Ir al contenido principal

Camino hacia el olvido. (Parte 8)

"Siempre me ha gustado" pensaba Lorena, mientras escribía en su libreta veneciana el recuento del día, con esa letra picuda y pareja, característica de las mujeres que estudiaron en escuelas de monjas. "Soy verdaderamente afortunada, finalmente se dio cuenta de que soy la mujer que necesita". Tenía una semana de haberse hecho novia de Antonio, el misterioso e inalcanzable Antonio.

Desde niña se había sentido atraída hacia él, visitaba su casa y lo conocía pues sus padres eran amigos de los de ella. Había inclusive, ido a su boda. Recordaba haber sentido envidia de la exesposa cuando los vio caminar por el centro de la Iglesia hacia el altar, ella hubiera querido intercambiar lugares. El siempre la trató con cariño y cercanía, como si fuera alguien de la familia. Ella añoraba algo más que eso, que la viera de otra forma, no como su hermana menor. Se burlaba de los novios que le había conocido y le decía que eran unos tontos, que ella merecía a alguien más listo.

Supo de Jimena por Normita, pensaba que "el Señor" finalmente había encontrado a la mujer con quien estar. Sintió tristeza al enterarse. ¿Algún día se fijaría en ella? Cuando se enteró escuchando una conversación de sobremesa entre la mamá de Antonio y la suya, que aquel romance había terminado, las mariposas no cesaron de dar vueltas interminables por su estómago. Los detalles no le importaron, como tampoco le importó jamás que su madre dijese que era un hombre complicado e incapaz de establecer relaciones duraderas y sin problemas. Ella siempre supo que era el hombre de sus sueños.

El día que se encontraron en el Brick y él la miró como lo había hecho, ella supo que algo sería diferente. En efecto, Antonio la buscó al día siguiente -eso había sido hacía diez días- y dos días después la besó cuando fue a dejarla a casa de sus papás. Era suficiente para saber que ya eran novios, lo había sentido en sus besos y sobre todo, cuando le hizo el amor en el coche la madrugada después de que fueron al cumpleaños de su amiga Federica y habían tomado una fila interminable de martinis. El estaba cariñoso, como ella siempre lo había imaginado, y le había confesado, entre besos sabor a Gin y Vermouth, que llevaba años esperando a que creciera para poderla tratar como mujer y vivir el resto de su vida con ella. "Por fin" se decía una y otra vez, "por fin me voy a casar con el hombre con quien he soñado toda la vida".


Camino hacia el olvido. Parte 3
Camino hacia el olvido. Parte 4



Comentarios

Lalo ha dicho que…
Me gusta, la historia se convierte en una especie de soliloquio sin serlo. Hace que el lector se enrede en los pensamientos de Lorena, sin que Lorena sea en realidad la que se expresa.

Además es más simple que los textos anteriores, sin muchas vueltas, hasta cierto grado concreto, la afirmación constante del personaje femenino respecto a sus obsesiones, me parece un acierto.

No quiero ser muy quisquilloso, pero lo hago para dar una opinión más completa.

cuando dices "recordaba haber sentido envidia de la exesposa", estan dividiendo los tiempos. Para dar contundencia a un texto, una de las cosas básicas, es anclarlas en el tiempo, esto les da rapidez y fuerza. De otra manera, puede confundir, a menos que lo que quieras expresar sea divagación o distracción, o una continuidad de timpo verbal, en el caso del gerundio, pero en este caso, por ejemplo:

El presente es la exesposa y la envidia se sintió en pasado.

Algunos ejemplos de como podría quedar anclado en un solo tiempo verbal o en tiempos no tan alejados:

Revivía la envidia que sintió de la ahora exesposa.

Recordaba haber sentido envidia de la novia.

Recordaba la envidia que sintió hacia la recien casada.

Entiendo que el recuerdo es en presente, pero el sentimiento es en pasado, y con la exesposa regresas al presente. Brincar entre tiempos, (en este caso, puntualizo y repito) puede prestarse a confusión.

Te recomiendo que leas a Liliana Blum, una excelente narradora de tampico (en realidad creo que es del DF, pero tiene años viviendo en tampico), tiene varios libros publicados (de cuento principalmente). En sus narraciones trata temas que te pueden interesar y les da enfoques realistas, a veces trágicos, pero se acerca mucho a lo que puede ser.
LaClau ha dicho que…
Lalo,

Mil gracias, de verdad. No tienes idea de cómo me está comprometiendo que me leas y que comentes como lo haces.

Voy a buscar los textos de Liliana Blum que me comentas. Gracias por la sugerencia.

Ahora me he encontrado con un enorme desafío, mayor al que pensé inicialmente y con una multiplicidad de caminos que pueden tomar los personajes. Además, por si fuera poco, cada uno está perfilando su propia ruta.... En fin. Pensé que eran producto de mi imaginación y cada uno salió cono su propia circunstancia, hazme el favor!

Un abrazo y que tengas un lindo día,

C

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…