Ir al contenido principal

Entre el Huapango y la Bikina...así es México

En estos días en que el país entero se ha lanzado a festejar el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Méxicana, yo me he dedicado a reflexionar. (¡Qué pretencioso suena esto, pido una disculpa de antemano!) Dejaré las disertaciones sobre el ¿qué festejamos? ¿Doscientos años de pobreza y cien de agudización de la misma? y me concentraré en una pregunta que me ha dado vueltas: ¿qué nos identifica como mexicanos?

Es una pregunta difícil de responder y creo que ni el mismísimo Octavio Paz pudo dar una respuesta contundente. Es un tema que seguimos sin poder replicar con certeza y que polariza a los de por si polarizados mexicanos que estamos acostumbrados a no admirar los triunfos ajenos y a desacreditar a quienes piensan distinto a nosotros antes que llegar a un acuerdo. Sin embargo, y siempre queda un pequeño destello de posibilidades en el más oscuro de los cajones, creo que hay un componente que nos une, independientemente de las ideologías, colores y preferencias personales, políticas, sexuales, económicas, culturales, sociales....y es la música.

Lo anterior me lleva a compartir hoy dos piezas que me parece que de manera inequívoca nos identifican y hacen vibrar a los mexicanos, más allá de la multiplicidad de particularidades arriba mencionadas: el Huapango de Moncayo y la Bikina.


El huapango es un género musical mexicano basado en compás ternario, interpretado en diversas formas, las más conocidas son tres variantes: el huapango típico o son huasteco, interpretado por el trio huasteco; el huapango norteño, interpretado por conjunto norteño; y el huapango de mariachi. De acuerdo a la Real Académia de la Lengua Española, la palabra huapango se deriva del vocablo náhuatl huapanco, que literalmente significa sobre la tarima ("huapantli", tabla de madera; "pantli", hilera, fila; y "co", en).

El Huapango fue creado en 1941 por el compositor jaliscience José Pablo Moncayo García. Posiblemente ninguna otra pieza musical, aparte del Himno Nacional, nos identifique tanto como ésta y nos haga compartir sonrisas y emociones a los mexicanos de todos los rincones del país.

El Huapango de Moncayo es un arreglo para orquesta sinfónica de tres sones provenientes de la rica tradición musical del Estado de Veracruz. "El Siquisiri", "El Balajú" y "El Gavilancito".

Va esta versión con imágenes de mi país. Espero que les guste y si no conocen México ni esta música se animen a venir.





Aquí les dejo la versión dirigida por Luis Cobos, es bastante buena (y mejor que la anterior del Video, pero confieso que quería que vieran algunos de los lugares y sitios lindos de México). 



Otra pieza que también hace latir los corazones de los mexicanos es La Bikina, que ha sido interpretada por infinidad de cantantes, orquestas y músicos, que van de Luis Miguel a Celia Cruz, pasando por el Mariachi Vargas de Tecalitlán y orquestas en todo el mundo.

La Bikina es una famosa canción mexicana compuesta por Rubén Fuentes y cuya letra es de María José Quintanilla, en el año de 1964. La canción fue escrita por Fuentes después de un paseo por la playa en donde su hijo le comentó que las mujeres que llevaban bikinis deberían de llamarse "bikinas". Existe otra versión que afirma que la canción esta inspirada en la época de Los Cristeros. Aquí les dejo un link con las versiones de la Leyenda de la Bikina.

Va una versión del Mariachi Vargas de Tecalitán acompañado por la Orquesta Sinfónica de Querétaro.


Aquí una versión con Luis Miguel, y posiblemente gracias a quién se ha dado a conocer en los últimos años y entre las generaciones jóvenes.


Aquí va otra versión, con un arreglo del guitarrista mexicano, Julio César Oliva.


....y por si no fuera suficiente la versatilidad de esta maravillosa pieza, aquí les dejo una versión de Pérez Prado...maaambooo





Debo decir que desde niña, el Huapango y la Bikina me sacan lágrimas y las disfruto profundamente.

Comentarios

Profesor de apoyo ha dicho que…
esta increible tu blog... te sigo y me encanta como escribes!!!
LaClau ha dicho que…
Wow, muchas gracias! Qué bueno que te ha gustado....pues aquí te espero cuando quieras, con café y toda la cosa. Por cierto ¿cuál te sirvo hoy?

Espero que estés muy bien, y aquí te espero.

Un abrazo,
AMOROSAMENTETUYO ha dicho que…
Clau:

¡Yo también te leo y te sigo, a mi también me encantas!,¡Más que la Vikina!

Amorosamentetuyo
LaClau ha dicho que…
Amoroso,

Me has dejado sin palabras!

Un abrazo,

Entradas populares de este blog

Se me olvidó que te olvidé...

Pues así, simplemente, se me olvidó que te olvidé...

_______ooo________

"Se me olvidó que te olvidé" Letra: Lolita de la Colina
Interpretación: Bebo y el Cigala (2003) y Abuelos de la nada (1982)


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mi,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.
Se me olvidó que te olvidé
se me olvidó que te dejé,
lejos muy lejos de mi vida,
se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida...
Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras a escondidas,
y la verdad no se porqué,
se me olvido que te olvidé
a mi que nada se me olvida.

José Guadalupe Posada en el Día de Muertos

Los mexicanos nos reímos de la muerte, aunque sea uno de los temas que más nos aterran. Convivimos con ella y en los Días de Muertos y de Todos los Santos (1 y 2 de noviembre) hacemos ofrendas para aquellas personas que ya se fueron. Los recordamos con sus fotos, con la comida que les gustaba comer, con sus prendas y música favorita. En estos días, los cementerios se llenan de colores y los recorre un inusual murmullo lleno de regocijo y algarabía. Es común ver vendedores de "alegrías" recorriendo los pasillos entre las tumbas y observar niños jugando y descubriendo o tratando de develar los secretos que guardan los sepulcros. Estos son los únicos días en que los panteones no dan miedo y los muertos comparten con los vivos.
Por ello es que quiero hablar hoy de José Guadalupe Posada de ese célebre artista y grabador mexicano que inmortalizó la muerte (¿acaso no es inmortal ya?) con su obras de calaveras y las llenó de vitalidad a través de sus cuadros. En este país a la muer…

Feliz Día de NO San Valentín

Lo confieso. Si, es una confesión.
El 14 de febrero nunca me ha emocionado.
Siempre me ha parecido una fecha, una celebración y un día un poco cursi. Tanto corazón me abruma y me parece tan comercial que no le encuentro mucho sentido.
La invitación de Ana Paola Villegas y Lupita del Toro Bogdanski en el Grupo de Blogueras MX para escribir posts en nuestros blogs con motivo de la fecha me ha parecido una gran provocación y un buen punto de partida para darle una pensada al día y a su sentido desde otra óptica.
¿En qué momento una tradición pagana, adoptada por la Iglesia Católica Romana en la cual se adoptó a San Valentín como el patrón de los enamorados se, convirtió en un día en el que todo el mundo “regala” amor y los “te quieros” se escuchan por todas partes, aunque el día previo o el subsecuente los silencios, la indiferencia o el franco desamor estén presentes sin recato alguno?
Creo que aquí está la clave: en “hacer”, no en “regalar” ni “comprar”.
De repente las fechas,…