al mismo refugio: el mar para lavar su heridas y volver a empezar.

Si tan sólo supiera lo que había pasado y la razón verdadera de ese distanciamiento. No lo sabría, y lo único que podía esperar era que el tiempo, como tantas otras veces, se llevase su recuerdo hacia el camino del olvido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…