Ir al contenido principal

Camino hacia el olvido (Parte 6)

"No cabrón" le dijo Federica a Antonio mientras se tomaba el último trago de cerveza que quedaba en la botella, "nomás no sabes. Escoges a pura pinche vieja con la que no tienes nada que hacer. Estás bien pendejo." Tenía razón Baal, pensaba, mientras lo observaba tomarse el último trago de vodka antes de pagar la cuenta e irse a otro bar, no sabe escoger.

Le gustaba, pero no podía confesarlo abiertamente. El sabía, como toda su familia y amigos, que a ella le gustaban las mujeres. Sin embargo, cuando él le hablaba de sus exgalanas y sobre todo de Jimena, sentía celos y la sensación de victoria que la embargaba al saber que había logrado hacer que él prefiriera estar con ella y dejar a su "noviecita" y los planes que tenía con ella, era inmensa. Disfrutaba joderla.

Se conocieron en la Clínica hacía un par de años. Para él se trataba del primer internamiento, para ella, el segundo. Congeniaron desde el inicio, el sarcasmo de Federica aunado a la ironía con la que se burlaba de la gente le causaron gracia a Antonio. A ella le pareció "cool" desde que lo vio, divertido, inteligente, formal cuando era necesario, irreverente a la menor provocación y fumaba sin parar. El tenía problemas con su manera de beber. Ella con su manera de beber y drogarse.

Al salir establecieron una especie de complicidad y extraña amistad que difícilmente podía explicarse la gente que los rodeaba. Tuvieron un distanciamiento meses antes de que Antonio y Jimena se conocieran y fue, a propuesta de Baal, que reestablecieron la comunicación justamente cuando él estaba decidiendo que quería una relación de largo plazo con su pareja y acaba de pedirle que se fueran a vivir juntos.


"Tu exvieja es bizarra, cabrón," le dijo Federica mientras se subían al coche para ir a un antro al Centro. "Mira que escribirte esas epístolas de Melchor Ocampo en el chat del teléfono. ¿Se habrá dado cuenta la pendeja de que la que le contestaba era yo? Imagínate la cara que pondría si lo supiera." También pensaba, y esto no se lo dijo a él, que el que la agarraría a putazos a ella sería Antonio si supiera que le había estado enviando mensajes a Jimena desde su teléfono la noche que se emborracharon y acabaron fajándose en el coche, los cuales ella había, obviamente, borrado. Ese día estaban tan ebrios que les pareció divertido y una muestra más de lo "pinchemente libres y poco prejuiciosos que eran". Tampoco le gustaría saber que había encontrado la manera de hacerle saber todo lo que hacía con su "exgalán" y que le había dicho que compartían "muchas horas" juntos, de día, de noche y a veces hasta días enteros una vez que estaban encarrilados en la fiesta. "No te pierdes de nada güey, ella no te entiende como yo ni puedes compartir momentos como estos a su pinche y puto lado" decía, mientras se dividían una línea para "bajarse el pedo" y seguir disfrutando sus adicciones.

Camino hacia el olvido. Parte 3
Camino hacia el olvido. Parte 4

Comentarios

ALEJANDRA ha dicho que…
Me parece que es un historia que sí se puede ir siguiendo aunque de repente sí hay que regresarse para darle continuidad mientras uno va leyendo.
LaClau ha dicho que…
Alejandra,
Gracias por leer esta propuesta y dejarme tu comentario. Lo agradezco mucho.

¿Ya te serviste un cafecito de este rincón?

Un abrazo,
Anónimo ha dicho que…
Acabo de leer las 6 entregas y me han gustado la tematica,ritmo y personajes.
Lalo ha dicho que…
Hola Clau, yo de nuevo.

Creo que estás confundiendo la voz narrativa con la voz de los personajes. Si un personaje habla con lenguaje coloquial o vulgar, no quiere decir que el narrador también lo tenga que hacer. En todo caso bastaría con la aclaración de la voz narrativa, de que el personaje dijo o está diciendo eso. Por ejemplo:

...mientras se dividían una línea para "bajarse el pedo", según decían para justificar su adicción.

Otra de las cosas que noto en los textos, es que no tienen metáforas, analogías ni nigun recurso literario o algún tropo (a reserva de un análisis más profundo), creo que le haría bien a los textos en los estético.

Saludos.
Javier Arias ha dicho que…
Laura, excelente tu blog. Muy femenino pero con carácter. Sobre la historia acabo de leer la 6, solo esa.

Me agarró, soy fan de escuchar historias cotidianas, así como sean. De acuerdo con Lalo, si tu pretención fuera publicarlas el editor te cambiaría cosas, pero para tu objetivo es excelente.

Por ejemplo este texto: "Al salir establecieron una especie de complicidad y extraña amistad que difícilmente podía explicarse la gente que los rodeaba"

"Después, mantuvieron una extraña amistad, una complicidad, indescifrable para sus cercanos"

Le quitas los que, los y, etc. algo así, pero esta noche me has puesto la tarea de leerla desde el empiezo.

Un abrazo

Javier Arias
LaClau ha dicho que…
EStimad@ Anónim@,

Gracias por leerme y darte el tiempo para dejar tu comentario. Me gustaría que siguieras visitando y dejando tus comentarios.

Saludos,
LaClau ha dicho que…
Lalo,

Gracias nuevamente. Ahora que releo el texto tienes toda la razón. Creo que es un reto mantenerse cerca pero lejos de los personajes y no confundir al narrador con ellos. Se me fue y gracias por hacérmelo notar.

Tengo que aprender a usar muchos recursos, y los que mencionas, claramente son de los muchos que me faltan. Estaré al pendiente y practicaré. Al escribir soy sintética y precisa y las florituras no se me dan, tengo que desarrollarlas. Ese será mi reto.

Un abrazo y te dejo en esta ocasión un Chai Latte,que es lo que estoy tomando hoy.
LaClau ha dicho que…
Javier,

Gracias a ti también por darte el tiempo para visitar, leer, observar y comentar. No tienes idea de lo enriquecedoras que me resultan estas críticas.

Está resultando también un reto escribir esto en el formato de un blog. Aquí, los textos largos no funcionan pues el lector se cansa por muchas razones: desde la luz de la computadora hasta la lógica que impera en internet, la de los textos breves. Me he topado con la necesidad de hacer recortes para no publicar textos mucho más largos y mantener esta lógica bloguera en estas entregas.

En fin, heme aquí aprendiendo en el camino. Gracias por acompañarme en él.

C
Lalo ha dicho que…
Hola Clau, entiendo perfectamente cuando me dices que no se te dan las florituras. Soy Ingeniero y tampoco soy muy dado a adornar las cosas. Seguro que la formación de cada quien influye mucho a la hora de crear.

Por otro lado, los adornos sin sentido no deberían ser parte de la escritura creativa. Los recursos literarios estan hechos para hacer entender cosas que de otra manera (con palabras escritas) no podrían expresarse.

Por ejemplo:

¿Cómo te explico un color?, no se si lo ves exactamente igual que yo, el color irradia luz en cierta frecuencia del espectro electromagnetico pero ¿Cómo saber si tu y yo lo captamos de la misma forma?

Otro ejemplo:

"Es tan corto el amor y tan largo el olvido"

¿Qué te viene a la mente con ese verso de Pablo Neruda?

Seguramente muchas cosas, dice mucho más de lo que está escrito con palabras.

Tengo algunos textos que tal vez te ayuden Clau, te dejo uno de ellos, donde intenté explicar que son los tropos. Ahí hay otros enlaces a otros textos, la mayoría tienen que ver con poesía, pero los elementos poéticos en la narrativa siempre son bienvenidos.

http://escritura.suite101.net/article.cfm/aprender-a-escribir-poesia-tropos
LaClau ha dicho que…
Lalo,

Saludos. En efecto, tengo aprender a desarrollar esta cuestión. Muchas gracias por el link, lo voy a visitar. Esta aventura me ha metido en un camino inesperado, pero qué bueno, creo que el resultado será positivo en el largo plazo.

Un abrazo dominguero!

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…